La quietud en la tormenta (Gelditasuna ekaitzean), primera película de Alberto Gastesi, se estrenará a nivel mundial en la 70.ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará entre el 16 y el 24 de septiembre de 2022. El film, que se proyectará el martes 20 de septiembre en el Teatro Victoria Eugenia durante la Gala del Cine Vasco, está programado dentro de la sección Zinemira y competirá por el Premio Irizar al Cine Vasco, dotado con 20.000 euros para el productor o productores de la película.

La quietud en la tormenta en el Festival de San Sebastián

La cinta está protagonizada por Loreto Mauleón (Patria, El secreto de Puente Viejo), en su primer trabajo protagonista en un largometraje, e Iñigo Gastesi (La línea invisible, Lasa eta Zabala). Les acompañan Aitor Beltrán (El Internado: Las cumbres; El hijo del acordeonista) y Vera Milán (Somos).

Filmada entre los meses de abril y junio de 2022 en diferentes localizaciones de la ciudad de San Sebastián, el rodaje de La quietud en la tormenta (Gelditasuna ekaitzean) se estructuró en dos fases. Durante la primera parte, grabada en el mes de abril, se filmaron las secuencias correspondientes al pasado narrativo de la historia. Y en el mes de junio se completó el rodaje con la filmación de las escenas ubicadas en el presente de la historia.

La quietud en la tormenta es una película de VIDANIA Films. Cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco. Grabada en euskera y castellano, en blanco y negro y en formato 4:3, la película tiene una duración de 96 minutos. Su estreno en salas de cine tendrá lugar en otoño de 2022.

La quietud en la tormenta

Ficha Técnica

Título original: Gelditasuna ekaitzean
Año: 2022
Duración: 96 min.
País: España
Dirección: Alberto Gastesi
Guion: Alberto Gastesi, Alex Merino
Música: Iñaki Carcavilla
Fotografía: Esteban Ramos
Reparto: Loreto Mauleón, Aitor Beltrán, Vera Milán, Iñigo Gastesi
Productora: Vidania Films
Género: Drama

Filmaffinity

IMDB

Sinopsis

La quietud en la tormenta nos presenta a una pareja, Lara (Loreto Mauleón) y Daniel (Iñigo Gastesi), que se conoció un día de tormenta y de la que poco queda. Entonces eran jóvenes y apasionados, y el futuro parecía un país lejano lleno de oportunidades. Años después, sus caminos vuelven a cruzarse —otra tormenta, la misma ciudad—, pero ellos han cambiado. A caballo entre el pasado y el presente, la película La quietud en la tormenta explora la historia de amor de dos personas cuyas vidas, en otras circunstancias, en otros tiempos, pudieron haber tomado otros caminos.

Tráiler de 'La quietud en la tormenta'

Sobre el equipo técnico

Dirigida por Alberto Gastesi con guion de Alex Merino (Las flores del infierno, en preproducción) y el propio Alberto Gastesi, La quietud en la tormenta cuenta con Esteban Ramos (La Unidad, La gran mentira) como director de fotografía. Itziar Otxoa es la directora de producción. Alejandra Arróspide (For The Good Times) firma la dirección artística. Iona Lacunza es la responsable de vestuario. Andrea Lizarazu y Kizkitza Retegui se ocupan del maquillaje, y Nerea Iglesias y Olga Cruz de la peluquería. Andrea Sáenz Pereiro se encarga del sonido e Iñaki Carcavilla de la música. Jaione Daubagna es ayudante de dirección. Alejandra Arróspide, Iñigo Gastesi y Alberto Gastesi son los productores ejecutivos.

La quietud en la tormenta

Notas del director Alberto Gastesi

El director de la cinta, Alberto Gastesi, admite que “cuando rastreo los orígenes de esta película siempre acabo en una imagen-escena fundacional, una idea génesis: el reencuentro de dos personas, años después de haber tenido una relación pasional, en un piso en venta en el centro de la ciudad. Él va a enseñarlo, como trabajador de una inmobiliaria. Ella, con su pareja actual, acude a la visita como interesada en su compra. La tensión dramática entre personajes que ocultan información en un lugar de pasillos y habitaciones, un espacio de geometrías y abismos, fue el impulso desde el que partir: un mundo acotado y aislado donde se encuentran el pasado y las posibilidades de un futuro.

A partir de ahí, el proceso de escritura y rodaje (siempre entremezclados) ha sido una exploración de esas habitaciones del piso en venta que nos ha llevado hasta una historia de parejas, un relato sobre montañas rusas y peces, un retrato de una ciudad, Donostia, una generación de treintañeros que la habita y los dos idiomas que se escuchan en sus calles. Este film es, en última instancia, voluntad de exploración y la búsqueda de un tono propio, el rizoma que ha nacido de la energía de un grupo de técnicos, cineastas e intérpretes con un talento y amor infinitos”.

Fuente Nueve Cartas

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí