Este 23 de enero de 2024 aterriza en Filmin la tragicomedia Chorus Girls, la nueva serie danesa de ocho episodios escrita y dirigida por Ditte Hansen y Louise Mieritz. A través de cierto protagonismo coral, seguiremos las vidas de las ocho bailarinas que deberán enfrentar el desorden de sus vidas, tanto profesional como personalmente. Una apuesta original y novedosa que nos muestra las dos caras del mundo del espectáculo en los setenta, y todo lo que este propiciaba.



Chorus Girls serie

Crítica de 'Chorus Girls'

Ficha Técnica

Título: Chorus Girls
Título original: Dansegarderoben

Reparto:
Marie Bach Hansen (Sussie)
Mille Lehfeldt (Ulla-Berit)
Marie Reuther (Joy)
Olivia Joof Lewerissa (Vibeke)
Andrea Heick Gadeberg (Mimi)
Nanna Koppel (Diana)
Rebecca Rønde Kiilerich (Henny)
Coco Hjardemaal (Åse)
Jakob Oftebro (Robert)
Anders W. Berthelsen (Preben Kaas)
Louise Mieritz (Tutter)
Wahid Mahmoud (Jimmy)
Olivia Ivy Storgaard (Rikke)
Tammi Ost (Moneypenny)

Año: 2023
Duración: 44 min.
País: Dinamarca
Director: Ditte Hansen, Louise Mieritz
Guion: Ditte Hansen, Louise Mieritz
Fotografía: Manuel Alberto Claro
Música: Jomi Massage, Joakim Pedersen
Género: Comedia dramática
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Chorus Girls'

Sinopsis

Es la hora de la revolución. En esta estupenda comedia dramática, ganadora a Mejor Serie del Año en los Premios de la Televisión Danesa, seguimos a un grupo de bailarinas en su lucha por sobrevivir en el sexista mundo del espectáculo de los años 70. Definida como la nueva "Carmen Curlers".

Sussie es una ama de casa que vive con su marido, Robert. Ambos fueron pareja de baile en el pasado, pero Robert es un hombre controlador y violento. Sussie consigue un trabajo como bailarina en Cirkuscevyen para complementar las finanzas del hogar y ahorrar en secreto para comprarse un apartamento y poder alejarse de Robert. (Filmin)



Contundentemente humana

Chorus Girls se nos presenta, en un temprano inicio, como una serie ligera y sin pretensiones, la cual no ahonda más allá de su mensaje principal y no se atreve a exigirles a sus personajes nada más que lo necesario para hilar una narrativa lineal. Se nos comienza a quedar cierto sabor de boca a serie con carácter feminista que llevará a sus personajes a un arco con fin de desarrollar su empoderamiento. Nada que no se haya visto. Es curioso y agradablemente sorprendente que con el paso de los episodios esta muestre más capas de profundidad, silenciando el molesto ruido de una posible emulación de productos que han funcionado siguiendo ese esquema.

Los personajes tienen espacio para crecer, sin forzarlos ni obligarles. Se les trata con cuidado y se les dota de una humanidad - en demasiadas obras carente- especialmente trabajada. El espectador empatiza con ellas, no por semejanza, sino por un sentimiento de fragilidad humanamente real. Son imprevisibles, piensan y razonan como lo harían las personas, y no personajes obligados a dirigirse a un lugar. Con cuidado las protagonistas salen del cascarón en el que se encuentran, pero a su ritmo personal, sin que la trama les arranque de ahí.  La libertad con la que se desarrollan es uno de los puntos más fuertes de la serie, mejorándola exponencialmente.

Chorus Girls serie
Copyright Filmin

Al son de las bailarinas

A la contra de los personajes, la narrativa se siente por momentos demasiado marcada. Los guionistas han limitado su expansión para delimitar el mensaje, y se han perdido bellas aristas que podrían haber funcionado perfectamente. Pese a esto, la trama de Chorus Girls sorprende por momentos y lanza dilemas que forman claros paralelismos entre el hoy y los caracterizados setenta donde se ambienta la serie. 

Ver el ayer con los ojos de hoy, es uno de los puntos clave con los que la serie juega constantemente, para hacernos reflexionar sobre el trato a las profesionales, la cosificación, la rivalidad o el maltrato. Las ideas están bien construidas, aunque se muestran de una manera manida, llegando incluso a ser arquetípica, que generan un sentimiento de rechazo al espectador que ensucia ligeramente el verdadero brillo  de la serie. Cierto es, que consigue remontar y desprenderse de las marcadas líneas que la hacen avanzar, adquiriendo así una libertad que le favorece bastante.

Chorus Girls serie
Copyright Filmin

Retrato ambientado de manera multifacética

Técnicamente nos encontramos ante una serie consciente de ella misma, que retrata la época en la que se ambienta de manera multifacética, creando así una verosimilitud que hace que los espectadores se sientan en un mundo vivo, alejándose del acartonamiento ambiental de otras series. Cada personaje tiene algo que aportar a la fiel representación de la Dinamarca de los setenta, dotándole de una vida más allá del espacio del relato. La fotografía y la paleta de colores resaltan continuamente, cayendo en cuenta constantemente de los tonos pastel utilizados, y cómo estos acaramelan justamente los planos necesarios y desapareciendo en los momentos de gran tensión, para dar paso a los fríos colores de la realidad. 

Mucho se juega también con la cámara en movimiento, que hace acto de presencia repetidamente. Los latigazos y movimientos manuales, pese a ser un recurso originalmente empleado, puede llegar a fatigar la vista del espectador, que acaba buscando una calma en los mismos para que no le resulte cargante.

Dansegarderoben filme
Copyright Filmin

Conclusión de 'Chorus Girls'

Chorus Girls presenta un original y cuidadosamente construido elenco de personajes que hacen que una trama que podría llegar a ser arquetípica, funcione de muy buena manera. La intencionalidad del relato hace que se cree un detallado ambiente que junto a unos marcados elementos técnicos y un sorprendente guión, nos hacen poder ver una de las primeras sorpresas de este 2024.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM