El pasado 11 de noviembre se estrenó En tierra extraña, musical que recupera a las leyendas de Concha Piquer, Federico García Lorca y Rafael de León. Así, esta obra teatral escenifica la reunión ficticia entre Piquer y Lorca, los cuales nunca llegaron a conocerse. Dirigida y escrita por Juan Carlos Rubio, cuenta con Diana Navarro, Alejandro Vera y Avelino Piedad, como protagonistas. Además, Julio Awad ejerce de director musical de la pieza. El éxito entre el público ha sido destacable, agotando entradas en varias de sus funciones. Esta producción de SOM Produce y Teatro Español se puede disfrutar hasta el 2 denero en la Sala Principal de Teatro Español.



Estreno En tierra extraña

Crítica de 'En tierra extraña'

Ficha Técnica

Título: En tierra extraña
Título original: En tierra extraña

Reparto:
Diana Navarro (Concha Piquer)
Alejandro Vera (Federico García Lorca)
Avelino Piedad (Rafael de León)

Duración: 95 min. apróx.
Dirección: Juan Carlos Rubio
Dramaturgia: Juan Carlos Rubio
Idea original: José María Cámara y Juan Carlos Rubio
Dirección musical:
Julio Awad
Diseño de iluminación:
Paloma Parra
Escenografía:
Estudiodedos Curt Allen Wilmer (AAPEE) y Leticia Gañán
Diseño de vestuario:
Ana Llena
Diseño de caracterización:
Chema Noci
Sonido:
Javier Isequilla
Coreografía:
José Antonio Torres
Ayudante de dirección:
Marisa Pino
Producción: SOM Produce y Teatro Español

Tráiler de 'En tierra extraña' 

Sinopsis de 'En tierra extraña'

Concha Piquer desea desde hace tiempo conocer a Federico García Lorca. No en vano él es el poeta más solicitado del momento y ella la más famosa cantante de España. Ese encuentro debe producirse. Mujer acostumbrada a manejar su destino y a no recibir nunca un no como respuesta, le pide a su colaborador Rafael de León que cite al poeta en el Teatro Español de Madrid, donde ensaya su nuevo concierto. Quiere proponerle que le escriba una canción.

Federico acepta la invitación. Por un lado, admira la voz de la cantante, por otro está deseoso de conseguir nuevos ingresos que, unidos al teatro, le permitan llevar el nivel de vida que siempre ha soñado y del que, al fin, está empezando a disfrutar. Eso sí, le han contado tantas cosas (y no siempre buenas) de la valenciana que acude con ciertos reparos, mucha curiosidad (y bastante retraso), al encuentro.

Pero, una vez frente a frente, las cartas se irán poniendo sobre la mesa. La verdadera razón de ese encuentro es avisar a Federico de que la situación del país es irreversible. Concha sabe de buena tinta que su nombre figura en varias listas negras. La “gente como él” debería huir al extranjero lo antes posible. Por su propia seguridad. Federico no cree que la sangre llegue al río y que los ánimos se calmarán.

Concha le dice que ella le puede facilitar en ese mismo instante un pasaje para México. No debe perder un minuto. Pero el poeta no tiene tan claro que ese sea su destino. España es su patria. Y nunca se sentirá en ella En tierra extraña. (TEATRO ESPAÑOL). 



En tierra extraña
Foto de César Cámara

Las dos Españas

Dos grandes figuras de la cultura española se funden en un encuentro ficticio, mano de Juan Carlos Rubio. Así nace En tierra extraña, un musical dedicado a las figuras de Concha Piquer, Federico García Lorca y Rafael de León. A través de sus conversaciones donde hay pinceladas de esa comedia ácida y más áspera de la Piquer, se dejan entrever los problemas que ya vaticinaban lo que después sería la Guerra Civil española. Además, se realiza una conversación en la que se mezclan emociones, sentimientos y miedos personales, junto con una premonición de lo que sería después del destino fatal del poeta granadino. Hay que aplaudir la estupenda gestión que hay sobre las tablas entre las tres figuras que se muestran en ella, dándoles una importancia bien medida y no cayendo en la pura morbosidad o polémica.

A diferencia de otras producciones históricas, Rubio se aleja de dar excesivas explicaciones al contexto de cada uno de ellos. Por tanto, es un acierto esta omisión de información, ya que podría ser redundante. Con lo cual, el espectador vive ese encuentro como la parte principal de la obra, incluso, aunque tarde en producirse. Por otra parte, se contempla ese diálogo íntimo con algunas de las canciones que ya forman parte del ADN del legado cultural español que perdura en el tiempo. Únicamente, hay algunos discursos que pecan de ingenuidad, queriendo pensar bien. La razón es la forma de equiparar distintos movimientos políticos al mismo nivel, con la peligrosidad que supone hacerlo. A pesar de ello, de forma inteligente y perspicaz, la línea principal se mueve en el homenaje sincero a los tres grandes artistas que se posan en el escenario.

Teatro Español
Foto de César Cámara

La voz y el verso

Uno de los atractivos de En tierra extraña es el debut actoral de Diana Navarro, dando vida a la mismísima Concha Piquer. La cantante se despoja de sus dejes, para abordar a la valenciana de una forma solvente y verosímil. Sin embargo, su mayor fuerte no se halla en su labor dramática, sino en el torrente de voz que deja extasiados a los espectadores. Por este motivo, inunda el espectáculo de puro arte, emocionando y dejando los pelos de punta con algunas de las canciones más míticas de la Piquer. No se puede negar que Navarro es una de las voces más personales del actual panorama musical. Por lo que, de una forma eficiente, sabe equilibrar la falta de experiencia en el ámbito interpretativo con la amplia trayectoria sobre los escenarios. Por ende, obtiene un resultado más que favorable.

Después, Avelino Piedad se mete en la piel de Rafael de León, uno de los grandes olvidados en la cultura popular española, pese a ser uno de los poetas y letristas más importantes del siglo XX. Por lo cual, la interpretación de Piedad provoca esa fascinación de saber quién era el hombre detrás de éxitos como “Tatuaje” u “Ojos verdes”. Además, lejos de aprovecharse del salero andaluz, le da una personalidad única, donde no hay cabida para la exageración innecesaria. Gracias a ello, se convierte en una interpretación llena de sinceridad, que reivindica la imagen de este autor. Para completar el trío, Alejandro Vera se transforma en el mítico Federico García Lorca. Con carisma, poder y una energía luminosa, escenifica y extrae la sencillez y cercanía del poeta. En concreto, le da una humanidad que obtiene esa verdad necesaria para traerlo a la vida.

Teatro Español
Foto de César Cámara

El preludio

El teatro musical en España está adquiriendo nuevos horizontes, donde se desvinculan de producciones importadas, para dejar salir historias propias. En tierra extraña es una de estas obras, que saca pecho por la cultura propia, demostrando la calidad musical que ya hay dentro de España. Una vez comentado esto, en primer lugar, destacar la escenografía, la cual reconstruye lo que pudiera ser el Teatro Español previo a la Guerra Civil. Esa recreación entre bambalinas le da un toque voyeur, además de no necesitar mayor artilugio para adornar la escena. También se hacen visibles elementos que nada más verlos se asocian a las leyendas de las que se hablan, como el baúl de la Piquer. También se realiza una construcción elegante, donde el movimiento surge a través de la ejecución de la acción de los propios actores.

Por otro lado, Julio Awad vuelve a triunfar en la dirección musical, siendo este 2021 uno de sus años más prolíficos. Mientras que el hilo musical con los grandes temas de la Piquer toma una parte importante del espectáculo, luego, se adereza con una composición bien unificada y con esos aires de nostalgia. Además, no utiliza el factor sonoro como puro acompañamiento, sino que es uno de los elementos más importantes de la pieza teatral. Se podría decir, incluso, que, sin ella. haría aguas a nivel emocional y sensitivo. Luego, el vestuario y la caracterización realizan un trabajo notable, teniendo más complicado el reto en los personajes masculinos. Aun así, el acabado es óptimo. Para terminar, esta obra es una oda a la comprensión, a las personas detrás de las figuras, dejando esa conversación entre dos titanes en una alegoría del respeto y el amor.

En tierra extraña
Foto de César Cámara

Conclusión

En tierra extraña logra embriagar a los espectadores con su pasión y elegancia, por recrear un encuentro mágico que no pudo suceder. Así homenajea a tres grandes artistas, que se alejan del mito, manteniendo alguna referencia popular, para extraer una conversación más personal y emocional. A pesar de alguna línea narrativa menos contundente, y algo peligrosa en algunos casos, el resultado es fascinante. Además, se combina con una composición musical excelente, que deja momentos extraordinarios, llenos de emoción.

Por otro lado, Diana Navarro debuta con un trabajo más que notable, siendo impoluta en su ejecución vocal como cantante. Junto a ella, un excelente Avelino Piedad y un carismático Alejandro Vera. Después, la puesta en escena es sobria, envolviéndose en una intimidad necesaria para el relato que se desea contar. El tatuaje de algo que no ocurrió, sin florituras, que recrea una oda al entendimiento, al arte, al dolor y a la persona detrás de su legado.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8 / 10
80 %
Artículo anteriorLos Teatros Luchana vuelven a ser referente de teatro infantil y familiar durante la temporada navideña
Artículo siguienteVideojuegos: la filmografía que se consolida
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
en-tierra-extrana-critica-teatroLogra embriagar a los espectadores con su pasión y elegancia, por recrear un encuentro mágico que no pudo suceder. Así homenajea a tres grandes artistas, que se alejan del mito, manteniendo alguna referencia popular, para extraer una conversación más personal y emocional. Se combina con una composición musical excelente. Diana Navarro debuta con un trabajo más que notable. Junto a ella, un excelente Avelino Piedad y un carismático Alejandro Vera. El tatuaje de algo que no ocurrió, sin florituras, que recrea una oda al entendimiento, al arte, al dolor y a la persona detrás de su legado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí