Bambú Producciones regresa al género del «true crime» con uno de los estrenos más esperados del período estival: El caso Alcàsser. La productora de Ramón Campos lleva a examen uno de los casos más controvertidos de la historia negra de España: el brutal asesinato de Toñi, Desirée y Miriam. A través de un repaso de los acontecimientos, bajo la dirección de León Siminiani, desengrana y desmonta el mito popular construido alrededor de estas jóvenes desaparecidas. La crítica especializada ha alabado el trabajo del equipo de Campos y se consagra en este tipo de género documental. Estreno en Netflix el 14 de junio.



El caso Alcàsser

El caso Alcàsser

Ficha Técnica de El caso Alcàsser

Título: El caso Alcàsser
Título original: El caso Alcàsser

Año: 2019
Duración: 60 min. por episodio
País: España
Creadores: Elías León Siminiani y Ramón Campos
Género: Documental
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de El caso Alcàsser

Sinopsis

Tres chicas de Alcàsser desaparecen de camino a una discoteca. Poco después, la búsqueda salta a los titulares nacionales y se convierte en un caso mediático. (NETFLIX).



El caso Alcàsser
Foto de Netflix

El nacimiento de la telebasura

Para la televisión española, El caso Alcàsser fue un antes y un después, marcando un hito en la pequeña pantalla que todavía hoy tiene repercusión. Durante sus cinco episodios, realiza un seguimiento punto por punto de los trágicos acontecimientos ocurridos aquel 13 de noviembre de 1992. La desaparición de las niñas se convertiría en un asunto nacional. El “true crime” de Bambú Producciones arroja las hipótesis que han ido narrándose a lo largo de estos años, pero al igual que hizo con “Lo que esconde la verdad: El caso Asunta”, no toma partido en ningún momento. Se mantiene alejado del exhibicionismo dramático y el sensacionalismo morboso, para dar datos concisos y dejar que el espectador sea el que saque sus propias conclusiones. No juega al despiste, no expone teorías de la conspiración sin fundamento, sino que crea una red de datos, hechos y reconstrucciones que lleva a una investigación imparcial.

La intención del documental en ningún momento es decirle al público lo que debe pensar, sino que va más allá. Hace un análisis de la influencia social, política y emocional que supuso para los españoles el caso de la desaparición y hace un crítica social mordaz. Recrea a la perfección con documentos visuales, el tratamiento del caso en los medios de comunicación, con imágenes y declaraciones y lleva a examen la ética profesional del periodismo. En tiempos donde los reportajes de investigación han cobrado fuerza, es importante poner sobre la mesa la innecesaria utilización del dolor como procedimiento de ganar audiencia. Un proyecto necesario a nivel informativo, que permite que el público sea consciente y sepa diferenciar entre el derecho a la información y la morbosidad del calvario humano. Una profesionalidad que ya demostró en su primer proyecto, que supera con creces.

El caso Alcàsser
Foto de Netflix

#MeToo

Uno de los puntos más destacables de El caso Alcàsser es el tratamiento interno de la emoción y los sentimientos encontrados con la investigación. En ocasiones, es incómodo para el espectador, pero porque hay una crudeza necesaria. Alejada del morbo, sí mantiene el rigor y la documentación, sin dejar de lado la humanidad y la verdad que hay en cada persona que estuvo relacionada con este caso. Es inevitable la sensación de mal estar, dado que es un caso que incluso a día de hoy, cuesta de entender por la violencia que hubo para las tres víctimas. Un retrato desde las entrañas de sus protagonistas, que permite también conocer los hechos desde una perspectiva más cercana y no ser un mero escaparate de testimonios e indagaciones. Un homenaje a las tres niñas, que tras su triste destino, gritan: basta ya. Basta ya de atentar contra las mujeres.

En tiempos convulsos en los que se encuentra España, se convierte en un documental necesario. Un estudio y una reflexión hacia la sociedad machista en la que todavía, en la actualidad, sufre cada mujer. Una introspección del pasado, que cuestiona el presente sin ningún problema y abre los ojos al espectador ante una situación que, por el momento, no está solucionado. Las declaraciones de algunas protagonistas del caso o de personas cercanas a las víctimas se clavan como puñales, es imposible no emocionarse. Es improbable no sentir frustración por las injusticias que todavía se cometen en el presente, en el que los casos de asesinatos de género siguen estando a la orden del día. Es un documental que apoya y valora la importancia del feminismo en nuestros días, sin dejarse llevar por la conmoción, sino secundada por documentos, cifras y muy importante: nombres. Como el de Toñi, Desirée y Miriam.

El caso Alcàsser
Foto de Netflix

Impecable

Crear un proyecto dentro del género del “true crime” es complicado a la hora de escoger los elementos estilísticos y técnicos, para ser atractivo sin caer en el sensacionalismo. El caso Alcàsser lo consigue sin problema, siguiendo la estela que se realizó con “Lo que esconde la verdad: El caso Asunta”. Ordenado cronológicamente, especifica en todo momento con recreaciones alejadas de la violencia visual y una exposición clara de las informaciones, para no dejar cabos sueltos. Un guion bien planteado, que no se pierde entre las ramas. Conciso, bien preparado y deja patente un trabajo muy competente. Se puede ver el gran trabajo realizado por todos los componentes de Bambú Producciones. Desde los investigadores, cámaras hasta el mismísimo productor, Ramón Campos, se han dejado la piel para traer un resultado inmejorable. Con cuidado, sensibilidad y honestidad. Un sello de calidad que habla mucho de ellos.

La estructura de los episodios se hace en una cadena atractiva y trabajada. Al final de cada entrega, trae un cliffhanger que deja al espectador enganchado a la pantalla. La utilización de la sonorización, ya sea con música, declaraciones o narraciones, se han seleccionado con sumo cuidado y encajan en todo momento. Utilizar las comparaciones temporales de los espacios da un ritmo y una calidad creativa que eleva el resultado final. Únicamente, en un momento de la historia, se lleva la expectación de lo que viene en un tiempo muy prolongado y algún espectador podría sentirse confundido. Sin embargo, no se puede negar que pronto lo solventa y lo utiliza a su favor. El documental no está hecho para ser juzgador, sino como vehículo de intentar discernir qué fue lo que ocurrió en este caso. Por último, mencionar que la dirección de León Simiani es espléndida.

El caso Alcàsser
Foto de Netflix

Conclusión

El caso Alcàsser es parte de la historia negra de España y este documental explica a la perfección los motivos. Un homenaje a Toñi, Desirée y Miriam, nombres que deben ser recordados y ser el empuje hacia la reflexión de nuestra sociedad. Llena de misterios e incógnitas, expone de una manera clara, transparente, todos los datos arrojados sobre el caso, sin posicionarse. Hace crítica social sobre el tratamiento mediático del momento, pero de una manera argumentada y sin hacer sangre.

Un guion muy trabajado y una reconstrucción realizada de forma brillante. Una docuserie imprescindible con un mensaje tan importante, que debería ser de visionado obligatorio. El espectador accede a la información, pero sin influir en él. Sensibilidad, profesionalidad, emoción y empatía. Un trabajo difícil que se ha llegado a cabo de manera sobresaliente. Un legado del que se debe aprender.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí