El beso se trata de una tragicomedia existencial. Una emotiva obra sobre variados aspectos de la vida y de la muerte. Representada en el bonito Teatro Cervantes de Málaga, con motivo de la 39ª edición del Festival de Teatro de la mencionada ciudad.

Protagonizada por Isabel Ordaz (Aquí no hay quien viva) y Santiago Molero (Águila Roja), dan vida a dos desconocidos que se encuentran en un bucólico paraje de los Países Bajos. Los ágiles diálogos, escritos por el holandés Ger Thijs y traducidos por Ronald Brouwer, invitan a reflexionar sobre el sentido de la vida. De la supervivencia, del amor y la seducción de dos personas que se atraen y repelen al mismo tiempo.

Dirigida por la brillante María Ruiz, dramaturga y pedagoga, considera que es su responsabilidad elegir a los actores, en quienes recae el peso del éxito de una puesta en escena. Por ello presta considerable atención a la forma de interpretar de cada uno de ellos.

Sobre un sencillo escenario ondulado, representando una suave colina de las que existen en la provincia de Limburgo, donde creció el autor; unas ramas desnudas de hojas porque ya es otoño y el relajante sonido del canto de pajarillos, es suficiente para imaginar el tranquilo y bonito lugar.



El beso

Crítica de 'El beso'

Ficha Técnica

Título: El beso
Título original: De Kus

Reparto:
Isabel Ordaz
Santiago Molero

Duración: 85 min. apróx.
Dirección: María Ruiz
Traducción: Ronald Brouwer
Texto: Ger Thijs
Diseño de escenografía:
Elisa Sanz
Diseño de iluminación:
Felipe Ramos
Vestuario: Sofía Nieto (Carmen 17)
Diseño de espacio sonoro: Augusto Guzmán
Diseño cartel: Daniel Vilaplana
Fotos cartel: Coral Ortiz
Dirección de producción: Eva Paniagua y Javier Moncada
Meritorio de dirección y producción: Juan Francisco García
Producción: Teatro Español, Narea Producciones y Producciones Come y Calla

Tráiler de 'El beso' 

Sinopsis de 'El beso'

El beso nos lleva a un paisaje de montaña. Los Países Bajos. En Europa. Dos personas ascienden un sendero. Un hombre, una mujer, la naturaleza. Ella va en busca de unos resultados clínicos al hospital de su comarca. Él, supuestamente, pasea en busca de inspiración. Los dos caminan sin saber que van a encontrarse, es el azar, lo fortuito del destino, el que decide su encuentro en esa fase de la vida en la que los sueños empiezan a caer o el amor se vuelve más agrio, en donde el éxito y el fracaso ya no son una cuestión social sino íntima. ¿Estamos solos? ¿Nos seguimos deseando a pesar de las heridas? ¿Qué significa morirse?

El autor, Ger Thijs, construye un texto de agilísimos diálogos, plenos de cinismo y humanidad, donde el humor se vuelve supervivencia, seducción y curiosidad por el otro. Dos desconocidos a los que la vida, siempre obscenamente viva, propone caminar juntos durante un trecho. Ella y él son invitados a mirarse, a apoyarse el uno en el otro. Pero ¿acaso sabemos nunca quién es el otro? ¿Un loco, un asesino, un ángel? Y aun así, el otro puede significar la salvación de un beso, de un oído atento, en cualquier caso siempre una referencia existencial y necesaria.

La propuesta se plantea feroz y delicada y la acción siempre marcha alrededor de ese hueco que el universo parece querer hacernos para que nosotros también existamos, como en una de las pinturas de Caspar David Friedrich y, sobre todo, con una extrema sinceridad emocional y vital que a todos nos incumbe. Un teatro desnudo donde se muestra lo excepcional dentro de lo cotidiano, las heridas que arrastramos y la esperanza de que, en el amor, siempre podemos volver a empezar. (TEATRO ESPAÑOL). 



El beso
Foto de Roberto Carmona

Un canto a la vida

Nada mejor que estar rodeado de la sabia y extraordinaria naturaleza para pensar y aclarar las ideas. También para superar los miedos, ¿por qué no?

Precisamente, en El beso, es lo que une a estos dos desconocidos. Caminar, respirar aire puro, contemplar vistas hermosas y dejarse llevar por los sentidos, aunque los motivos que les ha llevado hasta allí sean diferentes.

La inevitable atracción que surge entre un hombre y una mujer, sirve de pretexto para repasar los aciertos y errores que se han cometido hasta el inicio del ocaso. Cuál es el papel que desempeñamos en la vida de nuestra familia, de nuestros amigos.

La preocupación de la enfermedad, la importancia de la salud, el sentirse un fracasado o por el contrario, orgulloso al creer haber triunfado, aun a costa de sentirse vacío. Sufrir la indiferencia de tus seres más queridos, a los que les has dado la vida, como a los hijos.

Teatro Español
Foto de Roberto Carmona

Y el miedo a la muerte

En realidad, a la protagonista femenina no le da miedo la muerte, sino el deterioro físico, el calvario de los tratamientos para alargar la agonía. Mientras que el hombre adopta esa postura agresiva de querer matar a todo aquel que le incomoda, le hace daño o aborrece.

Ninguna de ambas posturas nos son desconocidas al ser humano. La incertidumbre de si se está haciendo lo correcto, o si por el contrario pesan demasiado todos los sacrificios que se han hecho.

Sin embargo, no crean que en El beso perdura el dramatismo, más bien el humor y la poesía, sí, la poesía que contiene toda pena o tristeza. Agazapada y silenciosa, pero que otorga belleza y alegra el alma. Sentir que todo ha valido la pena, todo ha tenido un motivo y nos ha ayudado a crecer.

El pecho desnudo de la protagonista, objeto de deseo y de sustento a la vez, es irresistible para no acariciarlo. Besarlo. ¿Acaso una mujer con una rosada cicatriz, sustituyendo al atributo femenino, sigue sintiéndose una mujer completa?

Teatro Español
Foto de Roberto Carmona

Un Festival muy atractivo

El beso es una de las 75 funciones de los 49 montajes organizados de este encuentro que se desarrollará en dos etapas y que cuenta con la colaboración de la Fundación "La Caixa". La primera será entre el 7 de enero y el 14 de febrero, la segunda del 1 al 14 de mayo.

Participarán famosas compañías y renombrados intérpretes de la talla de Les Luthiers, Joglars, La Zaranda, Aitana Sánchez-Gijón, Imanol Arias, Carlos Hipólito, Belén Cuesta, Emilio Gutiérrez Caba, Petra Martinez y un largo etcétera más.

También habrá actividades, baile, circo, humor, para toda la familia, incluido los más pequeños de la casa. Bajo el nombre de El Festival de Teatro...en tu zona, llegará a todos los distritos de la ciudad los fines de semana hasta el 12 de febrero.

Cabe resaltar que esta edición de 2022 presta especial atención al papel de la mujer como creadora escénica. Para ello se dedica el programa Teatro en Femenino, fruto de la colaboración de el Área de Cultura de Málaga y el Área de Igualdad de Oportunidades.

El beso
Foto de Roberto Carmona

Conclusión

Una interesante obra de cuyos personajes resulta fácil identificarse con ellos. Con sus luces y sus sombras, como todos tenemos, pero que intentamos ocultar. Magistrales interpretaciones de ambos actores: Isabel Ordaz y Santiago Molero.

El beso se trata de un hermoso paseo por la naturaleza, una pequeña aventura donde dos desconocidos aprovecharán ese anonimato para revelarse sus más recónditas miserias. La necesidad de desahogarse ante un extraño, sin el temor de ser juzgado puesto que no se conocen y, además, da igual, no es relevante.

El recelo inicial se transforma en confianza. Fresca y dinámica, muy apropiada para estos tiempos de pandemia en los que se echa de menos salir de casa. Un soplo de libertad, un motivo para olvidar la incertidumbre que nos rodea.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anteriorJuan Carlos Rubio: "Hablar de la vida es fundamental, hay que resolver preguntas y, quizás, el escenario es el lugar perfecto"
Artículo siguiente"El Gulag", un espectáculo de humor político, revolucionario y rompedor, llega a Teatro del Barrio el 19 de enero
Tras una gran parte de mi vida viajando por Europa y ejerciendo de Guía Turística, considero que ha llegado el momento de contar otras historias. He publicado dos novelas tituladas "Más que palabras" y "Al otro lado del tiempo", escribiendo la cuarta en la actualidad y preparándome para Guionista Literario. Sólo podemos elegir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado...y no es infinito, por eso, procuro aprovechar todas las oportunidades que se presenten.
Una interesante obra de cuyos personajes resulta fácil identificarse con ellos. Con sus luces y sus sombras, como todos tenemos, pero que intentamos ocultar. Magistrales interpretaciones de ambos actores: Isabel Ordaz y Santiago Molero. Se trata de un hermoso paseo por la naturaleza, una pequeña aventura donde dos desconocidos aprovecharán ese anonimato para revelarse sus más recónditas miserias. El recelo inicial se transforma en confianza. Fresca y dinámica, muy apropiada para estos tiempos de pandemia en los que se echa de menos salir de casa. Un soplo de libertad, un motivo para olvidar la incertidumbre que nos rodea.el-beso-critica-teatro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí