François Ozon es uno de los directores franceses más reconocido por la industria cinematográfica internacional. Conocido por títulos como 8 mujeres o Joven y bonita, llega a los cines con Gracias a Dios. Bien recibida por la crítica, ha sido ganadora del prestigioso Oso de Plata en la Berlinale, el Festival Internacional de Cine de Alemania. También consiguió el premio a la mejor interpretación para Swann Arlaud, Denis Ménochet y Melvil Poupaud en el Festival de Cine de Las Palmas. En cines en España el 17 de abril.



‘Gracias a Dios’

Gracias a Dios

Ficha Técnica

Título: Gracias a Dios
Título original: Grâce à Dieu

Reparto:
Melvil Poupaud (Alexandre Guérin)
Denis Ménochet (François Debord)
Swann Arlaud (Emmanuel Thomassin)
Éric Caravaca (Gilles Perret)
François Marthouret (Cardenal Barbarin)

Año: 2019
Duración: 137 min
País: Francia
Director: François Ozon
Guion: François Ozon
Fotografía: Manuel Dacosse
Género: Drama
Distribuidora: Golem Distribución

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Alexandre vive en Lyon con su esposa e hijos. Por casualidad, se entera de que el sacerdote que abusó de él cuando era un boy scout sigue trabajando con niños. Se lanza a un combate al que se unen François y Emmanuel, otras víctimas del sacerdote, con el fin de liberarse de sus sufrimientos a través de la palabra. Pero las repercusiones y consecuencias de sus testimonios no dejarán a nadie indemne. (GOLEM DISTRIBUCIÓN).

Premios

  • Festival de Berlín. Oso de Plata. 2019
  • Festival de Palma de Mallorca. Mejor actor. 2019


Gracias a Dios

¿Lo mismo otra vez?

No soy un gran admirador de François Ozon, pero sí soy un gran seguidor, ya que no ha habido película de él en los últimos 10 años que no me haya acercado a verla. De sus películas me gustan momentos, escenas, ideas… pero nunca la obra al completo. Con Gracias a Dios es la primera vez, en 10 años, que siento que por fin ha ocurrido. La paciencia siempre tiene su premio, sino que se lo digan a los protagonistas de la película. Con todo esto afirmo que Gracias a Dios es la mejor película de Ozon, y además, la menos polémica si te paras a pensarlo un momento. A veces no hay que escandalizar para ser un cineasta de autor.

¿Otra película de víctimas de abusos infantiles? ¿Y los violadores son los curas? ¡¿Otra vez?! ¡¿En serio?!

Me encanta ver películas que en apariencia es LO MISMO de siempre porque me encanta ver cómo se lo han montado para darle aire fresco y revitalizar las viejas historias, con ello nunca se hubiera muerto el western o el cine en primera persona. He de decir que en estos casos normalmente salgo decepcionado pero, al igual que los protagonistas de la película, si persistes algo rascas, y con Gracias a Dios yo he rascado el premio gordo.

Gracias a Dios

Un objetivo más grande que tú

El relato tiene varios protagonistas, pero te los vas encontrando a lo largo de la narración, como una partida en el GTA V. Eso significa que la película juega bastante a la contra, pues tiene que crear situaciones de identificación para cada personaje y hacerlo en los primeros 10 minutos de película es lo fácil, ¿pero hacerlo cuando quedan 40 minutos? Eso son palabras mayores, y encima lo consigue. Sus protagonistas se pasan el relevo como en una carrera y les pierdes la pista. Diferentes personajes para una acción común. Diferentes formas de afrontar los abusos, y diferentes formas de afrontar que no hubo abusos. Lo que los personajes dicen mueve la acción, pero lo que no dicen mueve al espectador.

Hablamos de un caso real que iba a ser documental, pero que se transformó en ficción. Un cura pederasta, que, protegido por la iglesia, dio rienda suelta a sus impulsos y lo mejor de todo, que el personaje es humano, pues nunca ha negado los hechos. Una visión fresca de víctimas de abusos, centrado en las pequeñas acciones de los damnificados, sin casi asomarse por la iglesia. Sin caer en los tópicos, pues el juego de flashbacks y las sugerencias hacen las «¿delicias?» de la imaginación de los espectadores.

Gracias a Dios

Conclusión

Cuánto tendría que aprender ‘Spotlight’ si aún no se hubiera hecho y sobre todo si no hubiera ganado el Óscar. ¿La Iglesia es una institución impermeable y cerrada? Eso ya lo sabemos, y menos mal que la película no se encarga de recordárnoslo todo el rato. Lo importante está en la superación de las adversidades y en la lucha común contra un objetivo más grande que tú.

Reportaje de Gracias a Dios en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí