Rodrigo Cuevas llega al Teatro de la Zarzuela este 30 de noviembre de 2020 para presentar su último proyecto: Barbián. Considerado una figura del “electrocuplé”, sex symbol de la sopla y un símbolo de la cultura popular, consolida su éxito como fenómeno de masas en las artes escénicas. Para este espectáculo, ha contado con música de Chapí, Alonso, Guerrero, Soutullo y Vert, Sorozábal, Chueca, Giménez, Vives o Penella.

Barbián

La llegada de ‘Barbián’

Punta de lanza del “electrocuplé”, sex symbol de la copla y artista total, así es Rodrigo Cuevas: un fenómeno de las artes escénicas y erudito de la música popular que el lunes 30 de noviembre a las 20 horas presentará su espectáculo Barbián en el Teatro de la Zarzuela. Con dramaturgia y dirección artística de Fernando Carmena y arreglos y música en directo de Frank Merfort y Richard Veenstrav, la función está edificada en torno a composiciones de Chapí, Alonso, Guerrero, Soutullo y Vert, Sorozábal, Chueca, Giménez, Vives o Penella.

Como explica Fernando Carmena, la palabra Barbián viene del caló “barbán”, que significa “aire”, y en castellano se dice de alguien desenvuelto, gallardo, atrevido. “Cuando escuché por primera vez a Rodrigo Cuevas –afirma– supe de inmediato que sería un perfecto barbián de zarzuela. Es moreno y arriscado como la Mari Pepa de Chapí o el Don Homobono de Parada, pero es ante todo un artista completo y un erudito de la música popular”.

Barbián
Foto de Richard Veenstra

Un equipo de talento

Cantante, compositor, multi instrumentista y agitador folclórico, su voz transita con facilidad entre la tradición y el underground. Como dice Carmena: “Descubre vínculos donde otros se empeñan en crear divisiones”.

Merfort y Veenstrav –compositores y diseñadores sonoros afincados en Berlín– se relacionan con la música de Chapí, Chueca, Giménez, Vives, Sorozábal…, con “liberadora sensibilidad contemporánea, aunque sin perder de vista las células madres de las composiciones de partida”. De esta manera describe Carmena el envite musical de Barbián, y asegura que “el sincretismo de la zarzuela abrazó la jota, el chotis, el cuplé… y permea tanto nuestra apuesta musical como el fabuloso vestuario diseñado por Constantino Menéndez (Made by Kös)”.

Entre Madrid y Berlín, la huerta y cabaré, entre lo castizo y lo cosmopolita, Barbián propone “un viaje heterodoxo por un género no menos heterodoxo”, concluye el dramaturgo y director artístico del espectáculo.

FUENTE DPTO. DE COMUNICACIÓN TEATRO DE LA ZARZUELA

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí