He took his skin off for me es un cortometraje estadounidense dirigido por Ben Aston en el que se plasma la idea de relación tóxica de una forma original y descarnada, nunca mejor dicho. Estrenado en 2014 y con una duración de diez minutos, el cortometraje de Ben Aston no es apto para estómagos sensibles, ya lo avisamos con antelación.



He took his skin off for me

Crítica de He took his skin off for me

Ficha Técnica

Título: He took his skin off for me
Título original: He took his skin off for me

Reparto:
Sebastian Armesto (Él)
Anna Maguire (Ella)

Año: 2014
Duración: 10 min.
País: Estados Unidos
Director: Ben Aston
Guion: Ben Aston, Maria Hummer
Fotografía: Yiannis Manolopoulos
Música: Mark Sayfritz
Género: Drama. Terror
Productora: LFS, Cungkeel Pictures 

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘He took his skin off for me’

Sinopsis

He took his skin off for me es una visión de lo que es una relación tóxica, mostrando cómo un hombre se quita su piel para complacer a su pareja, con las consecuencias que ello acarrea.



He Took His Skin Off for Me
Imágenes de IMDB

Un metáfora visual y emocional muy desagradable

Estamos acostumbrados a ver relaciones tóxicas en ficciones, en la televisión, o en nuestro día a día, y parece que se normalizan. Incluso algunos productos audiovisuales hacen que sus propios espectadores las idealicen. He took his skin off for me es todo lo contrario a ello, trata de escandalizar al espectador y de cierta forma estremecerlo con una metáfora original y directa. Ben Aston opta por eliminar la piel de uno de los miembros de la pareja, dejándolo en carne viva, ensangrentado y desagradando al espectador.

El chico se quita la piel para complacer a su pareja, una piel que lo es todo, es su personalidad y es su rostro, es decir, la forma que tiene de identificarse. Cuando tienes que realizar un sacrificio de tal magnitud para revitalizar tu relación de pareja, o contentar a la otra persona, significa que algo no funciona. Quizás, eso nos deja ver desde el inicio Ben Aston cuando la mujer fríe un filete del mismo color que la piel de su marido.

La acción que un inicio parecía que iba a salvar la relación solo la acaba manchando más y más, en sentido literal y figurado. Las consecuencias de la acción inicial acaban afectando a todos los ámbitos de la vida, el laboral, el personal y las relaciones con los amigos. No obstante, a la protagonista parece no importarle, haciendo muestra de su egoísmo, cuando encima ella no sería capaz de hacer el mismo sacrificio que ha realizado él.

Por otro lado, la anulación del personaje masculino es vital. Observamos que la voz en off solo la pertenece a ella, la historia que debería de ser de él, ella la toma y la cuenta desde su perspectiva. Él simplemente está anulado, sin voz.

Sebastian Armesto
Imagen de IMDB

Salvar las distancias

Si nos vamos al plano estrictamente realista, es difícil de creer que alguien en carne viva pueda vestirse sin hacerle daño la tela, pueda agarrar cosas, o realizar el acto sexual con la pareja. Es por ello, que estos aspectos pueden distorsionar el mensaje quitándole efectividad. No obstante, la idea es original, potente en su forma, y bastante directa, es por ello, que deberían darle una oportunidad.

Ruth Parry realiza un trabajo magnífico a nivel de maquillaje con las prótesis. El aspecto del personaje masculino es realmente grotesco y terrorífico al ser tan realista. Incluso llega a poner los pelos de punta, pero tiene ese efecto de querer seguir el visionado a pesar de ser desagradable para ver cómo acaba la historia.

Por otro lado, He took his skin off for me está bien filmada, pero sin una forma de dirigir muy marcada y sin demasiado estilo. Simplemente, es una filmación muy correcta, pero que no sorprende. Aun así, destaco que sí se sabe traducir con la fotografía el momento en el que la relación cae en picado, lo muestra muy bien con la iluminación del set, más oscura y tétrica y también algo apagada. A parte, de que ya ni se molestan en eliminar las manchas del suelo, de la pared o de las cortinas.

He took his skin off for me
Imagen de IMDB

Conclusión de ‘He took his skin off for me’

He took his skin off for me es un cortometraje con una metáfora original y muy grotesca que pondrá los pelos de punta por su tratamiento en cuando a la forma. Puede que se debilite al no cumplir con el realismo que debería, pero eso no tiene que manchar la originalidad de traducir de otra forma una idea tan vista y relatada en numerosas creaciones audiovisuales. Además, con este cortometraje la relación tóxica se muestra sin ningún tipo de miramiento, y de la forma más cruda posible, y sin ser violenta para el espectador. Porque este cortometraje no necesita de gritos, malos tratos, o humillación para mostrar lo que es una relación tóxica, se basta solo de una persona sin piel para ello. Asimismo, la idea de no darle nombres a los personajes convierte esta historia en algo universal que puede sufrir cualquier persona.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Artículo anteriorLa edad de oro del thriller conspiranoico – Aquellos paranoicos años 70
Artículo siguiente“The Disciple”: la eterna sombra del éxito
Estudiante de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Nací el 7 de febrero de 2001 y actualmente estoy cursando el grado de Comunicación Audiovisual. Además, estoy de colaborador en el programa de radio Momentos de Cine en Inforadio. Aunque fui marcado de pequeño por la mano de Shyamalan y su sexto sentido para crear historias, no fue hasta mi adolescencia con la magia de Chazelle y su historia donde los sueños y el amor se entrecruzaban cuando algo despertó en mí. Ese algo fue la pasión por el cine, Shyamalan y Chazelle me dieron un pase a descubrir un amplio universo de historias, emociones, y cómo no, sueños. Fui pasando por Kubrick y Bergman hasta Tarkovski, descubriendo lo que la historia del cine tenía para mí, mientras germinaban mis ganas de trabajar en la industria. Por otro lado, Alejandro G. Calvo ha sido una de las razones por las que quise adentrarme en el mundillo de la crítica cinematográfica, la pasión que demuestra me hizo darme cuenta de que yo también quería tener la oportunidad de escribir sobre cine expresando la pasión que tengo por este mundo, devolviéndole al cine lo que tanto me ha dado. “No es a mí a quien le gusta el cine, sino el cine a quien le gusto yo” - Arrebato (1979)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí