Después de casi cinco mil millones de dólares recaudados a lo largo de ocho películas, la franquicia continúa con Fast & Furious: Hobbs & Shaw. Se nos presenta como el primer capítulo independiente de la saga, con Dwayne Johnson y Jason Statham en sus papeles habituales como Luke Hobbs y Deckard Shaw. Esta película de acción quetranscurre en todo el globo, desde Los Ángeles a Londres, pasando por los tóxicos páramos de Chernóbil y los maravillosos parajes de Samoa se estrena el 1 de Agosto.



Fast & Furious Hobbs & Shaw

Crítica de ‘Fast & Furious Hobbs & Shaw’

Ficha Técnica

Título: Fast & Furious: Hobbs & Shaw
Título original: Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw

Reparto:
Dwayne Johnson (Hobbs)
Jason Statham (Shaw)
Idris Elba (Brixton)
Vanessa Kirby (Hattie)
Helen Mirren (Queenie)
Eiza González (Madame M)
Eddie Marsan (Profesor Andreiko)

Año: 2019
Duración: 135 min.
País: Estados Unidos
Director: David Leitch
Guion: Chris Morgan, Drew Pearce (Personaje: Gary Scott Thompson. Historia: Chris Morgan)
Fotografía: Jonathan Sela
Música: Tyler Bates
Género: Acción. Ciencia ficción
Distribuidor: Universal Pictures International Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Fast & Furious Hobbs & Shaw’

Sinopsis de ‘Fast & Furious Hobbs & Shaw’

Desde que en Fast & Furious 7 (2015) se cruzaron los caminos del imponente agente Hobbs (Dwayne Johnson), un leal miembro de los servicios de Seguridad del Cuerpo Diplomático estadounidense, y del solitario mercenario Shaw (Jason Statham), ex miembro de un cuerpo de élite del ejército británico, los insultos, golpes y burlas no han cesado entre ellos para ver cuál de los dos cae antes.

Pero cuando un anarquista mejorado ciber-genéticamente llamado Brixton (Idris Elba), se hace con el control de una peligrosa arma biológica, el mundo se enfrenta a una de sus mayores amenazas. Cuando Shaw se entera de que, además, Brixton ha derrotado a su hermana, una brillante e intrépida agente secreta del M16 (Vanessa Kirby, la serie “The Crown”), él y Hobbs no tendrán más remedio que dejar su mortal enemistad a un lado para salvar el mundo y derrotar al único hombre capaz de acabar con ellos.



Un spin off más a la ligera

No es ningún secreto que la saga de Fast & Furious ha logrado dos metas en su ya larga trayectoria: ser una de las franquicias más redituables de acción (hablamos de billones de dólares), desarrollando a cada entrega una mayor explosividad en sus escenas de acción, la creación de increíbles situaciones de peligro y en su utilización de los efectos especiales.

Ha sabido irse poniendo la medida cada vez más alta y ha funcionado, la franquicia sabe su negocio.

Autos, acción y testosterona a niveles salvajes; al parecer nada es un límite para introducirlo y aumentar la tensión y acción. Y también ha sabido no tomarse a sí misma en serio y ha ido introduciendo el elemento de comedia con genética masculina en cada presentación.

Obviamente Fast & Furious no se pueden considerar como parte de la lista de películas que se salvarían en una catástrofe nuclear mundial… no. Pero de que es cierto que son inmensamente divertidas y llenas de absurdos que acaban por ser parte de una manera especial de entretenimiento, eso es una verdad grande como los músculos de Dwayne Johnson.

Hobbs & Shaw
Copyright Universal Pictures

Semejante pero no idéntica

Esta entrega tiene la particularidad de que, aunque sigue los formulismos de la saga, abre todo un nuevo universo (ahora que está tan de moda) y nos centra en Hobbs & Shaw como posibles herederos de un spin off.

Si acaso algún día la saga original llegara a agotarse, Hobbs & Shaw ya están ahí para recoger la estafeta y a partir de la dupla clásica de amigos/enemigos, comenzar de nuevo.
Es evidente que a lo largo de los años la franquicia ha encontrado su nicho y lo ha sabido explotar en el sentido de que, fan o no, las tramas entretienen, divierten y muestran ese grado de adrenalina/fantasía/homenaje a la aventura/ acción explosiva e inacabable, tipo macho alfa que deja a su público enormemente satisfecho.

Lo peculiar es que, sin estar plenamente enfocada a reafirmar la imagen de la mujer empoderada y pateatraseros, la saga ha presentado a varias damas poseedoras del título: desde Rodríguez, hasta llegar con Kirby, que, con cara de niña inocente, puede hacerle escupir las vísceras al más macho de sus oponentes.

No hay nada nuevo bajo el sol, pero es divertido

Si bien la fórmula para cimentar la historia de esta aventura no es precisamente original, sí va encaminada a hacernos pensar en dónde estará situada la próxima aventura de este clan, y las opciones casi apuntan a que de un momento a otro la ciencia ficción espacial podría irrumpir en el relato, sobre todo por los puntos de inicio de un subplot relativo a las armas cibernéticas y los intentos de un desconocido villano que apuntan a una futura dominación sobre la humanidad, a la que hay que mejorar convirtiéndola en cyborgs genética y cibernéticamente mejorados, así que, todo un nuevo escenario con posibilidades extremas se abre para los personajes.

Hobbs & Shaw
Copyright Universal Pictures

Oooups! ella patea fuerte

Con Hobbs & Shaw, además de apartarse del estilo super automovilístico que viene a ser como la columna vertebral de la serie, se fija la barra alta en el punto de la “acción fuera de los límites” (sí, exagerar es parte de todo el montaje) y se abre más el espacio de la comedia (llevada a cabo por Johnson y Statham), en donde muchas de las palabras y actitudes, son más propias de muchachos de secundaria que de dos cuarentones; pero vale.

Al fin, si ellos se han divertido la mitad de lo que el público se divierte con sus reclamos y rivalidades, ha valido la pena. Además, tenemos cameos de amigos de Leitch que dan muy buen color y sabor a la trama.

Mención especial para Kirby, quien se coloca como la quintaescencia de la chica que parece inocente, pero realmente es un arma letal, con un torcido sentido del humor.

De cerca los golpes se gozan más

David Leitch, quien ya nos había dado John Wick, Atomic Blonde y Dead Pool hace su labor de director donde la acción no solo es explosiva, sino que es una cronométrica coordinación de coreografías de pelea mano a mano.

Las secuencias son verdaderamente buenas y la cámara nunca descansa, dando una dinámica sensación de estar a milímetros de la acción. Y obviamente regocijándonos con algunas tomas en cámara lenta y otras con visor de videojuego, donde se explotan todas las posibilidades de recibir y esquivar ataques.

David Leitch
Copyright Universal Pictures

Testosterona con corazoncito

Como a lo largo de toda la serie, escondido debajo del cofre y del motor del más rudo de los protagonistas esta un corazoncito sensible: la referencia a la importancia de la familia y la solidaridad. A lo largo de la trama desde ambos caminos (Hobbs & Shaw) nos demuestran que aunque sea una matrona refundida en la cárcel o un hermano al que no se ha visto en más de veinte años, el sentimiento de núcleo familiar prevalece y sirve como cohesión y ayuda en los momentos de crisis.

Además el tema de la familia sirve efectivamente para ser el pretexto para darle lucimiento al presupuesto y extender el campo de acción desde Londres hasta Samoa, pasando por Norteamérica.

Rápidos y Furiosos también se ha distinguido por eso, su escenario es el mundo y se apoyan en que, al final del día, con esos autos, podrían irse a la luna y de regreso claro, haciendo explotar algunas cosas en el camino y habiendo pateado a decenas de enemigos.

David Leitch
Copyright Universal Pictures

Conclusiones

Hobbs & Shaw reúne todas las características de acción y explosividad que han formado parte de la saga, dándoles un Refresh y abriendo las posibilidades de un spin off. Evidentemente no se toma en serio a sí misma y eso es parte de su bizarro encanto. Al menos aquí se hace un aporte, es la primera donde los autos no son los protagonistas absolutos.

Statham y Johnson logran, gracias a sus personalidades y presencia en cámara, dar el complemento perfecto a esa relación de preadolescentes que tienen los personajes y ayudan a mantener la sonrisa en medio de las más disparatadas resoluciones y efectos especiales sumergidos en la acción que no para y eleva, una vez más, la barra para las subsecuentes historias.

Las secuencias de acción son magníficamente coreografiadas y fotografiadas para goce del público.

Kirby, sin más discursos, pone en cada secuencia de pelea la muestra directa de que no se necesitan rollos reivindicativos para empoderar a las protagonistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí