Arnaud Desplechin adapta la novela de Philip Roth, "Tromperie", en Fantasías de un escritor. El film es una de las últimas adaptaciones de las obras del conocido autor. Estuvo presente en el Festival de Cine de Cannes en 2021, realizando su preestreno dentro de la selección de Cannes Premieres. Además, se alzó con el premio a mejor actriz y el de la crítica en el Festival Internacional de Cine de Barcelona-Sant Jordi. Esta versión cinematográfica ha sido realizada por Desplechin junto a Julie Peyr. Protagonizada por Denis Podalydès y Léa Seydoux, se estrena en cines en España este 3 de junio de 2022.



Fantasías de un escritor

Crítica de 'Fantasías de un escritor'

Ficha Técnica

Título: Fantasías de un escritor
Título original: Tromperie

Reparto:
Denis Podalydès (Philip)
Léa Seydoux (Amante inglesa)
Emmanuelle Devos (Rosalie)
Anouk Grinberg (Esposa de Philip)
Miglen Mirtchev (Ivan)

Año: 2021
Duración: 105 min
País: Francia
Dirección: Arnaud Desplechin
Guion: Arnaud Desplechin y Julie Peyr
Música: Grégoire Hetzel
Fotografía: Yorick Le Saux
Género: Drama
Distribución: Vercine

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'Fantasías de un escritor'

Sinopsis de 'Fantasías de un escritor'

Fantasías de un escritor nos presenta a Philip, un famoso escritor estadounidense que vive exiliado en Londres. Su amante acude regularmente a verle a su estudio, un refugio para los dos amantes. Aquí hacen el amor, discuten, se reconcilian y hablan durante horas: de las mujeres de su vida, del sexo, del antisemitismo, de la literatura, de ser fiel a uno mismo... (VERCINE).



Fantasías de un escritor
Foto de Vercine

En la mente del artista

Arnaud Desplechin y Julie Peyr se sumergen en el universo de Philip Roth con Fantasías de un escritor, tomando de base la novela de autoficción del autor, publicada en los años 90. La historia muestra a un escritor, quien comienza su nueva aventura literaria a la par que surge una relación con una joven británica. Este idilio fuera del matrimonio provoca una serie de experiencias y reflexiones que le sirven como inspiración. En este sentido, se comprende la estructura que se desea dar al largometraje, explorando las distintas musas a las que hace frente el artista. Por lo cual, logra que se vea la posibilidad de entrar en su universo y vivir esa emoción que hay con cada experiencia, pero se adorna con una importancia máxime a la forma. Así el espectador deambula en esa finura, pero falta una mayor dosis de naturalidad y realismo.

En consecuencia, el guion transita por el mundo del artista sin desgranar las emociones y sentimientos que hay con esas mujeres en demasía. Con lo que, lógicamente, termina por realizar una construcción menos humana. Además, también se junta la incongruencia del lenguaje, manteniendo las nacionalidades de sus personajes. Por ende, se intenta ahondar en las diferencias culturales, pero pierde consistencia y se acaba por sepultar esta parte fundamental. Se menciona la obsesión del judaísmo del autor, así como su origen americano y lo que ello conlleva, pero acaba por ese una anécdota más que algo fundamental. En resumen, es una película que consigue que el espectador se haga una idea del sello de identidad del autor, pero no rompe el artificio que se establece en film. Aun así, se disfruta lo suficiente para no acabar considerándose una mala adaptación.

Tromperie
Foto de Vercine

La mirada

Denis Podalydès y Léa Seydoux se convierten en los principales protagonistas de Fantasías de un escritor. En primer lugar, Denis Podalydès cocina su personaje desde una verosimilitud plausible, lo que consigue que sea creíble y sea un buen maestro de ceremonias. Así comprende los principales atributos de Philip, llevándolos de forma orgánica a su máximo esplendor. Gracias a ello, reconduce ciertas partes del libreto, dándoles una consistencia que desde lo narrativo no se formula. Después, Léa Seydoux es magnética en su trabajo ante la cámara. No es de extrañar que sea una de las actrices francesas mejor valoradas. A pesar de no lucir todo lo que pudiera, cautiva al espectador a través de su mirada, de la manera en la que se mueve. También impresiona cómo maneja los silencios. Por tanto, pese a no ser de sus mejores trabajos, es el alma de la cinta.

Anouk Grinberg ofrece una actuación sólida, e incluso desprende ternura en sus últimas secuencias. Sin embargo, como ocurre con la mayor parte del casting, se queda tan relegada en un segundo plano, que apenas se pueden ver todos los matices que pudiera ofrecer. Por ende, le falta esa empatía hacia el espectador. Después, Emmanuelle Devos es quien consigue destacar más, pese a ser un personaje más circunstancial. La manera en la que emociona al personaje se siente en el público, que observa la interpretación con menos artificio de la película y dónde se pinta más cotidianidad. Sorprende dado que su situación es la más dramática. Por último, Miglen Mirtchev sobresale por ser dar vida a uno de los personajes más rocambolescos en el film. A través de un trabajo bien dirigido, brilla en esa excentricidad, exprimiéndolo al máximo.

Tromperie
Foto de Vercine

Elegancia y musicalidad

A nivel técnico y artístico, Fantasías de un escritor mantiene un halo sugerente, tanto en su forma de colocar la cámara, como por la disposición de los elementos que compone cada escena. Para comenzar, la dirección de fotografía mantiene una tonalidad oscura, llevada hacia los negros, en una construcción más elegante. Así transmite ese ambiente intelectual, ofreciendo planos realmente bonitos. Asimismo, la dirección artística selecciona distintas localizaciones, dando mayor importancia al piso del escritor. Estéticamente, hay una selección coherente, así como visualmente atractiva. Sin embargo, se echa en falta algo más de alma, algo que produzca más emociones y responda a estímulos sensitivos más interesantes. Se genera suspense, pero no el suficiente como para exprimir todo lo que se halla en las oportunidades artísticas que ofrece la cinta. Aun así, logra llamar la atención y se ve un gusto refinado.

El montaje de la película apuesta por dividirlo por episodios, emulando a los capítulos de un libro. Una idea acertada, que consigue que el relato no se estanque, sino que se vea la diferencia entre los distintos mundos que componen el simbolismo del escritor. Los títulos escogidos son interesantes, dando la posibilidad al film de poder saltar temporalmente sin mayor necesidad de explicación. Por lo tanto, es una estrategia bien ejecutada. La banda sonora es otro de los elementos más brillantes del film, con una composición tenue, que ofrece una musicalidad suave y muy agradable. Además, encaja a la perfección con lo que se ve en pantalla y sirve inclusive como elemento que marca los diferentes estadios por los que pasa el film. Para terminar, el ritmo se mantiene en una línea relajada, por lo que no se hace complicado de ver, pero se echan en falta golpes de acción.

Fantasías de un escritor
Foto de Vercine

Conclusión

Fantasías de un escritor triunfa en la envoltura de su narración, estableciendo un estilo muy intelectual y elevado. Sin embargo, su mayor fuerte termina por pasarle factura, al sentirse una historia que le falta más alma, emoción y sentimiento. En consecuencia, no logra cautivar al espectador en su contenido. Después, Denis Podalydès y Léa Seydoux realizan un trabajo estupendo, incluso, en el caso de Seydoux, es el alma del film. A nivel técnico y estético, ofrece una construcción muy sugerente y atractiva. También se aplaude la composición musical, que deambula con atino por las diferentes escenas. Capítulo a capítulo se conoce la realidad del autor, pero en su artificio se pierde la emoción, quedándose en el escaparate.

Reportaje de Fantasías de un escritor en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6 / 10
60 %
Artículo anteriorFestival de Mérida llega a Madrid del 8 al 26 de junio en el Teatro Bellas Artes y el Teatro Reina Victoria
Artículo siguiente"Las gentiles": los crímenes del ego adolescente
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
Triunfa en la envoltura de su narración, estableciendo un estilo muy intelectual y elevado. Sin embargo, su mayor fuerte termina por pasarle factura, al sentirse una historia que le falta más alma, emoción y sentimiento. Después, Denis Podalydès y Léa Seydoux realizan un trabajo estupendo. A nivel técnico y estético, ofrece una construcción muy sugerente y atractiva. También se aplaude la composición musical, que deambula con atino por las diferentes escenas. Capítulo a capítulo se conoce la realidad del autor, pero en su artificio se pierde la emoción, quedándose en el escaparate.fantasias-de-un-escritor-critica-pelicula

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí