Roberto Bueso firma su primer largometraje como director y guionista con La Banda. Conocido en el mundo del cortometraje por «La noche de las Ponchongas», llega con esta película intimista. Presentada en la Sección Oficial del prestigioso Festival Internacional de Cine de Málaga, se ha convertido en una de las revelaciones del cine independiente español. Protagonizado por Gonzalo Fernández y Charlotte Vega, ademásde contar con un elenco mayormente desconocido por el gran público. En cines el 21 de junio en España.



La Banda

La Banda

Ficha Técnica de La Banda

Título: La Banda
Título original: La Banda

Reparto:
Gonzalo Fernández (Edu)
Charlotte Vega (Alicia)
Pepo Llopis (Juanma)
Carlo Blanco (Ximo)
Enric Benavent (Padre de Edu)

Año: 2019
Duración: 86 min
País: España
Director: Roberto Bueso
Guion: Roberto Bueso
Fotografía: Víctor Entrecanales
Música: Vicente Ortiz Gimeno
Género: Drama
Distribuidora: Súper 8 Distribución

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de La Banda

Sinopsis

Edu, un joven músico que vive en el extranjero, vuelve a su Valencia natal para asistir a la boda de su hermano. El retorno despierta en él la necesidad de recuperar todo lo que dejó atrás: especialmente a Alicia, la eterna novia de su mejor amigo. (SÚPER 8 DISTRIBUCIÓN).


La Banda
Foto de Súper 8 Distribución

Volver con la frente marchita

Roberto Bueso comienza La Banda con un primer plano lleno de un misticismo y una introspección en el que no se necesita diálogo. Así presenta a Edu, un joven músico que se ha traslado a Londres para cumplir su sueño. En la espera de la audición de su vida, la vorágine de nervios y de su propia vida pasan por su impasible rostro, pero su acción marca todo: decide marcharse. La siguiente escena será lo que explique esa contradicción propia de la vida, que es su visita a un pueblo valenciano por la boda de su hermano. La elegancia con la que va presentando poco a poco los personajes crea un ambiente costumbrista y sosegado que envolverá la esencia de la película. Sin prisa, pero sin pausa. Es un film hecho para el deleite de la observación y del recuerdo.

La película transcurre en la importancia de volver a los orígenes para encontrarse con uno mismo y comprender aquello que se queda atrás para poder tener impulso hacia adelante. El estilo del film de carácter independiente consigue que el espectador empatice y se encuentre cerca de él en todo momento. En un primer momento, da una sensación de estar ante un protagonista introvertido y con una escasez de energía, pero al igual que en «Las amigas de Àgata», finalmente este universo personal del silencio es lo que da mayor originalidad a su personaje. No es el chico popular, no es el chico guapo, simplemente es Edu y esta es su historia. Una humanidad con una frescura que hace posible esa nostalgia a la infancia, juventud y las vivencias ya pasadas de cada uno. Una oda a la cotidianidad de los reencuentros, pero con esa lucha emocional que lleva su protagonista.

La Banda
Foto de Súper 8 Distribución

El ‘feel good’ español

No se puede negar que La Banda respira ese aroma de película ligera francesa, en el que no tienen que constantemente ocurrir problemáticas que resolver. Habla de las experiencias desde una visión más natural y próxima. La reunión con el grupo de amigos con los que tenía una banda, Alicia la novia de toda la vida de Juanma y con su hermano Ximo. Gonzalo Fernández sabe captar la personalidad de su personaje. Sin expresar en exceso, sí muestra los cambios entre unas relaciones y otras. Muestra esa contradicción en su relación fraternal, la alegría de sentirse de nuevo en casa con sus amigos y el deseo y frustración con Alicia. La ilusión perdida de su rostro va evolucionando según transcurre el film, haciendo cómplices a los espectadores de la metamorfosis que hay en su interior. Comedido, pero efectivo. Sorprende gratamente su labor actoral.

El resto del reparto, muchos de ellos estrenándose en este film, dan una frescura y una naturalidad que permite que el público se introduzca directamente en este universo valenciano. Pepo Llopis junto con Charlotte Vega son los que más sobresalen. La cámara capta a la perfección su espontaneidad y se mimetizan con sus personajes a la perfección. Además, en su piel, realizan la crítica del amor de siempre, aunque su desenlace sea algo criticable. Hugo Rubert y Xavi Giner son las revelaciones del film. Son dos diamantes en brutos, que pueden aportar bastante en la cinematografía española. Dos rostros alejados del estereotipo ‘mariocasiano’ que todavía hoy inunda en la industria nacional. Son maravillosos en pantalla. Por último, mencionar el papel de Carlo Blanco, como el hermano del protagonista. Sin aparecer en muchas escenas es una pieza clave y muestra una ternura en pantalla que cierra muy bien este elenco coral.

Roberto Bueso
Foto de Súper 8 Distribución

La elegancia de lo minimalista

La fotografía de Víctor Entrecanales es para disfrutarla. Con un estilo en el que la cámara en mano crea cierta inestabilidad al plano, le da ese toque de realismo que se busca con esta historia. Sin embargo, con el plano inicial y luego, las últimas imágenes del film muestran la gran planificación visual de Entrecanales. Recrea un retrato personal, alejados de los artificios y una composición escénica exquisita. Sabe hacer de lo sencillo, un mundo, y, para ello, necesita deshacerse de elementos sobrecargados en escena. Únicamente, a veces el movimiento de cámara puede distraer la atención del espectador. También hay que destacar la iluminación en algunas de las secuencias claves de la película. Esa mezcla de negros, violetas y una gama de azules, contrastando con la luminosidad el día a día, es una metáfora propia del significado del largometraje. No busca impresionar, sino envolver con su ambiente al público.

El protagonista es un músico, por lo que la banda sonora es uno de los factores importantes de este proyecto. La música diegética está acorde con lo que se ve en pantalla, pero donde sí reluce la musicalización del film es en aquella que sirve para acompañar las escenas. Los cortes y la sintonía minimalista dan ese golpe de efecto que se convierte en un late motiv perpetuo de la vida de Edu.

Lo único en lo que podría flaquear en La Banda es querer encontrar algo más allá de una historia de vida. La intención de este film no es crear un referente cinematográfico, sino de hablar y sentir esa pérdida del camino vital. Por lo cual, para cierto sector del gran público, podría faltarle más movimiento y carga sentimental. Sin embargo, aquellos espectadores más contemplativos degustarán esta cinta gratamente.

Roberto Bueso
Fotos de Damián Torres & Natxo Martínez

Conclusión

La Banda es una película sencilla, sin artificios que habla de esa necesidad de reencontrarse con uno mismo. Un viaje al pasado, que sirve de reflexión sobre un futuro incierto. Un largometraje que no tiene intención de ir al dramatismo emocional, pero que sí crea una metamorfosis introspectiva que vale la pena disfrutar. Un reparto coral con una naturalidad y frescura que envuelven al espectador en un ambiente cercano y cotidiano. Se convierte en un miembro más de esta comunidad.

Un ritmo pausado, pero no lento, hecho para ser contemplado y comprendido. La duda de la madurez personal convertida en un film lleno de metáforas visuales y un arco evolutivo enfocado en su protagonista. Una transición vital que mezcla nostalgia con ilusión por lo que está por venir.

Reportaje de La Banda en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí