La tortuga roja, A Ghost Story y Boyhood (Momentos de una vida) son tres filmes diferentes en muchos sentidos y, en algunos aspectos, resultan hasta incomparables. Sin embargo, comparten una intención bastante clara: la de transmitir el paso del tiempo y no en términos formales en escenas de cortas transiciones del tiempo narrativo (como pasa en los trabajos de Andrei Tarkovsky, construcciones a las que él mismo definía como “escultura del tiempo”), sino más bien, como un vuelo amplio dentro del propio universo temporal que estas películas narran.

Tres filmes que retratan convincentemente el paso del tiempo

La tortuga roja – 2016 – Michael Dudok de Wit

La tortuga roja

Trabajo de animación que funciona como una metáfora del paso del tiempo y del propio ciclo de la vida de un ser humano. Un náufrago llega a una isla de la cual no puede escapar. Con la ayuda de una enigmática tortuga roja experimenta “toda una nueva vida”, con cada una sus fases más significativas. Es una película con un argumento simple, pero a la vez poético, sensible y profundo, que contempla y saluda a la vida desde una perspectiva optimista: es como si señalara que hay que celebrarla con lo que se tiene en manos, en el aquí y el ahora.

Crítica en Cinemagavia

Filmaffinity

IMDB

A Ghost Story – 2017 – David Lowery

A Ghost Story

Narra una historia desde el punto de vista de un espectro, lo cual aporta un carácter etéreo, melancólico y meditativo a la película. Una historia de fantasmas hace énfasis en la condición pasajera de los seres humanos, los objetos y las transformaciones de los espacios a través del tiempo. El filme es una reflexión sobre la existencia, sus posibles dimensiones físicas, las relaciones humanas, las pasiones, el apego y las posesiones, así como el estado pasajero de todo lo que existe. El tiempo es presentado como una especie de eje que conecta todo lo que podemos sentir, apreciar, experimentar…Una historia de fantasmas es una experiencia cinematográfica enigmática, agridulce y fascinante.

Filmaffinity

IMDB

Boyhood – 2014 – Richard Linklater

Boyhood

De los tres filmes de esta lista, Boyhood (Momentos de una vida) es el que se enfoca en el pasar del tiempo de la manera más orgánica, puesto que vemos cómo los propios actores van envejeciendo a través del metraje, el cual abarca un período de doce años. A través de los años vemos el proceso de formación y maduración del personaje central de la obra, Mason Evans Jr. (interpretado por Ellar Coltrane) y todo lo que va pasando en su entorno, especialmente, el familiar.

Boyhood es un filme que va mucho más allá de una hazaña de disciplina y consistencia (eso de que tardó doce años en rodaje), pues logra observar y tocar con un naturalismo impresionante las dinámicas de la vida, los “mecanismos” en los seres que la experimentan y las relaciones de causa y efecto en todo lo que les va ocurriendo. Sin dudas que Richard Linklater es un observador de la vida, un psicólogo que hace cine.

Boyhood (Momentos de una vida) no sólo es la más extensa de las tres películas tratadas en este escrito, sino que también sería la ideal para cerrar el ciclo propuesto, ya que es la que esclarece, exalta y detalla, el andar del señor Tiempo.

Filmaffinity

IMDB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here