La Batalla por Moscú (1985) es una de las películas bélicas más populares de la cinematografía soviética. Rodada por el veterano director, Yuri Ozerov, que ya había dirigido la serie bélica de Liberación, una década antes y también basada en la Segunda Guerra Mundial, el filme, como indica su título, se centra en la Operación Barbaroja y la defensa de Moscú en el año 1941.



Crítica de ‘La Batalla por Moscú’

La Batalla por Moscú

Ficha Técnica

Título: La Batalla por Moscú
Título original: Vitva za Moskva

Reparto:
Yakov Tripolsky (Iosif Stalin)
Mikhail Ulianov (Zhukov)
Achim Petry (Adolf Hitler)
Bruno Frejndlikh (Boris Shaposhnikov)
Nikolay Zasushkin (Molotov)
Helmut Hellstorff (Halder)
Anatoly Nikitin (Kalinin)

Año: 1985
Duración: 138 min.
País: URSS
Director: Yuri Ozerov
Guion: Yuri Ozerov
Fotografía: Igor Chernykh, Vladimir Gusev
Música: Aleksandra Pahkmutova
Género: Bélico
Productora: Deutsche Film (DEFA), Filmové Studio Barrandov, Mosfilm

Filmaffinity

IMDB

Primera parte de ‘La batalla por Moscú’ con subtítulos en español

Sinopsis

La batalla de Moscú fue la primera gran derrota de las tropas nazis en la segunda guerra mundial. Esta película relata las complejas situaciones que se crearon inmediatamente antes y luego del ataque a la URSS.



El Serial soviético

La Batalla por Moscú es en realidad un serial, un formato que tenía mucha fuerza en prácticamente todos los países occidentales en la década de los años veinte, pero que se fue extinguiendo paulatinamente y sobre todo, con la aparición de la televisión en los años cincuenta, lo que supuso la puntilla final para dicho formato. Sin embargo, la tradición del serial siempre tuvo éxito en la URSS y se mantuvo en pie con vigor.

El propio Yuri Ozerov, el director de la película, había rodado anteriormente otro célebre serial sobre la Segunda Guerra Mundial, Liberación. Dichas series podían estrenarse en cine y más tarde en televisión. La Batalla por Moscú es uno de los seriales bélicos más célebres hechos en la época soviética (por cierto, la tradición se extinguió prácticamente con la disolución de la URSS).

La Batalla por Moscú

Estilo documental

Siguiendo un modelo parecido al que el mismo Yuri Ozerov hiciera años atrás con la serie de Liberación, La Batalla por Moscú no se centra en ningún personaje en concreto, sino que nos cuenta los acontecimientos siguiendo un modelo que intenta ser como una especie de narrador objetivo y fiel a la historia material Así podemos ver todas las partes del conflicto, desde el alto generalato soviético, hasta el alemán, pero también viendo los frentes de batalla y algunos de los episodios más trágicos de la guerra.

Así pues, somos testigos de momentos clave: La Batalla por Moscú arranca con los planes de Hitler de invadir la URSS, rompiendo el pacto de no agresión. A pesar de los reiterados avisos del espía Richard Sorge, los líderes de la URSS no toman en serio la posibilidad de una invasión. Luego vemos los primeros días de la invasión de Alemania y sus primerizos éxitos, incluyendo la toma de Minsk. Finalmente, vemos el ataque sobre Moscú y la tenaz defensa de la ciudad, que se salda con victoria soviética.

Bitva za Moskvu

Monumental

Nos encontramos ante un descomunal despliegue de medios. La Batalla por Moscú fue una superproducción del momento que incluso contó con escenas rodadas en países aliados tan alejados en la distancia de la URSS como Vietnam. Solo viendo el despliegue de medios uno se da cuenta de la enormidad del proyecto. Las batallas cuentan con elementos propios de la guerra y una gran cantidad de extras. Seguramente, el único pero que se puede poner es en la utilización precisamente de los extras, puesto que en algunas representaciones de las batallas se emplean tácticas un tanto absurdas, como cargas frontales de infantería, que obviamente apenas tuvieron recorrido real en los episodios bélicos que plantea la guerra.

Por cierto, se rodó tanto material de escenas bélicas, que parte de este se empleó para Stalingrad (1989), otra película bélica realizada por Yuri Ozerov.

La Batalla por Moscú

El Héroe Zhukov y el errado Stalin

La Batalla por Moscú también refleja la ideología imperante de aquellos años en cuanto a la cuestión historiográfica. En la década de los 80 la URSS entró en un proceso de paulatina apertura, que acabaría con la culminación definitiva con la llegada de Gorbachov al poder y su política de Glaznost.

La figura de Stalin, que ya había sido desmitificado con Brezhnev, es mostrada en la película con cierta visión crítica. No es el tirano sanguinario que se ha pintado en occidente, pero si un personaje con cero intuición militar, culpable total de los éxitos iniciales de la Operación Barbarroja al ser incapaz de prever la invasión militar nazi, a pesar de lo obvia que es y los numerosos avisos de algunos de sus oficiales y espías.

En contraposición a la torpeza de Stalin, tenemos a Zhukov, que acabaría siendo uno de los generales más destacados de la guerra, y que continuamente en la película está avisando al generalato soviético de las decisiones correctas que hay que tomar.

Bitva za Moskvu
Fotos de IMDB

Conclusión de ‘La Batalla por Moscú’

La Batalla por Moscú es una gran película de cine bélico. Más allá del patriotismo evidente de este tipo de filmes, lo que más se aprecia es el rigor de la película por mostrar la historia y los acontecimientos de la guerra desde una manera histórica pero sin obviar el objetivo del entretenimiento y de relatar la épica.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí