El tiempo y la memoria son los temas predominantes en la carrera de Richard Linklater como director. A veces, esos temas son explícitos, como en la nostalgia agridulce de "Dazed and Confused", el arco romántico de la trilogía "Before" o el experimento de varios años que creó con Boyhood. Con Apolo 10 1/2 Una Infancia Espacial, es más de lo mismo, lo cual es genial. Un retroceso animado a los años 60, que sigue la vida de un niño que creció con la NASA en su patio trasero. Es una hermosa instantánea, un agradable recordatorio de lo que es ser un niño y hecho fantásticamente en esa forma romántica de Linklater. Estreno el 1 de abril de 2022 en Netflix.



Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial

Crítica de 'Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial'

Ficha Técnica

Título: Apolo 10½: Una infancia espacial
Título original: Apollo 10½: A Space Age Adventure

Reparto:
Zachary Levi (Kranz)
Jack Black (Grown Up Stan)
Glen Powell (Bostick)
Josh Wiggins (Steve)
Samuel Davis (Joey)
Lee Eddy (Mamá)
Bill Wise (Papá)
Mona Lee Fultz (Abuela)
Nick Stevenson (SIMSUP)
Brian Villalobos
Andrew N Sears (Niño del barrio)
Nicholas Andrew Rice (Hombre de control de la NASA)

Año: 2022
Duración: 90 min.
País: Estados Unidos
Director: Richard Linklater
Guion: Richard Linklater
Fotografía: Shane F. Kelly
Música:
Género: Animación. Aventuras
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Apolo 10 1/2: Una infancia espacial'

Sinopsis

Apolo 10 1/2: Una infancia espacial cuenta la historia del primer alunizaje, en el verano de 1969, desde dos puntos de vista: el que tienen los astronautas y el centro de mando de ese momento triunfal y el de un niño de Houston (Texas) que tiene sus propios sueños intergalácticos. El cineasta Richard Linklater, nominado al Óscar, se inspira en su niñez para ofrecer en Apolo 10 1/2: Una infancia espacial una instantánea de la vida en Estados Unidos en los años sesenta, que mezcla el paso a la madurez, la observación de la sociedad y una aventura insólita. (Netflix España)

Dónde se puede ver la película en streaming



El efecto nostálgico

Linklater nació en 1960, lo que lo habría hecho de la misma edad que su niño protagonista en el momento del alunizaje en 1969. Al igual que el niño de esta película, creció en el área de Houston. El esfuerzo real de la NASA para llevar a un hombre a salvo a la luna y devolverlo a casa probablemente se sintió muy personal en su vida. Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial es probablemente una autobiografía. Todo es un sueño de cierta manera, y aunque algunos sueños tienen más fundamento en la realidad que otros, todos los sueños se sienten reales de alguna forma.

El año es 1969 y conocemos a Stan (con la voz de Milo Coy) jugando en el patio de la escuela. De pronto es llevado a una habitación por dos científicos de la NASA, interpretados por Zachary Levi y Glen Powell. Han construido la cápsula espacial de la misión Apollo demasiado pequeña y la única persona que podría caber allí es un niño de 10 años. Ese es el punto de partida, lo que sigue después es un resumen de la vida de Stan en Houston, Texas, narrado perfectamente por Jack Black. Crecer con sus dos hermanos mayores y sus tres hermanas mayores, andar en bicicleta o robar madera de un sitio de construcción para hacer una mesa de ping pong. Incluso vigilar a la NASA en su carrera para el aterrizaje en la luna.

Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial
Copyright Netflix

Animación de ensueño

Linklater despliega el estilo rotoscópico de animación sobre live-action, así que Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial puede que parezca algo curiosa y única a primera vista. La apariencia aquí está muy estabilizada y resulta ser una animación fresca y atractiva, lo cual fue más una ventaja que una desventaja. Incluso puede parecerse al estilo de un cómic con muchas viñetas cómicas. Como una escena hilarante donde el protagonista, Stanley, resume el final de 2001: Una odisea del espacio a un compañero de clase aburrido que simplemente se levanta y se va.

Este efecto rotoscópico hace que Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial parezca un sueño. Si bien Linklater ha utilizado este método anteriormente, esta reminiscencia con colores brillantes y vivos e imágenes totalmente reconocibles pero algo imprecisas de un recuerdo o un sueño, en esta cinta es un efecto clave. Aquí el juego de esta animación ayuda a que la cinta se sumerja en un ambiente de añoranza y nostalgia. Algo que le da un punto magnífico que nos hace recordar nuestra niñez.

A Space Age Adventure
Copyright Netflix

Ternura por los recuerdos

Si no sabes en lo que te estás metiendo, esta película podría ser bastante desconcertante en el comienzo. El guion de Linklater nos lleva a través de una especie de recuerdo de la corriente de la conciencia de cómo era crecer en ese entorno suburbano en el que creció Stanley. Los padres de Stan (interpretados a la perfección por Lee Eddy y Bill Wise) son personajes más grandes maduros. Ambos muestran sus habilidades de crianza, como asegurarse de que la cajera les dé el cambio exacto o explicar exactamente cómo es un hippie. Mamá hace gelatina. Papá trabaja para la NASA (en envío y recepción). Es decir, una vida normal rodeada de aprendizaje.

La historia de Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial en sí es una delicia absoluta, donde la actuación de Milo Coy como protagonista es fantástica. Pero lo que se eleva por encima es la escritura de Linklater. De manera similar a como lo hizo en trabajos anteriores como Boyhood, él entiende cómo capturar el ser un niño, usando una historia para observar una época y una forma de vida. Todo es parte de ese tiempo, una parte de lo que Linklater quiere compartir y algunos momentos representan lados reales de su propia infancia. La otra mitad es un adorno equivalente al tipo de cine que hacen los grandes autores.

Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial
Copyright Netflix

Conclusiones de 'Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial'

Una película que nos llega al corazón y a la memoria. Una historia que podría despertar nuestros propios recuerdos de paseos emocionantes cuando éramos niños. O, tal vez, algunos de nuestros sueños de esos recuerdos de hoy. Cualquiera que sean estos recuerdos de nuestra infancia, ya sea que los inventemos o sean de verdad, Richard Linklater nos recuerda, con Apolo 10 1/2: Una Infancia Espacial, que son las cosas que nos transforman en los adultos en los que inevitablemente nos convertimos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8 / 10
80 %
Artículo anteriorGala de Premios Cinemagavia 2022: ¡Conoce a todos los ganadores!
Artículo siguiente"Fragile": Comedia romántica desde la fragilidad masculina
Soy escritor y editor de una revista, además de amante de las buenas historias. Crecí rodeado de cine, pero no fue hasta que lo estudié que me enamoré de él. Ese amor, más mi formación como periodista, hicieron que hoy esté aquí. Y me guste. Pueden encontrarme en @primerplanocine en instagram
Una película que nos llega al corazón y a la memoria. Una historia que podría despertar nuestros propios recuerdos de paseos emocionantes cuando éramos niños. O, tal vez, algunos de nuestros sueños de esos recuerdos de hoy. Cualquiera que sean estos recuerdos de nuestra infancia, ya sea que los inventemos o sean de verdad, Richard Linklater nos recuerda, con Apolo 10½: Una Infancia Espacial, que son las cosas que nos transforman en los adultos en los que inevitablemente nos convertimos.apolo-10-1-2-una-infancia-espacial-pelicula-critica-netflix

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí