La entrega es un valioso cortometraje sobre la vejez, el aislamiento, la brecha tecnológica, los miedos y los traumas dirigido por Pedro Díaz. Una historia simpática y a la vez directa que combinando el drama y la comedia logra emocionarnos. La entrega es uno de los cinco cortometrajes de ficción nominados en la 37ª edición de los Premios Goya.



La entrega cortometraje

Crítica de 'La entrega'

Ficha Técnica

Título: La entrega
Título original: La entrega

Reparto:
Ramón Barea (Armando)
Ferran Vilajosana (Rider)
Ana del Arco (Vecina)

Año: 2022
Duración: 24 min.
País: España
Director: Pedro Díaz
Guion: Fran Carballal, Pedro Díaz
Fotografía: Luis Guijarro
Música: Alberto Torres
Género: Drama. Vejez
Arte: Victoria Paz Álvarez
Montaje: Juan Manuel Gamazo
Sonido: Ismael Calvo
Productora: Pedro Diaz, Bosalay Films, Fran Carballal, 39 Escalones Films, Salon Indien Films, Plano a Plano, Kabiria Films.
Producción: Pedro Díaz, Pablo Zorrilla, Felipe Salas, Fran Carballal, Carlos Guerrero, Pablo de la Chica, César Benítez, Manuel Manrique, David Casas Riesco.
Distribuidor: Selected Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'La entrega'

Sinopsis

Armando tiene 80 años. Un desconocido trauma le impide salir de su casa desde hace una década. Su único contacto con el exterior es a través de un rider que le trae los pedidos que gestiona su hijo desde el extranjero. Un día Armando recibe algo que hará que reaparezcan viejos fantasmas, miedos y recuerdos que afrontar. (Selected Films)



Viviendo en soledad

Partimos de la rutina de un hombre mayor, Armando, que vive solo. Es reservado y algo antipático; prefiere evitar la comunicación y el contacto con terceros. Su premisa cómica se presenta de forma clara: no se atreve a pisar el exterior, tiene dificultad para salir de su casa e incluso renuncia salir a comprar, prefiriendo recibir por pedidos todo lo que necesita para sobrevivir en una pequeña, solitaria, silenciosa, oscura y fría casa. Está desconectado de la realidad y tampoco tiene Internet, pues las tecnologías le provocan rechazo. Como espectadores nos preguntamos: ¿por qué se comporta así? ¿Qué le ha podido pasar para llegar a ese punto? 

La gran diversidad de planos bien conseguidos es realmente interesante considerando el espacio tan reducido con el que cuenta el director: una simple casa, un jardín o un invernadero. Esta limitación, sin embargo, es clave para comprender la vida diaria de un hombre que no sale de casa en absoluto. 

La entrega cortometraje

Una “chispa” de esperanza

La presencia de un segundo personaje, su repartidor habitual, quizás la única persona con la que mantiene un contacto físico directo, se convierte en el “gancho” de esta historia. No solo comienza a mantener una relación cercana con él, sino que también lo ayuda a adaptarse a las tecnologías para poder vivir mejor. Es así como, a través de secuencias divertidas donde se desarrolla esa relación de amistad podemos ir conociendo más detalles que nos dan pistas sobre por qué Armando vive así, incluso elementos de su pasado claves para sentir empatía con el personaje.

Gracias al uso de un simple ordenador, Armando se va reencontrando con su yo del pasado, con sus recuerdos, con sus hobbits, convirtiendo así el ordenador en un personaje más que lo acompañará en su soledad. Esta simple idea directamente conecta con la pandemia y la cuarentena, momento relativamente reciente de todos en el que tuvimos que relacionarnos a través de las tecnologías. El director nos ofrece así no solo una historia divertida, sino también cercana y reciente con la que nos podemos identificar fácilmente. 

Aunque también se tocan muchos otros temas, como la superación de los traumas. Es ahí donde entra en juego el misterio del cortometraje La entrega, pues gracias a estos elementos se irá revelando toda la información que el espectador desconoce de Armando y que le ayudarán a entender qué es lo que este esconde.

Ramón Barea

Haciendo fácil lo difícil

En lo que respecta a los elementos técnicos, cabe destacar la facilidad con la que el director ha podido transmitir tanto con tan poco, a través de secuencias de montaje bien definidas y estructuradas que hacen aumentar el ritmo de la historia, sin sentirse tampoco saturadas. A su vez el uso de las elipsis no solo es necesario, sino que se convierte en un recurso narrativo que refleja de forma evidente la rutina del protagonista. 

Del mismo modo, se atreve a emplear sutiles movimientos de cámara. Hay uno en concreto que nos lleva a un plano que divide al protagonista con el repartidor, una imagen realmente significativa que nos lleva a pensar que separa dos mundos diferentes, dos generaciones y vidas distintas.

En el sonido también hay un uso de ciertos recursos interesantes, como la anticipación de un sonido en una escena o incluso la propia música de fondo, que es una acompañante simpática del personaje. 

En general, son técnicas complementarias a la narrativa que sirven de apoyo para comprender la historia y, que en este caso, tienen bastante mérito considerando que son pocas las localizaciones y los personajes presentes.

La entrega cortometraje

Conclusión de 'La entrega'

La entrega es un cortometraje fácil de leer que toca diferentes temas interesantes y realmente necesarios en el panorama actual. A pesar de que no arriesga demasiado desde el punto de vista narrativo, está bien contada y es verdaderamente emocionante. Sobre todo, teniendo en cuenta que representa ciertas situaciones que bien nos pueden recordar a la pandemia. 

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí