Estrenada con éxito rotundo en el Teatro del Soho Caixabank de Málaga, El verdugo es una brillante adaptación de la compañía de marionetas "El espejo negro".

Un maravilloso, divertido y elocuente homenaje a la célebre película homónima de Luis García Berlanga con motivo de su 60 aniversario. Una mordaz y feroz crítica contra la pena de muerte, la bajeza moral y la falta de oportunidades en la España franquista, con unos intérpretes muy peculiares.

El talento de Ángel Calvente, fundador de la compañía de marionetas "El espejo negro", unido a muchos meses de trabajo, han dado como resultado esta magnífica comedia negra. Aunque, indudablemente también resulta admirable el complejo y espléndido trabajo de los cuatro actores.

José Vera Nicart, Carlos Cuadros, Susana Almahano y Laín Calvente, dan vida a José Luis, Amadeo, Carmen y Álvarez, respectivamente. Personajes que con las marionetas adoptan nuevos registros caricaturescos, creando en el público la ilusión de tener más vida que los propios actores de carne y hueso.



El verdugo

Crítica de 'El verdugo'

Ficha Técnica

Título: El verdugo
Título original: El verdugo

Reparto:
José Vera Nicart
Carlos Cuadros
Laín Calvente
Susana Almahano 

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Ángel Calvente
Versión: Ángel Calvente
Guion original: Luis García Berlanga y Rafael Azcona
Técnico de iluminación y sonido:
Adrián Alcaide
Voz en off Cura: Juanma Lara
Regidor y ayudante técnico: Laín Calvente
Diseño y construcción de marionetas: Ángel Calvente
Atrezzo: Carmen Luna, Ángel Calvente y Pablo Catalá
Vestuario de marionetas: Carmen Ledesma y Elisa Postigo
Composición banda sonora: Miguel Olmedo
Producción musical: Laín Calvente
Animación fondos e ilustración cartel: Vicente Martín (Vicen)
Asistente de animación: Ricardo Almondróguez
Diseño iluminación y programación: Laín Calvente
Diseño proyecto Qlab y ayudante de iluminación: Adrián Alcaide
Filmación imágenes, montaje e edición espectáculo: Salvador Blanco
Diseño de escenografía: Ángel Calvente
Construcción escenografía: Mambo Decorados y Xevi Planas
Diseño gráfico: Carlos Javier Calvente
Fotografía espectáculo: José Luis Gutiérrez
Con la colaboración de: Universidad De MáLaga / Vicerrectorado De Cultura, Teatro Municipal Concha Espina y Festival De Invierno De Torrelavega
Distribución oficial: El Espejo Negro y Carmen Ponce
Agradecimientos: Javier GarcíA, Mayte Moyano y Flori Espejo
Producción: El Espejo Negro Ángel Calvente, S.L. y Teatro Del Soho Caixabank

Sinopsis de 'El verdugo'

El verdugo nos presenta a José Luis, un joven apocado que trabaja en una funeraria. Un día durante un servicio en una prisión conoce a un verdugo llamado Amadeo.

Por culpa del destino y un maletín, José Luis conoce a Carmen hija de Amadeo. Congenian rápidamente y tras ser sorprendidos por el padre, en plena intimidad amatoria, se ven obligados a casarse.

En ese mismo momento, un patronato oficial le concede a Amadeo una vivienda donde poder residir junto a la pareja de recién casados que además espera un hijo. Pero llegada la jubilación todos deberán abandonar la casa, salvo que su yerno herede su cargo y se convierta también en verdugo. Presionado por su suegro y su mujer y resistiéndose a la idea, José Luis acaba aceptando convencido de que no tendrá que llevar a cabo ninguna ejecución.

Mientras no hay ejecuciones, la vida en la casa nueva transcurre plácidamente, pero un día llega el temido telegrama: José Luis debe ajusticiar a un condenado en Palma de Mallorca. La posibilidad de un indulto es su única esperanza. Pero irremediablemente el patíbulo donde el reo deberá morir le espera… (TEATRO DEL SOHO CAIXABANK). 



El verdugo
Foto de Jesús Domínguez

Guiño "austrohúngaro"

El famoso cineasta, Luis García Berlanga, trabajó en varias ocasiones con el guionista Rafael Azcona. Tal es el caso de la conocida película estrenada en 1963 en el Festival de Cine de Venecia, galardonada tanto dentro como fuera de España.

Sirviéndose de una fina ironía y ácidas sátiras, se atrevió a burlarse de la censura existente durante la dictadura franquista. Para el entonces adolescente, Ángel Calvente, la película supuso un fuerte impacto. De tal envergadura que no se pudo resistir al reto de adaptar El verdugo al peculiar teatro de marionetas de la compañía por él fundada: "El espejo negro".

Dicha adaptación ha sido harto difícil, considerando la extensión del texto y la cantidad de personajes, tanto principales, secundarios y de reparto. Sin embargo, ha logrado con excelente acierto reescribir párrafos y escenas completas, respetando el estilo y la forma de sus autores originales.

De todas formas, en propias palabras de Calvente, los personajes de la película actúan como si fueran marionetas, también. Es decir, con poca libertad.

El espejo negro
Foto de José Luis Gutiérrez

Muñecos con vida

En total, en El verdugo aparecen dieciséis marionetas movidas por cuatro actores de la compañía "El espejo negro". Las marionetas o mejor dicho los títeres, son ya en sí personajes, no son actores al uso que se tengan que caracterizar.

Todos los personajes creados por Calvente, poseen características muy especiales y en cierto modo distintas a los originales. Por ejemplo, su "Carmen" es una mujer muy espabilada para su tiempo, aunque continúa siendo sumisa y obsesionada con casarse. O, José Luis, como reconoce personalmente en rueda de prensa, es el personaje que más le ha costado crear. Físicamente, él quería que tuviera una mezcla de carita de apocado, aunque pícaro a la vez.

Las marionetas no gesticulan, por eso el texto, los diálogos, son fundamentales para ir conociendo el personaje. Este tipo de representaciones se encuentra con otro tipo de condicionantes. Por eso, los actores no sólo declaman sus papeles, tienen que compartir escenario con otros actores que son los que mueven los brazos y las piernas de los títeres. Estos son los actores principales y miden alrededor de 60 centímetros; los actores de carne y hueso son los que les dan vida haciéndoles respirar, andar, hablar...

El desarrollo de las escenas es muy ágil, consiguiendo la atención del público desde el inicio al fin. A pesar de que Ángel Calvente ha conseguido ser fiel al guion, sus elocuentes giros le otorgan una nueva mirada. La evocadora banda sonora da pie a unos divertidos números musicales.

"Cariño Trianero" de Carmen Sevilla; "Paseando con papá" de Los Tres Carinos; "Habanera" de Carmen de Bizet; "Pena, penita, pena" de Lola flores, son algunas de las joyitas con las que deleita Miguel Olmedo.

Imprescindible y fundamental resultan los juegos de luces y sombras, añadiendo dramatismo a las escenas más duras, o por el contrario, alegría y jolgorio. De la magnífica iluminación se ha encargado Laín Calvente, hijo de Ángel (su heredero, como le gusta nombrar).

El espejo negro
Foto de José Luis Gutiérrez

Garrote vil

Resulta sorprendente comprobar que la pena de muerte en España no está tan alejada en el tiempo como se piensa.

El garrote vil fue desde 1820 hasta 1978, fecha de la Constitución tras casi cuarenta años de dictadura con el General Franco, la máquina utilizada para aplicar la pena capital.

Hoy en día está considerada como una violación de los Derechos Humanos fundamentales. Una cruel manera de quitar la vida. Un collar de hierro atravesado por un tornillo terminado en una bola que, al girarlo causaba la rotura del cuello a la víctima. Sin palabras.

El verdugo
Foto de José Luis Gutiérrez

Conclusión

Una obra digna de los mejores elogios de García Berlanga, sin duda. Ángel Calvente y la compañía de marionetas, "El espejo negro", han acertado de pleno con esta divertida, peculiar y entrañable adaptación de El verdugo.

Un trabajo realizado con mucho tiempo y esfuerzo, con un resultado brillante. Son los títeres, poseedores de vida y de personalidad arrolladora, los que muestran lo mejor y lo peor que esconde el ser humano.

Elocuentes diálogos, canciones inolvidables de una época de miseria y penalidades, de ignorancia y sumisión, que mantienen sonriendo continuamente al espectador. Terminando con esa sensación de vacío ante la aspereza de la vida. Mejor todavía, de haber presenciado como los personajes son simples marionetas en el complicado escenario que puede ser, a veces, la vida. Una vida en la que no se elige, sino en la que se imponen sus reglas.

Un montaje idóneo para adolescentes y adultos. Maravilloso.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
9 / 10
90 %
Artículo anterior"Capitan Carver": un retrato de la masculinidad tóxica
Artículo siguiente"Un héroe anónimo": la paranoia occidental frente al terrorismo islámico
Irene
Tras una gran parte de mi vida viajando por Europa y ejerciendo de Guía Turística, considero que ha llegado el momento de contar otras historias. He publicado dos novelas tituladas "Más que palabras" y "Al otro lado del tiempo", escribiendo la cuarta en la actualidad y preparándome para Guionista Literario. Sólo podemos elegir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado...y no es infinito, por eso, procuro aprovechar todas las oportunidades que se presenten.
el-verdugo-critica-teatroUna obra digna de los mejores elogios de García Berlanga, sin duda. Ángel Calvente y la compañía de marionetas, "El espejo negro", han acertado de pleno con esta divertida, peculiar y entrañable adaptación de El verdugo. Un trabajo realizado con mucho tiempo y esfuerzo, con un resultado brillante. Son los títeres, poseedores de vida y de personalidad arrolladora, los que muestran lo mejor y lo peor que esconde el ser humano. Elocuentes diálogos, canciones inolvidables de una época de miseria y penalidades. Un montaje idóneo para adolescentes y adultos. Maravilloso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí