Anna Karenina. La venganza es el perdón se trata de una obra que no es una adaptación literaria de la famosa obra de León Tolstoi, sino una reinterpretación o continuación. La “película” llega a las carteleras españolas, aunque en realidad ya tuvo su estreno en su país de origen, Rusia, donde llegó a reunir poco más de setenta mil espectadores. En realidad, más que una película, nos encontramos ante un formato de serie realizada en diversos capítulos, que tuvo una versión especial para poder ser estrenada en la gran pantalla. La película se estrena en España el 3 de julio.



Crítica de ‘Anna Karenina. La venganza es el perdón’

Anna Karenina. La venganza es el perdón

Ficha Técnica

Título: Anna Karenina. La venganza es el perdón
Título original: Anna Karenina. Istoriya Vronskogo / Anna Karenina: Vronsky’s Story

Reparto:
Elizabeta Boyarskaya (Anna Karenina)
Kirill Grebenshchikov (Sergey Karenin)
Vladimir Ilin (General de pelo gris)
Viktoriya Isakova (Doli Oblonskaya)
Vitaliy Kishchenko ( Karenin)
Ivan Kolesnikov (Stepan Arkadievich Oblonskiy)
Tatyana Lyutaeva (Condesa de Vronski)

Año: 2017
Duración: 138 min.
País: Rusia
Director: Karen Shakhnazarov
Guion: Yuri Poteyenko, Karen Shakhnazarov (Novela: León Tolstoi)
Fotografía: Aleksandr Kuznetsov, Alik Tagirov
Música: Yuri Poteyenko
Género: Drama.Romance
Distribuidor: Premium Cine

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Anna Karenina. La venganza es el perdón

Donde comprar la novela

Oferta

Sinopsis

Año 1904. Han pasado treinta años desde la muerte de Anna Karenina… El Conde Vronsky, su amante y Serguei Karenin, el hijo de Anna -convertido ahora en doctor militar- son oficiales del ejército al mando de una posición militar rusa en Manchuria a punto de ser derrotada por las fuerzas japonesas. En los pocos días que comparten antes de enfrentarse a sus respectivos destinos, y pese a la mutua desconfianza que les separa, Serguei y Vronsky tendrán la oportunidad de revisitar su pasado para, finalmente, encontrar las respuestas que ambos han buscado durante tanto tiempo… En la plenitud de su juventud, Anna Karenina toma la decisión de abandonar a su marido y a su hijo para entregarse a su amante, el conde Vronsky.

Cuando ese amor empezó a desvanecerse, Ana se quitó la vida arrojándose a las vías del tren que tal vez habría de llevarla a encontrar una nueva esperanza.. Una historia inmortal, entre la pasión y el deber; entre la tragedia y el recuerdo de un amor que se resiste a morir… Una película basada en las novelas “Anna Karenina” de León Tolstoi y “La guerra con Japón” de Vikenty Veresaev (Premium Cine)



Factura televisiva

El hecho de que la propia película partiera en origen de una ficción televisiva puede notarse en la propia factura. No es que la película sea un absoluto desastre en producción ni mucho menos, pero si hay algunos detalles especialmente en la fotografía que nos hacen ver esas costuras. Donde se nota más cuidada la producción es en el tema de vestuario, un tema siempre bastante bien llevado en las producciones rusas de época, así como en el despliegue de extras, decorados o ambientación. Para que los lectores se hagan una idea, las sensaciones que transmite la película son prácticamente las mismas que con la adaptación cinematográfica que llevaron a cabo de Downtown Abbey.

Anna Karenina. La venganza es el perdón
Fotos de Premium Cine

Una reinterpretación del argumento original

Como decía, la película no adapta de manera literal la obra de Tolstoi, sino que se trata de una reinterpretación de la novela. En ella, el tiempo transcurre mucho después de los hechos narrados por el escritor, concretamente durante el período de la Guerra Ruso-japonesa (1905), donde nos enteramos que se encuentra el personaje de Vronski, que ha tomado parte en los conflictos bélicos. Para entender la película, por tanto, es necesario conocer un mínimo la obra original de Tolstoi, porque sino, no entenderemos quien es Vronski o la propia Anna. Es a partir de flashbacks del propio Vronski, que veremos al personaje de Anna. La película utiliza pues, en gran medida, esta estructura mixta donde combina los elementos del pasado con la narración de Vronski en el presente.

Anna Karenina. La venganza es el perdón
Fotos de Premium Cine

Cosa de actores

La fuerza principal de la película reside principalmente en las interpretaciones de los dos personajes protagonistas. Tenemos a Anna Karenina, que es interpretada por Elizaveta Boyarskaya, en una más que correcta actuación. Como nos podemos imaginar teniendo en cuenta las circunstancias (película de época, dramática), el papel que juegan los actores en el filme es imprescindible. Esto también tiene su punto negativo, y es que a la película, como a muchas otras producciones parecidas, se la ve encorsetada.

Para ser sinceros, en ocasiones da la sensación de estar viendo una versión eslava de “El Secreto de Puente viejo”, pero eso sí, con muchísimos más medios. Al fin y al cabo, detrás de la producción está el superpodoroso Canal 1 (Perviy Kanal) de Rusia, que nunca dejaría que una joya de la corona, como es una adaptación de Tolstoi, luciera mal.

 Istoriya Vronskogo
Fotos de Premium Cine

¿Lo de siempre?

Curiosamente, la película está dirigida por Karen Shakhnazarov, un viejo conocido para los que amamos el cine ruso y soviético (En Cinemagavia ya hemos hablado de una de sus películas). Es especialmente reconocido por las películas que firmó durante la Perestroika, como son Ciudad Cero (1988) o El Mensajero (1987) y que eran películas que estaban impregnadas de ideología y enlazadas con los hechos coetáneos del momento (la desintegración de la URSS y la aparición del capitalismo en Rusia). Sin embargo, ¿qué queda de Shakhnazarov en Anna Karenina. La venganza es el perdón? La realidad es que poco. Lejos queda el director contestatario que hacía películas comprometidas. Más bien parece que nos encontramos ante un producto alimenticio, que para más inri, tiene el sello de película de época. Nada nuevo bajo el sol.

Conclusión de Anna Karenina, la venganza es el perdón

El cine ruso de la última década ha dejado mejores películas, que nunca llegaron a estrenarse en España. Tampoco parece que Anna Karenina, la venganza es el perdón sea la película necesaria para levantar la taquilla ahora que parece que el cine puede volver a la “nueva normalidad” después de la pandemia de COVID-19. Solo recomendable para los amantes del drama-romance histórico.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí