Carmelo Gómez y Mikhail Studyonov, al piano, regresan al Teatro de la Abadía con A vueltas con Lorca. Con dirección de Emi Ekai y producción de Dos Hermanas Catorce, el espectáculo nos regala un viaje personalísimo al mundo de Lorca a través de una selección de fragmentos que recorren algunos de los temas, motivos  e influencias más significativos del poeta. La larga gira por toda España recibió la pasada temporada una estupenda acogida de crítica y público.

A vueltas con Lorca podrá disfrutarse en la Sala San Juan de la Cruz del Teatro de la Abadía hasta el 25 de septiembre de 2022.



A vueltas con Lorca

Crítica de 'A vueltas con Lorca'

Ficha Técnica

Título: A vueltas con Lorca
Título original: A vueltas con Lorca

Reparto:
Carmelo Gómez
Mikhail Studyonov (Piano)

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Emi Ekai
Dramaturgia: Emi Ekai y Carmelo Gómez (a partir de Lorca, Cervantes y Lope de Vega)
Ilustraciones: Oier Zúñiga
Arreglos musicales:
Mikhail Studyonov
Foto:
Sergio Parra
Video y animaciones:
Germán Roda y Natalia Ruiz
Distribución: Doshermanascatorce

Tráiler de 'A vueltas con Lorca'

Sinopsis de 'A vueltas con Lorca'

A vueltas con Lorca es una fiesta poética de la mano de Carmelo Gómez en constante interacción con el piano de Mikhail Studyonov, un juego para romper a hablar en imágenes. Así, con alegría, nos abren la puerta a este recorrido con Federico y sus fuentes apostados en todos los recodos del camino. Llegamos a La Abadía después de tres años a vueltas con Lorca, sacando los versos y la música de los libros y escanciándolos por pueblos y plazas. Idas y vueltas, detalles que se prenden y se desprenden, asociaciones libres dentro de la cosmogonía de Federico García Lorca: andar haciendo caminos.

A vueltas con Lorca son fragmentos de vuelos de Federico que engarzan un poema que se abre del amor a la muerte; pero ahí no queda eso, porque el poema también vuelve en la otra dirección: de la muerte al amor. Lorca rodeado de sus mujeres, sus amigos, Lorca de la libertad, de la sugerencia, de la tierra, Lorca de la metáfora, de la tragedia sin melodramas. Un paseo entre versos desde el mundo sensual del hombre vividor, hedonista, apasionado, erótico, pansexual, hasta llegar al filo del aljibe donde Federico beberá su último vaso de agua.

Carmelo danza en verso y prosa sobre ese filo de amor y muerte, sin imposturas. A través de la música y la poesía sensual de Federico, se expone a sus verdades sencillas y sus enigmas, y nos sumerge en sus alegrías y soledades… Y así se va cerrando A vueltas con Lorca, o tal vez no, quizá siempre aparezca un hilo o un verso del que tirar para seguir descubriendo al Poeta desde nuestra memoria y la de los que vendrán.

Pasen y vean. Pasen… si lo desean. (TEATRO DE LA ABADÍA). 



A vueltas con Lorca
Foto de Sergio Parra

Palabras sonámbulas

En la entrada de La Abadía, nos dan la bienvenida Carmelo Gómez y  Mikhail Studyonov. Sus sonrisas nos hacen sentir cómodos y acogidos. Sobre el escenario oscuro, un piano, tan importante para García Lorca. Pilas de libros, un sillón de terciopelo, relojes polvorientos, viejos juguetes. Y caballos. Muchos caballos. Balancines infantiles y rocines de largas patas de araña de Dalí. El decorado nos traslada a un momento detenido fuera del espacio y del tiempo. El tiempo propicio para el sueño y para la poesía.

Carmelo Gómez irrumpe en la sala como un viajero que ha recorrido un largo camino. Con una maleta cargada de secretos y una gran flor roja en el corazón, nos da permiso para entrar en la experiencia que está a punto de comenzar. Un viaje a través de las palabras de Lorca, que nos acerca de forma libre y apasionada a sus obsesiones, a sus sueños y a la materia misteriosa de sus imágenes, siempre sorprendentes.

Carmelo Gómez
Foto de Nacho Calvo y Narváez Fotografía

El texto va entrelazando reflexiones, citas y versos del poeta. Su puesta en escena  parece traer ecos de los montajes de El Brujo. Con apelaciones constantes al público, un abanico de anécdotas, un enorme sentido del humor y una naturalidad cercana a la improvisación, Carmelo Gómez se mete en el bolsillo al patio de butacas.

Un poeta telúrico

A vueltas con Lorca irradia amor por la poesía y por Lorca. Se percibe la atenta lectura, la selección cuidadosa y la reflexión pausada de los textos. Pero también hay actualidad, menciones a la guerra, a la crisis y a la pandemia. Hay tragedia, pero, sobre todo, hay espacio para la alegría. Mikhail Studyonov, al piano, ofrece un acompañamiento musical que resulta imprescindible cuando hablamos de Lorca. Igual que resultan imprescindible las ilustraciones, con las que el autor iluminaba sus poemas, proyectadas en las paredes del teatro. El conjunto estético resulta equilibrado y armonioso.

A vueltas con Lorca
Foto de Sergio Parra

Conclusión

A vueltas con Lorca es fruto de un trabajo de indagación riguroso, pero también lleno de sensibilidad, sobre los textos del poeta granadino. Carmelo Gómez, como un juglar moderno, nos acerca de forma personalísima, alejada del academicismo, las palabras del poeta, mecidas al ritmo de los acordes de Mikhail Studyonov. El resultado es un espectáculo emocionante e íntimo, al que no le faltan notas de humor, que funciona tanto para los conocedores de la obra del poeta, como para los que se acercan a ella por primera vez. Una delicia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior"Las últimas estrellas de Hollywood" sobre la figura de Paul Newman y Joanne Woodward
Artículo siguiente"Un secreto real": sobre el primer rey gay de Suecia
Licenciada en Filología Clásica y Teoría de la Literatura. Profesora de día y teatrera de noche. Entre libros y pelis a tiempo completo.
a-vueltas-con-lorca-critica-teatroFruto de un trabajo de indagación riguroso, pero también lleno de sensibilidad, sobre los textos del poeta granadino. Carmelo Gómez, como un juglar moderno, nos acerca de forma personalísima, alejada del academicismo, las palabras del poeta, mecidas al ritmo de los acordes de Mikhail Studyonov. El resultado es un espectáculo emocionante e íntimo, al que no le faltan notas de humor, que funciona tanto para los conocedores de la obra del poeta, como para los que se acercan a ella por primera vez. Una delicia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí