El pasado 5 de noviembre fue el estreno de De sexual e idad, ópera prima de Paula Gironi, además de primera producción de la compañía Incierta Incertidumbre. Este proyecto pone sobre la mesa la sexualidad desde diferentes ámbitos, desde el abuso, la esclavitud corporal hasta la belleza y la libertad sexual. Para ello, ha contado con un reparto formado por Sáhara Peña, Micaela Portillo, Raquel Fuentes y la propia Gironi. Con entradas agotadas en todas sus funciones representadas, se puede disfrutar hasta el 26 de noviembre en La Sala.



Estreno De sexual e idad

Crítica de 'De sexual e idad'

Ficha Técnica

Título: De sexual e idad
Título original: De sexual e idad

Reparto:
Raquel Fuentes
Sáhara Peña
Micaela Portillo
Paula Gironi

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Paula Gironi
Dramaturgia: Paula Gironi
Ayudante dirección: Daniel Guerro
Escenografía y vestuario:
Incierta Incertidumbre
Diseño iluminación:
Andrea Rubio
Diseño audiovisual/sonido:
Paula Gironi, Daniel Guerro y Micaela Portillo
Cartelería:
Laura Lúa
Diseño Gráfico:
Sáhara Peña
Fotografía:
Irene Gómez Miralles
Producción: Incierta Incertidumbre

Tráiler de 'De sexual e idad' 

Sinopsis de 'De sexual e idad'

De sexual e idad nos presenta a cuatro mujeres que se sumergen en el mundo de la sexualidad dando voz y cuerpo a experiencias silenciadas. Cuatro mujeres dirigen su mirada hacia el abuso, el disfrute, los cánones de belleza y el porno cuestionando e interpelando nuestra propia relación con ellos.

Sexo. Cuatro mujeres y sexo. Experiencias reales. Silencio, abuso, complejos y deseo y sexo. Porno y sexo. Cuatro actrices y sexo. Sexo, sexo sexo, sexo? (LA SALA). 



De sexual e idad
Foto de Incierta Incertidumbre

El sentido amplio de la palabra

Paula Gironi realiza su ópera prima bajo el nombre de De sexual e idad, un proyecto que aborda la sexualidad desde diferentes ópticas: desde la más carnal, cercana al sexo y lo relativo a ello, hasta lo más abstracto como la percepción que se tiene sobre el cuerpo de uno mismo o el abuso. Además, para ello ha combinado distintos lenguajes dramáticos, permitiéndole expandir el imaginario del tema a abordar en algo más diverso. Una de sus mayores bazas es que expone unas vivencias que parten de la realidad, de la sinceridad más cruda, pudiendo emocionar o impactar a los espectadores en varias ocasiones. Asimismo, realiza un retrato sin tapujos sobre la complejidad de la sexualidad femenina, no quedándose en la superficie, sino adentrándose hasta el final para denunciar una situación que todavía sigue siendo tabú.

Como si fueran diferentes episodios, se va formando la autopsia del contraste entre la libertad sexual y la esclavitud de la definición y la educación sexual, o carencia de ésta, formando una dicotomía muy enriquecedora. Por otra parte, hay que mencionar que bebe en algunas ocasiones del propio teatro documental, exponiendo sin aditivos distintas confesiones que exploran cómo percibe o se define incluso uno mismo ante una estructura enfermiza, que todavía sigue anclada en un comportamiento tóxico. Únicamente, todo este material podría organizarse de manera que hubiera una cohesión más fluida, evitando que se pueda sentir en ocasiones como que es una batiburrillo de temáticas relacionadas con la sexualidad, pero sin una conexión directa entre ellas. A pesar de ello, el mensaje es claro y cumple con su cometido: denunciar las carencias que todavía se tiene ante la formación personal del ámbito sexo-afectivo.

La Sala
Foto de Incierta Incertidumbre

Cuatro mujeres frente a la sexualidad

La propia Gironi se une al elenco actoral de De sexual e idad, junto a Raquel Fuentes, Sáhara Peña y Micaela Portillo. En primer lugar, Sáhara Peña desprende una fuerza y una naturalidad escénica, que atrapa desde el primer minuto. Tiene una expresividad muy orgánica, que logra que los diferentes estados por los que transita durante la obra lleguen a buen puerto y el espectador pueda conectar fácilmente con ella. Además, se adereza con un carisma especial, se percibe un brillo que atrapa a los asistentes. Después, Raquel Fuentes realiza un trabajo muy personal, protagonizando una de las escenas más duras de la obra. Comprometida, emana de ella una sensibilidad perfecta para la pieza. No obstante, podría presentar más seguridad sobre las tablas, aunque ello no resta la humanidad que transmite en cada una de sus acciones.

Micaela Portillo comienza su labor como una especie de musa observadora, en un plano secundario, dando paso a sus compañeras. Aun así, no desconecta de lo que sucede en escena, sino que acompaña en dicha observación con una estupenda labor expresiva. A continuación, se mete de lleno en la acción, con una ejecución de movimiento perfecta. También hay que aplaudir que haya mucha verdad en su interpretación, junto a dicción pertinente y un juego con la voz muy bien ejecutado. Por último, Paula Gironi conoce a la perfección lo que desea mostrar a los espectadores y se ve cómo aporta al trabajo grupal. Como detalle, hay momentos en los que parece que se mantiene en una actuación algo más lineal, donde se echan en falta más matices expresivamente. En conclusión, el conjunto triunfa como un órgano sinérgico, viéndose la química entre ellas.

La Sala
Foto de Incierta Incertidumbre

El debate sobre la mesa

Una de las características más definitorias de De sexual e idad es la conjunción de distintos lenguajes artísticos para ir definiendo las distintas partes de la sexualidad. En primer lugar, se dibuja una escenografía minimalista, donde realmente no hay una construcción espacial, sino que permite que sea un lienzo en blanco que se irá coloreando con cada parte. Una decisión acertada, dado que haber colocado elementos escenográficos más fijos hubiera dificultad esa facilidad de poder cambiar de contexto artístico. Por tanto, se apoya sobre todo en el movimiento de los cuerpos, una coreografía de las actrices que propone una experiencia de ritual. Así logran causar desconcierto entre los asistentes, una de las intenciones de la compañía, por lo que consiguen lo que buscan. La técnica de movimiento estéticamente conjuga a la perfección con el simbolismo que hay en la obra.

Por otro lado, entre las disciplinas artísticas que forman este retrato multifacético, sobresale la performance, llegando a su colofón en la escena donde el film transparente adquiere un significado desgarrador. Hay partes menos intensas, las cuales se agradecen, como el baile con las pelucas, permitiendo respirar al público y no mantenerlo en vilo durante toda la pieza. La energía que se forma sobre el escenario es consistente, lo que muestra las bases sólidas de este proyecto artístico y cuáles son sus signos fundamentales en la construcción de la identidad de la pieza. Como comentario a mejorar, al presentarse tantos estilos de teatro diferentes, hay momentos en los que se puede llegar a desconectar al no poder responder ante tantos estímulos. Podría ser interesante condensar o agrupar algunas partes en una disciplina, permitiéndole lucirse más.

De sexual e idad
Foto de Incierta Incertidumbre

Conclusión

De sexual e idad es valiente, poniendo sobre la mesa la sexualidad y señalando las carencias que todavía se viven en sociedad. El mensaje es claro, no hay divagaciones y Paula Gironi cumple con lo que desea transmitir y deja claro lo que quiere poner sobre la mesa. Por tanto, su dramaturgia tiene una base llena de verdad, impactante en varias ocasiones, destacando sobre todo su humanidad. Únicamente, al igual que la puesta en escena, navega por tantos estilos artísticos, que podría perderse ante tantos estímulos. Después, el elenco actoral realiza una labor muy comprometida, viéndose en ellas un trabajo en conjunto muy interesante. Una ópera prima muy potente, que se envuelve en denuncia social, dejando un poso reflexivo entre los espectadores de alto nivel.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8 / 10
80 %
Artículo anteriorLa temporada 2 de "Cara a cara" llega a Filmin el 22 de noviembre
Artículo siguiente"Abrázame fuerte": La mujer que nunca estuvo allí
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
de-sexual-e-idad-critica-teatroValiente, poniendo sobre la mesa la sexualidad y señalando las carencias que todavía se viven en sociedad. El mensaje es claro, no hay divagaciones y Paula Gironi cumple con lo que desea transmitir y deja claro lo que quiere poner sobre la mesa. Por tanto, su dramaturgia tiene una base llena de verdad, impactante en varias ocasiones, destacando sobre todo su humanidad. El elenco actoral realiza una labor muy comprometida, viéndose en ellas un trabajo en conjunto muy interesante. Una ópera prima muy potente, que se envuelve en denuncia social, dejando un poso reflexivo entre los espectadores de alto nivel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí