El hombre que vendió su piel es la segunda película de la directora Kaouther Ben Hania. La película estuvo nominada en los Premios Oscar 2021 en la categoría de Mejor Película Extranjera. Ahora, gracias a Surtsey Films la cinta será estrenada en los cines españoles el próximo 8 de abril.



El hombre que vendió su piel

Crítica de 'El hombre que vendió su piel'

Ficha Técnica

Título: El hombre que vendió su piel
Título original: L'Homme qui a vendu sa peau

Reparto:
Yahya Mahayni (Sam Ali)
Dea Liane (Abeer)
Koen De Bouw (Jeffrey Godefroi)
Darina Al Joundi (Madre de Sam)
Christian Vadim (William)

Año: 2020
Duración: 104 min.
País: Túnez
Director: Kaouther Ben Hania
Guion: Kaouther Ben Hania
Fotografía: Christopher Aoun
Música: Amin Bouhafa
Género: Drama
Distribuidor: Surtsey Films

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de 'El hombre que vendió su piel'

Sinopsis de 'El hombre que vendió su piel'

El hombre que vendió su piel se presentó dentro de la Sección Orizzonti de la 77.ª edición de la Mostra de Venecia. Tras su paso por el festival Europeo de Cine de Sevilla se posicionó como una de las películas independientes del año al ser nominada al Oscar de la Academia como Mejor Película Internacional. Sam, el protagonista sirio de El hombre que vendió su piel, acepta un pacto faustiano. Exiliado en Beirut, sueña con llegar a Bruselas para encontrarse con la mujer que ama, por lo que “se transforma en una especie de mercancía para recuperar su libertad y humanidad”. (Surtsey Films)

Premios

  • Premios Óscar: Nominada a Mejor película internacional. 2020

Dónde se puede ver la película en streaming



Los refugiados sirios

Gracias a un interesante título la directora tunecina consigue llamar rápidamente la atención del espectador ante una historia firme. La escena inicial es la fuerza que impulsa el resto de la trama, y a decir verdad desde el comienzo se nos deja ver que esa relación va a estar tambaleándose durante el desarrollo de la historia. La directora lo expresa audazmente sacando la cámara del vagón para mostrar como este no para de tambalearse como si de una barca golpeada por las olas del mar se tratara.

El hombre que vendió su piel plantea desde el comienzo una reflexión del drama de los refugiados sirios y una crítica al mundo occidental por su forma de sacar beneficio de una situación de urgencia humanitaria. Por un lado, expone duramente una actitud mefistofélica como es la de aprovecharse de un ser humano que no tiene a donde ir para sacar beneficio propio comprándole la piel al protagonista. Sabemos que siempre de los desastres humanitarios hay que gente que tratar de lograr beneficio propio, y este es uno de los casos. Asimismo, plantea la deshumanización de las personas, que a veces siendo tratados como meras mercancías logran tener más derechos de los que tenían anteriormente.

Aunque son dos temas de los que reflexiona y la directora ha sabido crear la metáfora con inteligencia, hay un tercero que también llama la atención y que nos vuelve a involucrar a la sociedad occidental. Este es el ejercicio casi voyerista que muchos hacemos antes las injusticias, simplemente mirando como suceden e incluso participando indirectamente en que sigan ocurriendo. Estos serían aquellos visitantes que se detienen a mirar al protagonista como un simple objeto adorándolo como obra de arte y colaborando en su deshumanización.

El hombre que vendió su piel
Copyright Bac Films

Una película rica en significado

Lo que consigue Kaouther Ben Hania con El hombre que vendió su piel es un relato de escenas de cruda inmoralidad que provoca que el espectador se revise a sí mismo. Hay una violencia no implícita en muchas de sus escenas, pero no por ello duelen menos. Por ejemplo, es magníficamente potente la manera en la que el hombre es sometido a subasta como si fuera algo normal. Sin embargo, la situación subliminalmente realiza un paralelismo a una compra y venta de esclavos. Una escena realmente terrorífica, pero que marca uno de los puntos de inflexión y quizás el límite de nuestro protagonista.

Dejando a un lado la disección del guion, otro de los puntos fuertes de la cinta es su puesta en escena. Kaouther Ben Hania demuestra que ha sabido controlar los espacios a su gusto para seguir creando significados subliminales. Muchas escenas hablan en una dirección, pero visualmente lo hacen en otra. Sin embargo, la meticulosidad en algunas escenas contrasta directamente con algunas que no están tan cuidadas, creando una sensación extraña.

Por otro lado, la cámara busca la humanización del espectador, tratando el tema con cercanía y colocándose en el ángulo donde más se acentúe la violencia y el significado de la escena. Buscando así la humanización de un espectador cada vez más deshumanizado, acostumbrado cada vez más a las injusticias y cada vez más pasivo ante ellas.

L'Homme qui a vendu sa peau
Copyright Bac Films

El trabajo interpretativo

Lamentablemente, El hombre que vendió su piel podría ser realmente buena si de sus interpretaciones se hubiera logrado lo mejor. Sin embargo, pasan realmente desapercibidas, a veces incluso siendo algo frías a la hora de transmitir. Nunca parecen llegar a su culmen, lo que perjudica al resultado final de la cinta. Creo que la historia construida es realmente rica en cuanto al tema a tratar y respecto a su forma. No obstante, siento que al final los actores no la acaban acompañando y dan lugar a interpretaciones poco vibrantes respecto a un tema y un planteamiento que es todo lo contrario.

El hombre que vendió su piel
Copyright Bac Films

Conclusión de 'El hombre que vendió su piel'

El hombre que vendió su piel es un ejercicio provocativo para el espectador que se ve obligado a realizar un ejercicio de introspección. Kaouther Ben Hania demuestra valentía y audacia al escribir un guion con fuerza propia y verdaderamente humano, en lo que es un grito a una sociedad cada vez más deshumanizada y deshumanizadora.

Colocar las injusticias en la mesa realizando una crítica con una metáfora tan expresiva hace que sea una película que merezca la pena ver. Necesaria en los tiempos que vivimos.

Reportaje de El hombre que vendió su piel en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7 / 10
70 %
Artículo anteriorMiguel Rabaneda representa su espectáculo más improvisado y sorprendente con "Teatro en bolas" en el Teatro Lara
Artículo siguiente"Dragon Ball Z": La huella imborrable de Dragon Ball
Estudiante de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Nací el 7 de febrero de 2001 y actualmente estoy cursando el grado de Comunicación Audiovisual. Además, estoy de colaborador en el programa de radio Momentos de Cine en Inforadio. Aunque fui marcado de pequeño por la mano de Shyamalan y su sexto sentido para crear historias, no fue hasta mi adolescencia con la magia de Chazelle y su historia donde los sueños y el amor se entrecruzaban cuando algo despertó en mí. Ese algo fue la pasión por el cine, Shyamalan y Chazelle me dieron un pase a descubrir un amplio universo de historias, emociones, y cómo no, sueños. Fui pasando por Kubrick y Bergman hasta Tarkovski, descubriendo lo que la historia del cine tenía para mí, mientras germinaban mis ganas de trabajar en la industria. Por otro lado, Alejandro G. Calvo ha sido una de las razones por las que quise adentrarme en el mundillo de la crítica cinematográfica, la pasión que demuestra me hizo darme cuenta de que yo también quería tener la oportunidad de escribir sobre cine expresando la pasión que tengo por este mundo, devolviéndole al cine lo que tanto me ha dado. “No es a mí a quien le gusta el cine, sino el cine a quien le gusto yo” - Arrebato (1979)
El hombre que vendió su piel es un ejercicio provocativo para el espectador que se ve obligado a realizar un ejercicio de introspección. Kaouther Ben Hania demuestra valentía y audacia al escribir un guion con fuerza propia y verdaderamente humano, en lo que es un grito a una sociedad cada vez más deshumanizada y deshumanizadora. el-hombre-que-vendio-su-piel-pelicula-critica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí