El Pasaporte (1990) se trata de una interesantísima película dirigida por el veterano director Georgiy Danielya. A finales de la Perestroika, se puso al frente de esta lúcida tragicomedia sobre la situación del país para poner el foco en un proceso que hasta ahora no se había dado en la Unión Soviética: el flujo de migraciones (de dentro a fuera del país). Mediante una visión en la que se combina el drama y la comedia, la película es a la vez un testamento del propio director, que firmaría aquí su última gran película, además de una de las más personales.



El Pasaporte

Crítica de ‘El Pasaporte’

Ficha Técnica

Título: El Pasaporte
Título original: Pasaport

Reparto:
Gerárd Darmon (Merab Papashvili, Yasha
Natalya Gundareva (Inga)
Olega Yankovskiy (Borya)
Armen Dzhigarkhanyan (Senya)
Evgeniy Leonov (Consul)
Leonid Yarmolnik (Compañero de Borya)

Igor Kvasha (Rabbi)

Mamuka Kikaleishvili (Mamuka Kikaleishvili)

Año: 1990
Duración: 103 min
País: URSS
Director: Georgiy Daniela
Guion: Georgiy Daneliya, Revaz Gabriadze
Fotografía: Vadim Yusov
Género: Aventuras.Comedia
Productora: Coproducción Unión Soviética (URSS)-Francia-Austria; Goskino / Mosfilm / Passport International Entertainment

Filmaffinity

IMBD

Sinopsis de ‘El Pasaporte’

Una pareja de Georgianos, Merav y Yasha, gente seria y trabajadora, reciben una invitación para poder emigrar a Israel. La URSS se está descomponiendo y las fronteras se abren. Sin embargo, quien irá a Israel no será Merav, sino su hermano Yasha, díscolo y con la cabeza menos centrada. Pronto, Yasha se dará cuenta de las contradicciones entre la URSS y los nuevos países que visita…Los enredos cómicos están asegurados.



Comedia de enredos, escuela soviética en diálogos

Danielya, es uno de los directores más célebres de la cinematografía soviética, en parte por haber realizado películas muy importantes dentro del género cómico, como Maratón de Otoño (1979) o Mimino (1977), o incluso por haberse alcanzado cotas en otros géneros, como con la mítica película de ciencia ficción Kin-Dza-Dza (1986).

Gérard Darmon interpreta a dos actores en El Pasaporte. Por una parte es Merav, un hombre georgiano que recibe un visado con el que poder mudarse a Israel, junto a su mujer, Inga, interpretada por Natalya Gundareva, y su hija pequeña. Dármon también interpreta al hermano de Merav, Yasha, un taxista que acompaña a su hermano al aeropuerto. Pero en una confusión típica de las comedias de enredo, acaba él volando a Austria (previa escala para ir a Israel) en vez de su hermano.

Como vemos leyendo esta somera sinopsis, El Pasaporte recuerda a muchas películas cómicas que basan su trama en enredos y situaciones de confusión. Por otra parte, otro de los cimientos en los que se asienta la trama es en la de diálogos, ágiles y rápidos que llevan a líos y que dejan el hilvanado y las contradicciones del sistema capitalista (y del socialismo de aquellos momentos). El Pasaporte sigue la propia escuela soviética, célebre por el uso de estos diálogos. La influencia de películas como el Brazo de Diamantes (1968) y el cine de Leonid Gaidai pueden verse reflejados en la cinta, aunque cabe decir que Gaidai evitaba entrar tan en profundidad en el tema social, al contrario que sucede en esta película.

El Pasaporte

De inmigraciones va el tema

El Pasaporte se centra en un matrimonio que después de recibir un visado que les permite mudarse a Israel, deciden trasladarse a dicho país. Obviamente, hay que tener en cuenta que la película radiografía un momento histórico en el que precisamente se estaban dando las condiciones sociopolíticas para que todo esto pasara. Es decir, Danielya nos firma con esta película un documento histórico de primera mano sobre la propia Perestroika y como la URSS abrió sus fronteras, permitiendo unos movimientos y flujos migratorios que no han parado aún hoy en día en el país heredero, Rusia.

En todo el metraje puede observarse precisamente esa nostalgia del personaje emigrante, quizá también porque el propio cineasta fue también un emigrante, georgiano al igual que los personajes de esta película, que tuvo que emigrar, en esta ocasión a Moscú. El Pasaporte, como vemos, tiene muchísimos detalles personales que reflejan la propio biografía del director (quien recordemos, firma el libreto de la película).

El Pasaporte

El humor como terapia: Georgiy Danielya, un director de la vieja guardia

El Pasaporte utiliza el humor para satirizar todos los cambios que se estaban produciendo en la sociedad. Numerosas veces somos testigos de como se hace referencia al capitalismo como un elemento que se estaba introduciendo en la sociedad soviética. Y también, de hecho, puede comprobarse como el propio Georgiy Danielya era un director de la vieja guardia, de los pocos cineastas seguramente, que en esa época veía con suspicacia todos los acontecimientos políticos y sociales que estaban teniendo lugar, a diferencia de otros directores que sí empleaban la libertad política para criticar al socialismo.

De hecho, el humor que emplea El Pasaporte en numerosas ocasiones sirve precisamente para ridiculizar los procesos «capitalistas» que estaban surgiendo, y existe ya en la película, un claro deseo de nostalgia hacía el socialismo en la película. Ese tono nostálgico que en realidad queda patente en la propia idiosincrasia de la trama (si no hubiera sido por la apertura nuestros protagonistas no habrían tenido que exiliarse) o en «gags» cómicos, como el de la embajada o el viaje en avión.

Pasport

Conclusión

El Pasaporte es una película totalmente desconocida en España. En la web de cine, Filmaffinity, ni siquiera tiene una media de votación. Sin embargo, se trata de una película notable, una joya más en la brillante carrera de Georgiy Danielya y que sin duda merece un visionado para todo aquel considerado cinéfilo y que desee ampliar su espectro de miras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí