La historia de Jan dirigida por el cineasta español Bernardo Moll es una obra llena de sensibilidad y coraje. La película documental recoge durante seis años, y en tiempo real, la llegada al mundo del hijo del director. Jan es un bebé que vino al mundo con el síndrome de Down y el filme narra con naturalidad un proceso de aceptación en toda su dimensión.  Documental estrenado en España el 4 de noviembre de 2016.



La historia de Jan

Crítica de ‘La historia de Jan’

Ficha técnica

Título: La historia de Jan

Reparto:
Jan Moll Vic
Mónica Vic

Año: 2016
Duración: 94 min.
País: España
Director: Bernardo Moll Otto
Guion: Bernardo Moll Otto
Fotografía: Alfonso Postigo
Música: Guillermo Mostaza y Mayor Tom
Género: Documental
Distribuidor: Sherlock Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La historia de Jan’

Sinopsis

Jan nació el 4 de noviembre de 2009 cambiando la vida de sus padres. La inesperada noticia de que Jan tenía síndrome de Down llevó a su padre a escribir un blog y a grabar a su hijo para compartir su día a día y superar sus miedos. Esta película, resultado de ese blog y de esas filmaciones durante 6 años, nos cuenta una historia de superación y aceptación desde el optimismo, el sentido del humor y la ternura. (Sherlock Films)

Premios de ‘La historia de Jan’

  • Festival de cine de Málaga: Sección documental oficial.


Una ópera prima muy especial

Narrada desde una sensibilidad especial tras la cámara, Bernardo Moll demuestra, en esta su ópera prima, que independientemente del cariño inestimable por su hijo tiene talento para desarrollar una historia. De hecho, cumple perfectamente con las expectativas de una cinematografía tan complicada como es la del cine documental. Es más, el apellido documental suena incluso fuera de lugar pues hablamos de cine con mayúsculas. Hay guión y un montaje preciso que sin duda ayudan a acercar la historia al espectador.

La historia de Jan inauguró el Festival de Cine de Málaga en el año 2016. De manera posterior fue estrenada en las salas de cine con una gran recepción entre la crítica especializada.

La historia de Jan
Copyright Sherlock Films

Bernardo, el padre de Jan, tras el nacimiento de su hijo con síndrome de Down decidió crear un blog literario. Con el apoyo de Mónica, la mama de Jan, comenzó también a grabar a su hijo en la primera etapa de su vida. Después de casi seis años de grabaciones y con el apoyo de una campaña de crowdfunding en redes sociales el sueño del cine se hizo realidad.

La perseverancia y el cariño de unos padres ejemplares

El graduado por la Universidad de Glasgow Walter Elliot decía que: «La perseverancia no es una carrera larga; son muchas carreras cortas, una tras otra». De esta manera es como los padres de Jan aceptaron el reto que la vida les impuso.

La madre de Jan también pronuncia una frase durante la película que impresiona: «Me lo puedo perder llorando y no me lo quiero perder llorando». Esta cita marca un punto de inflexión tanto en la película, como en la vida de estos afortunados padres. Y es que ellos mismos declaran que una criatura tan especial como es su hijo es un verdadero regalo.

La historia de Jan
Copyright Sherlock Films

La historia de Jan nos habla de un modo sincero, roto y lleno de sensibilidad de como es la acogida de un bebé con el síndrome de Down. Una vez aceptado el hecho, que al principio es doloroso por la incertidumbre que produce, ya solo queda ponerse a navegar y construir por el bien del recién nacido.

Cuidados médicos y fútbol

La historia de Jan arranca con la ecografía real del bebé y con su primer baño. A partir de ahí, la madre va presentando como narradora las distintas entradas del blog. Bernardo Moll utiliza un inteligente ritmo narrativo acompañando la acción con imágenes de la ciudad de Madrid. Fotogramas a veces evocadores y otras veces duros, como son los de los hospitales a los que tienen que acudir para el cuidado de Jan.

Documental
Copyright Sherlock Films

Mención especial para el Hospital Universitario Infantil Niño Jesús y para la Fundación Jiménez Díaz. La labor desarrollada con los más pequeños es magnífica y además permitieron la filmación de las imágenes. Doy fe personalmente de la magnífica atención sanitaria de ambos centros hospitalarios.

El fútbol es utilizado como otro factor temporal con el que la historia se aproxima al espectador. El director lo usa como medio para medir el transcurso del tiempo. Viajamos desde el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, cuando Jan era un bebé, hasta el estadio Vicente Calderón cuando nuestro protagonista ya era un hombrecito.

Conclusión

La historia de Jan es un ejemplo de vida grabado en tiempo real durante casi seis años. La cinta nos cuenta, nos inquiere, nos avasalla y nos desmonta con la capacidad de sacrificio del trío protagonista. Pero no solo son ellos los que luchan. Detrás de esta historia está el ingente trabajo de fisioterapeutas, educadores y profesionales que en todo momento sirven como apoyo para la familia. Un conjunto de héroes anónimos que el cineasta retrata con verdadera sensibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí