La serie danesa Darkness: La huella del crimen, es un nuevo ejemplo del fecundo e interesantísimo estilo del thriller nórdico. Su origen habría que buscarlo en la anterior Those who kill (2011), de la cual es un spin off, y que obtuvo cierta resonancia internacional. Viaplay, una plataforma escandinava de streaming, ha comprado los derechos para producir este nuevo proyecto. Durante ocho episodios de unos 45 minutos de duración nos veremos inmersos en una intensa intriga criminal situada en los suburbios de Cophenague. En España se podrá ver a través de la plataforma Filmin desde el 3 de Marzo.



Darkness La huella del crimen

Crítica de Darkness La huella del crimen

Ficha Técnica

Título: Darkness La huella del crimen
Título original: Den som dræber – Fanget af mørket

Reparto:
Kenneth M. Christensen (Jan Michelsen)
Natalie Madueño (Louise Bergstein)
Signe Egholm Olsen (Stine Velin)
Mads Riisom (Anders Kjeldsen)
Peter Mygind (Møller Thomsen ‘MT’)

Año: 2019
Duración: 45 min.
País: Dinamarca
Director: Carsten Myllerup
Guion: Ina Bruhn, Per Daumiller, Tine Krull Petersen, Iben Albinus Sabroe
Fotografía: Eric Kress
Música: Jeppe Kaas
Género: Thriller. Crímen
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Darkness La huella del crimen

Sinopsis

La desaparición de una adolescente sirve de motor de arranque de este oscuro thriller criminal que nos sumerge en los recovecos más oscuros y extremos de la mente humana. Spin-off de la exitosa «Those Who Kill» (2011) que puede disfrutarse sin saber nada de la serie original.

El detective Jan Michelsen está investigando la desaparición de Julie, una joven de 17 años cuyo rastro se perdió de noche en Greve, un suburbio de Copenhague.  Tras medio año de trabajo, Jan es el único que cree que la chica sigue viva. Haber encontrado un caso sin resolver similar, en el que una adolescente llamada Natasha desapareció de camino a casa tras una fiesta, le lleva a pensar que hay un asesino en serie detrás de los dos sucesos. Junto a la criminóloga Louise Bergstein se adentrará en una investigación repleta de contradicciones y detalles escabrosos. (Filmin)



Las brumas del norte

A poco que sigamos la producción audiovisual nórdica nos damos cuenta de la gran cantidad de thrillers que nos llegan desde allí en forma de películas o series. Uno de los hitos televisivos de estas latitudes fue la exitosa serie danesa Forbrydelsen (The Killing, en su nombre internacional), que en 2007 sorprendió a propios y extraños con una intriga a la escandinavaDentro de Dinamarca también podemos mencionar Los casos del Departamento Q, o Those who kill (2011). El origen de Darkness. Huelga la decir la influencia literaria de  escritores, a modo de ejemplo, como los suecos Stieg Larsson y Henning Mankell o el noruego Jo Nesbø.

Darkness: La huella del crimen se beneficia de una característica común de casi todas las producciones escandinavas: la sugestiva ambientación de los países del norte. Abundan los planos nocturnos y sombríos, plasmados por una excelente fotografía, que para el género que estamos tratando son un marco inmejorable. Así pues, el primer punto a favor de Darkness es la magnífica y brumosa ambientación, ideal para aumentar la sensación de inquietud y albergar tenebrosos crímenes. La serie, no obstante, aporta algo más de su cosecha: el paisaje urbano tiene un matiz suburbial que hace que la sensación de incomodidad sea aún mayor. Y es que, como veremos, Darkness no tiene ningún miedo en adentrarse en la faceta más oscura del ser humano.

Darkness La huella del crimen
© Miso Film

Los vértices de la historia

En Greve, un suburbio de Copenhague, se produce la desaparición de Julie (Alvilda Lyneborg Lassen), una adolescente de diecisiete años. Tras seis meses de investigación toda pesquisa ha resultado infructuosa y solamente el policía Jan Michelsen (Kenneth M. Christensen) tiene fe en que en que la chica siga viva. Jan se encuentra con un caso sin resolver de hace diez años que presenta enormes coincidencias, de modo que con ayuda de la criminóloga Louise Bergstein (Natalie Madueño, de ascendencia española) comienzan una investigación que se irá enmarañando hasta niveles sórdidos más allá de lo imaginable.

La narración de Darkness se apoya en la focalización en varios puntos clave. De un lado tenemos las pesquisas propiamente policiales de Jan y Louise. De otro, el bagaje personal de los investigadores, cuyas ramificaciones emocionales acabarán afectando al caso. Y, cosa algo insólita, también se nos cuenta el tic tac de una angustiosa cuenta atrás. No es spoiler que lo digamos, desde el primer episodio se muestra que Julie está viva y, por lo tanto, hay esperar que la investigación sea lo suficientemente rápida para salvar su vida. Además, pronto se añade el rapto de otra joven, Emma Holst (Tessa Hoder) en idénticas circunstancias. Ambas aparecen recluidas a la espera de rescate. Lo realmente peculiar es que nosotros sí conocemos la cara del captor. Se produce un efecto similar al de El silencio de los corderos, donde desde el inicio conocemos el rostro de Buffalo Bill, el psicópata.

Den som dræber
© Miso Film

Todo está en la mente

El perfil y el progresivo dibujo psicológico que se va haciendo de los personajes, y sobre todo del captor, es básico para entender el desarrollo de Darkness. En este aspecto recoge la aproximación al crimen que hace Mindhunter, si bien el desarrollo es muy distinto. Nuestro psicópata en cuestión es Anders Kjeldsen (Mads Riisom), cuya mente se nos desgrana de dos modos: mediante una serie de flashbacks relativamente esclarecedores y mediante los conocimientos de criminalística de Louise. Hay un personaje adicional, Stine Velin (Signe Egholm Olsen) , que parece compartir vida con Anders y cuyo concurso en la serie también será importante. Se trata de una mujer aparentemente sumisa que parece sufrir y encubrir los actos del asesino.

Los propios investigadores, Jan y Louise, tienen sus propios problemas emocionales. Jan está pasando por un momento difícil debido a su divorcio, y su malestar interno hará de él una persona hosca, lacónica y de difícil trato. Louise estuvo colaborando con la policía inglesa varios años hasta que un incidente, que ella guarda celosamente en secreto, le hizo renunciar. La relación entre ellos será inicialmente fría, cuando no abiertamente hostil, evolucionando después de una forma algo previsible. El hecho de que sean personajes que oscilen entre el hermetismo y la aspereza quizá nos retraiga de sentir cierta «simpatía» por ellos, pero su trazo gana en verismo. No se trata de dos superpolicías ingeniosos o dotados de habilidades físicas que rayan en los superpoderes. Son dos investigadores normales, a pie de calle, que tratan de hacer bien su trabajo y remendar sus propias costuras.

Den som dræber
© per arnesen y © Miso Film

Una historia contemporánea

Darkness: La huella del crimen se sirve de una historia que conecta con algunos miedos contemporáneos. Sirva de ejemplo la primera imagen de la serie. El rapto de una adolescente que es, casi literalmente, engullida por la oscuridad. Esta situación nos es penosamente familiar porque la hemos visto repetidamente en los informativos. Ese aspecto concreto de que una chica no pueda adentrarse sola en determinados lugares sin sentir una honda sensación de miedo es algo que hace que notemos que las balas pasan cerca.

Aun así, en el devenir de la historia, Darkness da una pirueta importante en capítulo cuatro donde varias de las suposiciones que teníamos hechas virarán en una desconcertante dirección. Quizá esa sea el mayor obstáculo del guion, el cambio repentino y quizá demasiado casual en las circunstancias y actuaciones de los personajes. Por lo demás, a la trama no le sobra ni le falta nada importante, es lo suficientemente atrapante como para tenernos en vilo durante los ochos episodios y para fascinarnos y asquearnos de los vericuetos de la mente humana.

Darkness La huella del crimen
© Miso Film y © per arnesen

Conclusión de ‘Darkness La huella del crimen’

Darkness mantiene el alto nivel de las producciones nórdicas de tipo policíaco. Posee una factura de una elegancia sórdida e inquietante, giros en la trama, y una sensación constante de amenaza. También se trata de una intensa cuenta atrás para salvar una vida. El ritmo no abusa de la acción pero aun así Darkness se las apaña para ser adictiva y ágil. Un viaje a las tinieblas de la mente, tan fascinante como tenebroso.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí