Crítica de “Alma Mater”, cautivadora película dirigida por Philippe Van Leeuw

Nueve años después de su debut como director con “El día en el que Dios se fue de viaje” (2009), Philippe Van Leeuw vuelve con otra historia desarrollada en un entorno violento. Si el escenario de su primer trabajo está ubicado en el genocidio ruandés de 1994 y en la tragedia tutsi, ahora en Alma Mater (Insyriated), el director y guionista belga traslada la acción a la Guerra de Siria. Se trata de una historia de supervivencia, de resiliencia, que nos muestra como puede sobrevivir una madre que tiene a su cargo tres hijos, su suegro y cuatro personas más, encerrada en un piso, mientras al otro lado de sus ventanas discurre una guerra que está masacrando a toda la población.

Alma Mater llegará a los cines españoles tras recibir el Premio del Público en el pasado Festival de Berlín. Estreno el 13 de Abril.



Alma Mater

Crítica de Alma Mater

Ficha Técnica

Título: Alma Mater
Título original: Insyriated

Reparto:
Hiam Abbass (Oum Yazan)
Diamand Bou Abboud (Halima)
Juliette Navis (Delhani)
Mohsen Abbas (Abou Monzer)
Moustapha Al Kar (Samir)
Alissar Kaghadou (Yara)
Ninar Halabi (Aliya)
Mohammad Jihad Sleik (Yazan)
Elias Khatter (Karim)
Husam Chadat (Primer hombre)
Issan Dib (El primer camillero)
Orwa Khultum (El segundo hombre)
Madjd Tarabay (El bebé de Halima y Samir)

Año: 2017
Duración: 87 min.
País: Bélgica
Director: Philippe Van Leeuw
Guion: Philippe Van Leeuw
Fotografía: Virginie Surdej
Música: Jean-Luc Fafchamps
Género: Drama
Distribuidor:  Surtsey Films

Sinopsis

En una Siria en guerra, multitud de familias permanecen atrapadas por los bombardeos. Entre ellas, una madre y sus hijos resisten escondidos en su piso. Con valentía, se organizan cada día para continuar viviendo a pesar de las penurias y el peligro, y, por solidaridad, acogen a una pareja de vecinos y su recién nacido. Dudosos de si huir o quedarse, afrontan el día a día con esperanza.

Premios

  • Festival de Berlín: Premio del Público (Sección Panorama). 2017
  • Festival de Copenhague: Premio del Público. 2017
  • Festival de Sevilla: Premio del Público. 2017


El director y las protagonistas

El director belga, Philippe Van Leeuw, conocido también por “El día en el que dios se fue de viaje” sobre el genocidio de Ruanda, es un director de cine comprometido que intenta dar a conocer cómo afectan los conflictos a los civiles que se ven envueltos en ellos. Escenifica el  día a día, sin caer en lo macabro, solamente mostrando con pinceladas la crudeza de la guerra.

En Alma mater las protagonistas principales de la película son:

Hiam Abbass, a quién hemos podido ver como actriz secundaria en “Blade Runner 49”, y como protagonista en “La novia siria”. En esta ocasión borda el papel de madre atormentada, que debe proteger y sacar a una familia adelante, al precio que sea, escondiendo sus miedos y sus culpas.

Diamand Bou Abboud, que ha trabajado en “L’innosulte” y “Void “, ambas sobre la guerra del Líbano, interpreta el papel de una joven madre con un bebé, en un papel que va tomando fuerza y realismo, a medida que avanza la película.

Y, Juliette Navis, que también participó en “The ugly one”, sobre la Guerra del Líbano, y que aquí realiza el papel de empleada de hogar, de otra cultura, que en la película habla poco, pero su mirada, su expresión corporal, dicen mucho del tormento que está viviendo la familia en ese día debido a los acontecimientos.

La historia

Alma Mater muestra el transcurso de un día en la vida de una familia que vive encerrada en un piso en Damasco, en plena guerra civil de Siria. Nueve personas atrapadas en un piso, en un ambiente que si no fuera por la luz que entra por las ventanas a las que apenas osan asomarse, sería sumamente claustrofóbico.

No pueden salir de casa, pues los francotiradores disparan a todo aquél que transita por las calles; los alimentos son escasos, la mayoría de las veces no hay agua corriente, y continuamente se oye el estruendo de las bombas y los disparos de los francotiradores.

Al comienzo del día, la criada (Juliette Navis) será testigo involuntario del disparo de un francotirador; horrorizada, se lo contará a la matriarca (Hiam Abbass) de la casa, que, velando por la seguridad de los que están bajo su techo, tomará la decisión de no hacer nada y seguir adelante.

Alma Mater

La madre, sobreponiéndose a su preocupación y su miedo, aun en medio de una guerra, intentará llevar una vida lo más normal posible, limpiando la casa, cuidando del bienestar de todos, y vigilando que nadie abra la fortificada puerta para que no penetren en la casa fuerzas hostiles que deambulan por la ciudad, arrasando, violando y matando.

Constantemente se oyen disparos, bombas, explosiones. Por las ventanas entra un sol radiante, pero tienen las cortinas corridas, como si estas pudieran defenderlos de los ataques, y casi no se atreven a mirar el ambiente de muerte y destrucción que hay fuera.

Cada vez que una bomba cae cerca, la matriarca ordenará a todos atrincherarse en la cocina, que está más alejada de las ventanas.  Allí, tras un recorrido agónico de nueve personas hasta llegar a una cocina estrecha, la familia pasará horas escondida en un silencio tenso hasta que momentáneamente los ataques den un respiro.

Viven encerrados, enterrados en vida; los niños casi no han conocido otra cosa, piensan que ese modo de vida es normal. Temen morir en la calle, de un disparo de un francotirador, de un bombardeo, pero también tienen muchísimo miedo de que alguien entre en la casa, y ese momento llegará…

La película

Philippe Van Leeuw, que también es el guionista de Alma Mater, intenta mostrarnos en esta película que solamente cuenta la historia de un día en la vida de una familia siria encerrada en un piso, la dureza de las condiciones de vida en que vive la gente en una ciudad sitiada por la guerra.

Alma mater está rodada con muy pocos medios técnicos en Beirut, con cámara portátil, que consigue una atmósfera intimista, haciendo penetrar al espectador en la vida doméstica de unas personas corrientes. En su desesperación y su tormento. Como fondo, tenemos el retumbar de los bombardeos.

La luz juega un factor importante. Entra el sol a raudales por unas ventanas a las que no se pueden asomar, es como si fuera el mundo exterior inalcanzable, mientras que el interior del piso, donde viven encerrados, es oscuro y silencioso como su vida.

Alma Mater

Aunque el hilo conductor lo lleva la madre en la película, todos los personajes son importantes y necesarios para la obra, y se nota la complicidad de los actores entre ellos, consiguiendo un resultado más que aceptable en el trabajo final.

Con esta película, atisbamos ligeramente la vida en una ciudad sitiada. Sin apenas imágenes explícitas, sin sangre, solo con el sufrimiento y tensión de los personajes y el claustrofóbico entorno en el que viven. Pero nos hacemos perfectamente a la idea del horror en el que viven las familias sirias víctimas del asedio.

La temática

A la familia protagonista no la vemos preocupada por la política. Siria se ha transformado en un tablero maldito donde intervienen muchos intereses, y se ha convertido también en una ratonera donde civiles, familias, y niños se han visto atrapados, masacrados. Las mujeres son violadas a la mínima de cambio, los edificios se derrumban atrapando a la gente dentro. Los hospitales han sido destruidos, no hay médicos para asistir a la población.

Asimismo, aquí no se habla de bandos de la guerra. Los disparos matan, los bombardeos matan, no importa de qué bando vengan. Cuando no hay agua o faltan víveres, da igual que facción corte el suministro. Se pasa sed, hay suciedad, y no hay comida. Es una guerra y eso lo dice todo.

Alma Mater

Es una guerra televisada, que asalta al resto del mundo cuando están en su salón y salen las imágenes en los telediarios. Imágenes durísimas que por desgracia ya casi no hieren las retinas de los televidentes. La gente se horroriza unos segundos, y después pasa a ver noticias más amenas. Todo esto pasa muy lejos de su zona de confort, a ellos no les afecta. Están seguros viendo la guerra por televisión.

Siria es un polvorín con tantos contendientes, que ya no se sabe casi ni quién ni porqué empezó la guerra. Pero son ya seis largos años de guerra, miles de muertos. No hay sitio ya para tanta tumba. Hay niños que no han conocido otro modo de vida, piensa que eso que viven es la normalidad. No hay otra vida para ellos, y el futuro es incierto, muy incierto.

Conclusión

Alma Mater es una película muy recomendable que nos ofrece la oportunidad de conocer cómo se sobrevive en una ciudad sitiada, como es vivir bajo el miedo y el fuego cruzado, y, de alguna manera, seguir adelante con las tareas cotidianas. Veremos cómo la gente vive realmente en una ciudad aniquilada por la guerra, y que no son unas simples cifras citadas en las noticias. Son personas. Tienen corazón, y las esperanzas perdidas.

CALIFICACIÓN: 7.5/10

Reportaje de Alma Mater en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 2 Average: 3]

Foto de carátula Copyright Weltkino Filmverleih

Los libros son mi pasión,
la vida, mi aprendizaje,
el cine es mi evasión,
y los huecos que quedan los llena mi imaginación.

Luz Nogués

Los libros son mi pasión, la vida, mi aprendizaje, el cine es mi evasión, y los huecos que quedan los llena mi imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *