El tercer hombre es una memorable combinación de thriller y cine negro ambientada en la Viena inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. Graham Greene es el autor de un guion trufado de dilemas morales. Considerada en 1999 como la mayor contribución británica a la historia del cine, fue dirigida por Carol Reed e interpretada por Joseph Cotten, Alida Valli y Orson Welles.



Crítica de El tercer hombre

The third man

Ficha Técnica

Título: El tercer hombre
Título original: The third man

Reparto:
Joseph Cotten (Holly Martins)
Alida Valli (Anna Schmidt)
Orson Welles (Harry Lime)
Trevor Howard (Maj. Calloway)
Bernard Lee (Sgt. Paine)

Año: 1946
Duración:
 104 minutos
País: Reino Unido
Director: Carol Reed
Guion: Graham Greene (Novela: Graham Greene)
Fotografía: Robert Krasker (B&W)
Música: Anton Karas
Género: Cine negro, intriga, drama

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de El tercer hombre

Premios

  • Óscar: Mejor fotografía B/N. 3 nominaciones. 1950
  • Premios BAFTA: Mejor película británica. Nominada a Mejor película. 1949
  • Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor dirección. 1949
  • Festival de Cannes: Gran Premio del festival (mejor película). 1949


Viena, 1947

Todos los exteriores de la película se rodaron en Viena, lugar donde se sitúa la acción de El tercer hombre. Viena es una ciudad que presentaba una fisonomía ruinosa por los efectos de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. La mezcla de majestuosidad y ruinas da a los exteriores de la película un sugestivo aspecto de belleza decadente y misteriosa, realzada por la extraordinaria fotografía de corte expresionista de Robert Krasker.

Los protagonistas de El tercer hombre  se moverán como sombras (muchas tomas son de noche) a lo largo de la capital austriaca, cuyo aspecto desolado será el reflejo de sus propios mundos interiores a punto de venirse a bajo. Asumiendo esto, la ciudad casi pasa a convertirse en un actor más. Los interiores, por su parte, se rodaron en los London Film Studios. Es de señalar además que Viena, de modo similar a Berlín, estaba dividida en cuatro sectores: americano, británico, ruso y francés.

Buscando la verdad

Holly Martins (Joseph Cotten), escritor de novelas baratas del Oeste, llega a Viena animado por su antiguo amigo Harry Lyme, que lleva viviendo en Austria un tiempo y le ofrece allí un puesto de trabajo. Holly, nada más llegar a Viena, conoce la noticia de que su amigo acaba de morir. De mano del mayor Calloway (Trevor Howard), de la policía militar británica, descubre que Harry Lyme en realidad era un peligroso criminal responsable incluso de varias muertes. En un primer momento Holly inicia una investigación para rehabilitar el nombre de su amigo, pero conocerá más de lo que desea saber.

The third man

No estará solo en sus pesquisas, varios amigos de Harry y su novia Anna (Alida Valli) le acompañarán de algún modo u otro. Lo que en principio parece que se va a convertir en una investigación policíaca pura y dura irá deviniendo en algo mucho más complejo y difícil de asimilar.

Amistad, lealtad, amor

El cariz de los acontecimientos hará que Holly se dé de bruces con varias encrucijadas morales durante el desarrollo de El tercer hombre. En primer término se enamora de Anna, novia de Harry, después debe afrontar el hecho de que precisamente su mejor amigo se había convertido en un monstruo, y finalmente asimilar que Harry se encuentra con vida.

¿Se ha de traicionar a un viejo amigo aunque se haya convertido en un criminal? Holly deberá responderse a sí mismo, si veinte años de amistad pesan más que la posibilidad de atrapar a un monstruo que ha provocado varias muertes con el estraperlo de penicilina adulterada. Es la confrontación de la lealtad llevada al extremo, frente al sentido de la justicia.

El tercer hombre

Holly recibirá dos influencias distintas y chocantes que parecen jugarse su alma. Anna, que todavía ama a Harry ,trata de disuadir a toda costa a Holly de colaborar con la policía militar británica. Del otro lado, el mayor Calloway tratará de enfrentarle con las atrocidades de su amigo para que acepte colaborar. Todos estos dilemas están aderezados con los más selectos recursos del cine negro: personajes que no son lo que parecen, tiroteos, un excelente sentido de la intriga…

¿Carol Reed u Orson Welles?

El tercer hombre es una película que concita un debate perenne que tiene su origen casi desde el estreno. Muchos han sostenido que aunque los títulos de crédito otorgan el papel de director a Carol Reed, en realidad la influencia de Orson Welles en este aspecto fue decisiva. No sería fácil de distinguir, El tercer hombre tiene unas pautas estéticas muy concretas: insistencia en los planos oblicuos, de tal modo que los personaje aparecen «torcidos», a punto de caerse (quizá metáfora del derrumbe de sus creencias), uso abundante de contrapicados… Tales características cuadran con Welles, sin embargo según dijo éste en una entrevista con Peter Bogdanovich en 1967, su implicación fue mínima ( salvo la inclusión de un famoso diálogo.)

El tercer hombre

El propio Bogdanovich conjetura con que Carol Reed dirigió él mismo la película, aunque influencia por el cine de Welles anterior (Ciudadano Kane, La Dama de Sanghai…). Por lo tanto la influencia sería indirecta. Sea como fuere en El tercer hombre tenemos un muestrario de escenas que han alcanzado un justo estatus de clásicas en el imaginario de la historia del cine, valiendo de ejemplo la de la Noria del Prater o la persecución por las cloacas vienesas.

Guion y novela al mismo tiempo

El guion pertenece a uno de los grandes escritores del siglo XX, Graham Greene. Para su elaboración, aparte de trasladarse una temporada a Viena, decidió que tuviera desde un inicio la forma de novela para trasladarla al lenguaje cinematográfico más fácilmente. La novela se pondría a la venta finalmente tras el estreno de la película, y contiene algunas variaciones leves pero significativas.

La historia de El tercer hombre tiene algo del pesimismo existencial posterior a la II Guerra Mundial, cuando Europa está todavía en ruinas y su futuro  es una incógnita. Holly Martins poco después de llegar a Viene empieza a perder los pilares sobre los que sustentar su vida (amistad, amor, perspectivas de futuro) y Harry Lyme es un cínico amoral que tiene unos principios que le permiten medrar en la desgracia. Con esta perspectiva el guion de Graham Greene es inevitablemente fatalista.

El tercer hombre

Conclusión

El tercer hombre es, probablemente, uno de los mejores thrillers de la historia del cine. A su buena aplicación de la intriga y los códigos del cine negro hay que añadir una serie de encrucijadas éticas donde se reflexiona sobre grandes temas como la amistad, el amor, la justicia o la lealtad. Su sugerente ambientación en la Viena de posguerra y su brillante guion nos redondean una película fascinante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí