Despidiendo a Yang es una película dramática de ciencia ficción basada en uno de los cuentos del libro “Children of the New World” de Alexander Weinstein. El largometraje explora las relaciones humanas y la pérdida a través de la metafísica de los androides. Dirigida y escrita por Kogonada (Columbus y Roma), la cinta muestra las facetas cinematográficas más minimalistas y filosóficas del director. Además, el reparto cuenta con caras conocidas como Colin Farrell, Jodie Turner-Smith, Justin H.Min o Haley Lu Richardson. Estreno en Prime Video el 8 de octubre.



Despidiendo a Yang película

Crítica de 'Despidiendo a Yang'

Ficha Técnica

Título: Despidiendo a Yang
Título original: After Yang

Reparto:
Justin H.Min (Yang)
Jodie Turner-Smith (Kyra)
Colin Farrell (Jake)
Malea Emma Tjandrawidjaja (Mika)
Haley Lu Richardson (Ada)
Sarita Choudbury (Cleo)
Clifton Collins Jr. (George)
Ritchie Coster (Russ)

Año: 2021
Duración: 101 min.
País: Estados Unidos
Director: Kogonada
Guion: Kogonada
Fotografía: Benjamin Loeb
Música: Aska Matsumiya
Género: Drama Ciencia Ficción
Distribuidor: Diamond Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Despidiendo a Yang'

Sinopsis

Cuando su querido androide llamado Yang, al que consideran un miembro más de su familia, se estropea inesperadamente, Jake (Colin Farrell) busca una manera de repararlo. En el proceso, Jake descubre la vida que ha ido pasando frente a él, reconectándose con su esposa (Jodie Turner-Smith) y su hija (Haley Lu Richardson). (Diamond Films)

Dónde se puede ver la película en streaming



El minimalismo filosófico de Kogonada

Kogonada es un director de mirada filosófica, explorando la psicología humana y todas sus facetas. Sus películas son de rasgos minimalistas, sin una puesta en escena desbordante, más bien sencilla y cotidiana. Brinda a sus personajes una tensión ambigua, una tranquilidad que en ocasiones pone de los nervios. Sin dramatizar las emociones, Kogonada utiliza la monotonía del día a día para hacer avanzar sus historias.

Columbus es también una de sus obras más filosóficas, una película independiente donde todos estos rasgos del director se ponen en marcha. Kogonada es estadounidense, pero de descendencia coreana, algo que influye en sus historias. En Despidiendo a Yang, la descendencia y procedencia juegan un papel muy importante en los personajes.

Despidiendo a Yang tiene una estética muy personal con una fotografía minimalista. La película ocurre en un mundo futurista donde los androides, los clones y la tecnología avanzada forman parte de la vida de los humanos. Esa ambientación del futuro está perfectamente mezclada con la realidad, sin florituras tecnológicas ni exageradas. El uso de la cámara estática y los primeros planos permite que nos centremos solamente en los protagonistas, sin mostrar o dar demasiada importancia al mundo en el que viven. Y aunque todos esos componentes están utilizados con mucha destreza, puede dar una sensación demasiado monótona durante todo el largometraje. Esa falta de emoción y ese ritmo más bien lento, puede cometer el error de aburrir.

Despidiendo a Yang película

El luto en tiempos futuristas

Yang es un androide prácticamente humanizado, encargado de cuidar y mantener la procedencia china de Mika, la hija de Jake y Kyra. Está programado como si de Siri se tratase, para poder responder y explicar toda clase de información sobre China, para que Mika pueda sentirse vinculada a sus raíces. Pero cuando un error en sus circuitos lo obligan a apagarse, la familia se encuentra con el conflicto humano de la pérdida. Puede que Yang fuese un androide, pero para Mika era su哥哥(Gēge), su hermano mayor y parte de la familia.

En Despidiendo a Yang, los androides tienen un papel más bien servicial, puedes comprarlos para se encarguen de distintas funciones, así como Yang hace de hermano. Son una herramienta más al servicio de los humanos y una vez se estropea, puedes tirarlo o reemplazarlo. Ese es el conflicto que nos presenta la película, qué tienen de especial los humanos, por qué les resulta tan fácil deshacerse de las cosas sin pararse a pensar en los sentimientos y recuerdos que guardan.

La película nos presenta la pérdida de un hermano, de un hijo, de un amigo y amante, y la vida que hay detrás de ese dolor. Además, fiel al género de ciencia ficción, la historia también nos muestra la obsesión humana por jugar a ser Dios, creando vida artificial sin pararse a pensar en lo que eso implica para ellos. El largometraje es relativamente corto, y puede que no profundice demasiado en ciertos aspectos, quedando quizá una historia plana y falta de emoción. Es Mika la que con su niñez e inocencia siente y expresa esa pérdida con más sentimiento.

Colin Farrell, Jodie Turner-Smith,

Personajes distantes

Despidiendo a Yang nos propone un futuro muy integrado, donde distintas culturas viven en familia. Las raíces asiáticas están claramente integradas tanto en los personajes como en la ambientación y decoración. Los personajes dan mucha importancia a las raíces de su hija, tanta que decidieron comprar a Yang para que Mika no perdiera sus lazos con China. Pero hay una conexión de Yang hacia con la familia entera que va más allá de ser el hermano androide de Mika. Yang es la mirada a lo que realmente importa, su perdida representa un nuevo comienzo, una unión que estaba perdida.

Esta historia nos muestra una familia separada, una familia con rencores, atrapada en la rutina que los mantiene separados, física y emocionalmente. Personalmente, me ha faltado ritmo en los personajes, esa explosión de emociones que dejara ver con más claridad ese luto. Todo es demasiado frío, con diálogos un tanto planos a excepción de algunas conversaciones. Esa filosofía que envuelve a la historia se vuelve un poco exasperante cuando los personajes no son claros o directos con lo que sienten.

Despidiendo a Yang película

Conclusión de 'Despidiendo a Yang'

Despidiendo a Yang es una película de cine filosófico y existencial. Es un retrato de la pérdida y la vida. Con una dirección elegante y suave, y una fotografía minimalista, la película nos lleva a un futuro de ciencia ficción donde los androides conviven con los humanos, encontrando el sentido de su existencia. Un drama emotivo, aunque un tanto sencillo y monótono, que nos habla de las despedidas y la familia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6,5 / 10
65 %
Artículo anterior"Historias para no dormir": la temporada 2 llega a Prime Video el 28 de octubre
Artículo siguiente"Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer": un true crime necesario
Gemma es una redactora, editora de mesa y guionista de Barcelona. Trabaja como autónoma – mientras se tira de los pelos, pero con ilusión – para clientes particulares, profesionales y medios. Está especializada en escritura de guiones; tiene un Máster en Guion de Ficción para Cine y TV. Su escritura está enfocada mayoritariamente a servicios artísticos como contenidos Literarios, Audiovisuales o Comics, pero también trabaja redactando contenido web y para blogs.
despidiendo-a-yang-pelicula-critica-prime-videoDespidiendo a Yang es una película de cine filosófico y existencial. Es un retrato de la pérdida y la vida. Con una dirección elegante y suave, y una fotografía minimalista, la película nos lleva a un futuro de ciencia ficción donde los androides conviven con los humanos, encontrando el sentido de su existencia. Un drama emotivo, aunque un tanto sencillo y monótono, que nos habla de las despedidas y la familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí