Inicio Críticas Estrenos Formato Estandar «El caballero de la navidad»: Oculten el champán

«El caballero de la navidad»: Oculten el champán

El caballero de la Navidad (2019), o como a mí me gusta llamarla Oculten el champán, es una comedia romántica (por favor, no me obliguen a denominar fantástica), de nacionalidad estadounidense, dirigida (por llamarla de alguna forma) por Monika Mitchell.

Con un guion de Cara J. Russell, repetido cientos de veces, con menos aporte calórico que una zanahoria y más plano que un encefalograma, nos llega este pastelito o pastelazo, elijan ustedes, que parece escrito en el peor momento de la carrera de Ed Wood.

Producida por Motion Picture Corporation of America (MPCA) para Netflix, con el objeto de ser distribuida mundialmente por la plataforma de streaming el 21 de Noviembre de 2019.



Crítica de ‘El caballero de la Navidad’

Ficha Técnica

Título: El caballero de la navidad
Título original: The Knight Before Christmas

Reparto:
Vanessa Hudgens (Brooke)
Josh Whitehouse (Sir Cole)
Emmanuelle Chriqui (Madison)
Harry Jarvis (Sir Geoffrey)
Mimi Gianopoulos (Allyson)
Ella Kenion (Vieja bruja)
Jonah Wineberg (Hermano mayor)
Kristin Shepherd (Mrs. Claus)
Jacob Soley (Patrick)

Año: 2019
Duración: 92 min.
País: Estados Unidos
Director: Monika Mitchell
Guion: Cara J. Russell
Fotografía: Greg Gardiner
Música: Roger Bellon
Género: Comedia romántica. Fantástico
Distribuidor: Netflix España

Tráiler de ‘El caballero de la Navidad’

 

Sinopsis de ‘El caballero de la Navidad’

Un caballero medieval británico, es transportado mágicamente a la actualidad por una bruja buena, con el fin de conseguir su perseguida gesta. En este nuevo universo, conocerá a Brooke (Vanessa Hudgens), una atractiva profesora, que tras un desengaño amoroso ha perdido la esperanza en el amor.



¿Qué hago yo con esto?

El caballero de la navidad, duda metódica y ustedes pensarán ¿Y a mí que me importa? Y con razón. Nombrar cintas de visitantes en el tiempo, yankees en cortes Artúricas o regresos al futuro, como que no.

Pues allá vamos; El atractivo caballero medieval (claro, si encima lo ponen feo, apaga y vámonos del tirón) aparece en el siglo XXI, en medio de una especie de mercadillo y vestido de calle con su armadura del siglo XIV.

Por azares del destino, es asaltado por nuestra desenamorada profesora por dos veces seguidas, la primera vilmente con una taza de chocolate y la segunda con su corcel de acero (su coche), lo que la lleva irremediablemente a ofrecerle su casa de invitados como posada, para paliar dichos vandálicos actos.

Copyright Netflix

Lo que puedo

Ahora entramos en lo de siempre; El caballero de la navidad viene del siglo XIV, ella está en el XXI y con ello los tópicos típicos habituales que prefiero ni nombrar, para no quitar el mínimo aliciente que pudiese tener la susodicha cinta.

El atractivo caballero medieval va buscando una gesta que desconoce. Es gentil, caballeroso y educado, su mayor error es llamar moza a una camarera y viniendo del siglo XIV no entiendo cómo no llamo escudero al policía de color, amigo de la profesora.

En fin, ambos se van conociendo, sobrina y hermana incluidas y la chispa comienza a encenderse entre el caballero y la profesora.

¿Y el anillo para cuándo?

El caballero de la navidad acometerá dos gestas de gran valor, aunque no son la gesta buscada. Se ganará el cariño de todo el pueblo, aconsejará un remedio de su época a una vecina local para curar a su marido de un dolor de espalda, por favor obvien el bailecito de Fred Astaire, pero por desgracia para la descorazonada profesora, deberá marchar a su época y cumplir con su destino. Y hasta aquí puedo leer, queridos navegantes……………

Imagino que os he dejado ávidos de interés, por un final que nada tiene que envidiarle al de El sexto sentido (1999), o al menos, esa era mi intención.

La profesora del desamor

La profesora (Vanessa Hudgens), californiana y mujer orquesta; Actriz, cantante, modelo, compositora y diseñadora (completita ella).

Aparquemos por un momento El caballero de la navidad, porque negar lo innegable o defender lo indefendible ni Meryl Streep.

Cuasi debutó con una cinta llamada al olvido, pero que se convirtió en un fenómeno social en todo el mundo High School Musical (2006), repitiendo en una segunda y tercera parte. Me encantó en la infravalorada Sucker Punch (2011), me divertí y mucho con ella en Viaje al centro de la tierra 2 (2012) e incluso creo que le vino de perlas el cambio de registro en la Netflixniana también e inclasificable (para mí excelente) Polar (2019).

No se me olvida su aportación testimonial en la locura Trejoana, Machete Kills (2013).

Pero llegamos a El caballero de la navidad y yo no voy a ser el que le tire la primera piedra, a la película un meteorito, a Vanessa no, el que esté libre de pecado que comience el espectáculo. Actriz a seguir, por supuesto, si Netflix nos deja y no se la carga.

Copyright Netflix

El galán

El caballero de la navidad (Josh Whitehouse), británico, solo lo conozco por la serie producida por la BBC Poldark (2015), donde no lo hace mal, pero sí creo sinceramente que lo podría haber hecho mucho mejor y este engendro del que estamos hablando.

Parece ser, que rumores bien fundados, lo sitúan en uno de los papeles principales de la futura precuela de Juego de Tronos.

Pues querido, me pones en un apuro, porque si realmente pienso que Vanessa no ha podido hacer en la cinta más de lo que ha hecho y mucho es, sin embargo, pienso que tú, sí podías haberte esmerado un poquito más (ojo, en una película mala no, lo siguiente) y no solo dedicarte a poner caritas, lucir tipito y cobrar el confirming de Netflix.

De todas formas, actor a seguir.

La acusada

La directora (Monika Mitchell), querida Monika, estoy contigo en que el guion convierte a Scorsese o a Spielberg en el primo hermano bastardo y desheredado de Santiago Segura, pero con una experiencia en televisión como para alicatar diez cuartos de baño, ¿Cómo te metes en esto, alma de cántaro?.

No hay historia, no hay dirección de actores principales, los actores secundarios parecen invitados a una cena de jubilación, el montaje parece hecho por Eduardo manostijeras y solo tiene un pase y pequeño la fotografía. ¿Y la banda sonora, por Dios?.

La única duda que me ha surgido en El caballero de la navidad, es si el castillo era de verdad o de cartón, porque viendo los efectos visuales del teletransporte, ya tengo claro que digital no era.

En fin, por tu trayectoria televisiva creo que hay que perdonarte el dislate querida, pero piénsatelo antes de aceptar otro talón de Netflix.

Copyright Netflix

Conclusión de ‘El caballero de la Navidad’

Los que me seguís habitualmente, sabéis mi política de no desancosejar ver nunca una película. En casos puntuales, como este, solo me limito de abstenerme en su recomendación.

No sé ni cuanto dura, pero a mí se me ha hecho más larga que las 15 temporadas seguidas de Anatomía de Grey. 

Por suerte o por desgracia, otras críticas sobre comedias románticas Netflixnianas, del mismo talante o similar, sin embargo se han convertido en grandes éxitos de lectores, hecho que agradezco profundamente.

Pero no estoy aquí para engañar, queridos navegantes, iba a hacer la crítica de Safari por Navidad (2019) y me encuentro a Netflix haciendo promoción de ella en este despropósito, manda narices, es mala, malita, mala pero a años luz de este desatino.

En fin, ni es buena ni bonita, pero sí barata; Esto es el inicio (ya comenzó con Noches blancas) de una serie de producciones navideñas Netflix, de bajísima calidad. No entiendo el motivo, si por lo general son cintas que atraen al gran público.

Quizás se lo hayan gastado todo en El irlandés (2019), Netflix sabrá, doctores tiene la iglesia.

» Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo »

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí