Tras su debut con El día más feliz en la vida de Olli Mäki, Juho Kuosmanen estrena, el 13 de abril de 2022, Compartimento Nº 6.  Su segunda película aborda el viaje en tren de una estudiante finlandesa y la relación con su acompañante de vagón. Durante dos horas se nos introduce en un espacio compartido junto a los protagonistas y desarrolla una especie de road movie, que no es más, (ni menos), que un viaje hacia el fondo de cada personaje.



Compartimento Nº 6

Crítica de 'Compartimento Nº 6'

Ficha Técnica

Título: Compartimento Nº 6
Título original: Hytti nro 6 / Compartment Number 6 / Compartment No 6

Reparto:
Seidi Haarla (Laura)
Yuriy Borisov (Ljoha)
Dinara Drukarova (Irina Mezhinskaya)
Vladimir Lysenko
Galina Petrova (Empleada de la estación de tren)
Dmitriy Belenikhin
Yuliya Aug (Natalia)
Tomi Alatalo (Sasha)
Nadezhda Kulakova (Nadia)
Polina Aug (Recepcionista)

Año: 2021
Duración: 107 min.
País: Finlandia
Director: Juho Kuosmanen
Guion: Andris Feldmanis, Juho Kuosmanen, Livia Ulman. Novela: Rosa Liksom
Fotografía: Jani-Petteri Passi
Música:
Género: Drama. Romance
Distribuidor: La Aventura Audiovisual

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Compartimento Nº 6'

Dónde se puede comprar la novela

Oferta

Sinopsis

Una joven finlandesa escapa de una enigmática relación amorosa en Moscú subiendo a un tren con destino al puerto ártico de Murmansk. Obligada a compartir el largo viaje y un diminuto vagón cama con un minero ruso, el inesperado encuentro lleva a los ocupantes del Compartimento  6 a enfrentarse a la verdad sobre su propio anhelo de conexión humana.

En la intimidad forzada del pequeño espacio, la tensión aumenta al atravesar el mosaico de identidades y pueblos de una Siberia donde todo es extremo. Con un realismo que se convierte en poesía, la película narra el encuentro de dos destinos, pero sobre todo insufla en nuestras almas ese espíritu que sólo el viaje puede representar. (La Aventura Audiovisual)

Dónde se puede ver la película en streaming



Ritmo

Durante toda la película se mantiene un ritmo pausado, al son de un tren que al principio puede parecer muy lejos de su destino. Es hacia la mitad de la película, momento en que los personajes empiezan a desnudarse sentimentalmente, cuando nos situamos más cerca de la trama.

Esta historia y su tratamiento puede llegar a resultar plana en cierta manera, dependiendo del espectador y sus expectativas con Compartimento Nº 6. Pero si se olvida uno del destino y aprende junto a los personajes, Juho Kuosmanen acaba dando lo necesario para atraparte en su vagón. La comparación se haría con Antes del amanecer y la galardonada con el Oscar a mejor película extranjera de este año, Drive my car. Aunque cabe decir, que esta última, aunque más larga, alcanza el alma de los personajes con mayor precisión e intensidad respecto a la película finlandesa.

Compartimento Nº 6
Copyright La Aventura Audiovisual

Destripando estereotipos

Si para algo sirve un viaje es para adquirir una visión antes desconocida. En ese aspecto, Juho Kuosmanen presenta a un personaje, el compañero de compartimento, que en seguida (tanto por la protagonista como por el espectador) será prejuzgado. Puede que incluso mas allá del ecuador de la película, no modifiquemos del todo nuestra primera impresión de ese extraño ser que acompaña a la enamorada de los petroglifos. Y es natural, ¿Cuánto hace falta para atravesar la capa, a veces demasiado gruesa, en la que se escuda cada ser humano?

Pero ese momento llega, el personaje adquiere profundidad en tan solo un par de gestos, su dolor atraviesa la pantalla y la acción se dirige como un río desbocado hacia ese abrazo infinito. Las lágrimas recorren su camino de carne, el agua choca contra la ventanilla del vagón y las luces de la vía atraviesan el espacio para conseguir un ambiente cálido en el que los dos personajes se aceptan a sí mismos.

Seidi Haarla, Yuriy Borisov
Copyright La Aventura Audiovisual

El objetivo es el camino

Desde el título se augura una mayor importancia en el desarrollo del viaje. El destino, encarnado por esa ansia de visitar los petroglifos, no es más que una excusa para el desarrollo de la travesía. La luz del sol, reflejada por la nieve, impacta contra el cristal. La protagonista acerca sus ojos, se deja acariciar por el calor, buscando una belleza que recuerda a ese Zhivago, desesperado en busca de la verdadera poesía.

En un momento dado la cámara avanza junto al tren, dejando atrás una estación y sus luces. Es entonces cuando la niebla se espesa y el vagón, junto a sus ocupantes, desaparecen en un recorrido que los unirá hasta el final. La fotografía de Compartimento Nº 6 huele a esos carretes analógicos que retienen mas historia que la llegada a un sitio desconocido. No es difícil imaginar que nuestros protagonistas guarden un recuerdo sesgado de ese viaje porque, al final, los sentimientos dominan la memoria de cualquier experiencia.

Compartimento Nº 6
Copyright La Aventura Audiovisual

Conclusión de 'Compartimento Nº 6'

Si bien la primera parte de Compartimento Nº 6 adolece de un ritmo que parece no tener ganancia en el espectador, solo hay que tener paciencia. Al final la espera es recompensada, conseguimos atravesar la máscara de los protagonistas y llegar directos al corazón. Entender los sentimientos sin necesidad de palabras, eso, está al alcance de pocas películas. Y si se quieren usar palabras, puede que ningún insulto este más cerca del amor: Haista Vittu.

Reportaje de Compartimento Nº 6 en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7 / 10
70 %
Artículo anterior"Patti Smith: Electric Poet": Las muchas vidas de Patti Smith
Artículo siguiente"Violeta al fin". Disfrutando libre más allá de los setenta años
Desde que tengo uso de memoria el cine ha llenado una parte de mi vida. En el momento en que ese consumo de películas se unió a una ansia desaforada por saber más del séptimo arte, mis pensamientos y opiniones de cada película fueron acumulándose en mi cerebro hasta encontrar en la crítica la manera de desahogar un sistema nervioso que exige más espacio para las nuevas películas que están por llegar.
Si bien la primera parte de Compartimento Nº 6 adolece de un ritmo que parece no tener ganancia en el espectador, solo hay que tener paciencia. Al final la espera es recompensada, conseguimos atravesar la máscara de los protagonistas y llegar directos al corazón. Entender los sentimientos sin necesidad de palabras, eso, está al alcance de pocas películas. Y si se quieren usar palabras, puede que ningún insulto este más cerca del amor que: Haista Vittu.compartimento-no-6-pelicula-critica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí