La vida invisible de Eurídice Gusmão de Karim Aïnouz, es el largo y bello título de la que fue una de las grandes triunfadoras de Seminci 2019, pese a no lograr su máximo galardón, la Espiga de Oro. A cambio obtuvo la Espiga de Plata, el Premio a la Mejor actriz (ex aequo) para Carol Duarte y Julia Stockler, el Premio FIPRESCI del Jurado de la Crítica y el Premio Sociograph que se otorga a la película «más emocionante» según los espectadores a los que se les ha puesto unos sensores para medir sus emociones. Estreno el 22 de Noviembre.



La vida invisible de Eurídice Gusmão

Crítica de ‘La vida invisible de Eurídice Gusmão’

Ficha Técnica

Título: La vida invisible de Eurídice Gusmão
Título original: A vida invisível de Eurídice Gusmão / The Invisible Life of Eurídice Gusmão

Reparto:
Fernanda Montenegro (Eurídice)
Carol Duarte (Eurídice)
Gregório Duvivier (Antenor)
Cristina Pereira (Cecília)
Flavio Bauraqui (Detective)
Maria Manoella (Zélia)
Júlia Stockler (Guida)
Nikolas Antunes (Yorgos)

Año: 2019
Duración: 139 min.
País: Brasil
Director: Karim Aïnouz
Guion: Murilo Hauser (Novela: Martha Batalha)
Fotografía: Hélène Louvart
Música: Guilherme Garbato, Gustavo Garbato
Género: Drama. Familia
Distribuidor: Vértigo Films España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La vida invisible de Eurídice Gusmão’

Sinopsis

Río de Janeiro, 1950. Eurídice, de 18 años, y Guida, de 20, son dos hermanas inseparables que viven en casa con sus conservadores padres. Aunque inmersas en una vida tradicional, cada una alimenta un sueño: Eurídice el de convertirse en una pianista de renombre, Guida el de encontrar el amor verdadero. En un giro dramático, son separadas por su padre y obligadas a vivir en lugares distintos. Tendrán que tomar así el control de sus propios destinos, sin perder la esperanza de volver a encontrarse. Un melodrama tropical del director de Madame Satã. (Vértigo Films España)

Premios

  • Festival de Cannes: Un Certain Regard – Mejor película. 2019
  • Festival de Mar del Plata: Premio del Público. 2019
  • Festival de Valladolid – Seminci: 4 premios incl. Espiga de Plata y Actriz. 2019
  • Premios Independent Spirit: Nominada a Mejor película extranjera. 2019


Karim Aïnouz, un artista completo 

El exitoso paso de La vida invisible de Eurídice Gusmão por Seminci, ya venía precedido de otros premios importantes como el de Mejor Película Un Certain Regard en el Festival de Cannes y el Premio del Público en Festival de Mar del Plata, además de ser la película escogida por Brasil para representarle en los Oscar en la categoría de Mejor Película Internacional (antes conocida como Mejor Película de habla no inglesa). Tantos reconocimientos deben ser por algo.

La vida invisible de Eurídice Gusmão está realizada por Karim Aïnouz, director de cine y artista visual brasileño de origen argelino, con una larga y atípica trayectoria en cine, televisión y en instalaciones de arte contemporáneo, entre cuyos trabajos destacan los largometrajes Madame Satã (2002), biopic sobre un capoerista y transformista, ambientado en un barrio bohemio del río de Janeiro de los años 30, O céu de Suely (2006), drama sobre una mujer abandonada que para salir adelante decide rifar su cuerpo entre los hombres del pueblo, o Praia do Futuro (2014), melodrama romántico de temática LGBT. En todos sus trabajos, explora con delicadeza y gran sentido estético, las relaciones e inquietudes existenciales de sus personajes.

La vida invisible de Eurídice Gusmão
Copyright ARP Distribution

La poesía de la imagen

No es diferente en La vida invisible de Eurídice Gusmão donde nos ofrece un melodrama con argumento cercano al folletín telenovelesco, sobre la vida en paralelo de dos hermanas separadas por el rencor paterno, que servirá a Aïnouz para insistir en ese existencialismo de una forma tremendamente poética.

El buenhacer de Aïnouz tras la cámara, le ayuda a esquivar con habilidad el caer en el formato televisivo de este tipo de historias y le otorga una profundidad psicológica inesperada que conduce a la emoción sincera y conecta con el espectador más escéptico, contando con la inestimable colaboración en La vida invisible de Eurídice Gusmão del estupendo trabajo de la fotógrafa francesa Hélène Louvart, responsable de la cinematografía de Pina (Wim Wenders, 2011), Lazzaro Felice (Alice Rohrwacher, 2018) o Petra (Jaime Rosales, 2018), entre otras, que utiliza una paleta de colores saturada y colorista que contrasta con el drama interior de sus personajes.

La vida invisible de Eurídice Gusmão
Copyright ARP Distribution

La importancia de los personajes femeninos

Son dos horas y media de metraje que no pesan en absoluto, pese a la irregularidad de algunos de los elementos que conforman la historia, como el retrato de brocha gorda de algunos personajes secundarios masculinos. Basada en la novela de Martha Batalha y con guion del propio Karim Aïnouz, escrito junto a Murilo Hauser e Inés Bortagaray, La vida invisible de Eurídice Gusmão propone un relato de reivindicación feminista en el Brasil de los años 50, con unos personajes femeninos bien dibujados y algunas secuencias de gran emotividad como aquella en que las dos hermanas están a punto de encontrarse en un restaurante.

La vida invisible de Eurídice Gusmão está protagonizada por Carol Duarte, en el papel de Eurídice, nombre tomado de una ninfa de la mitología griega condenada a vivir en los infiernos, y por Julia Stockler, en el papel de su sufrida hermana Guida, que bien habría merecido aparecer igualmente en el título porque en muchos momentos se convierte en la protagonista del relato. Ambas realizan un trabajo magnífico sin caer en estereotipos, concediendo hondura a su extenso abanico emocional.

Invisible Life
Copyright ARP Distribution

Con sabor a cine clásico

La vida invisible de Eurídice Gusmão tiene una narrativa de cine clásico que se agradece en estos tiempos de la cámara en mano y montajes videocliperos. A través de una inusitada elegancia fílmica, contemplaremos todas las penurias que vivirán ambas hermanas por separado y cuyo nexo en común será su imaginación, como un oasis en el barro. En su mente, cada una de ellas, recreará sobre la otra una vida ficticia que llenará sus corazones de esperanza para superar sus propias fatalidades. Esa vida ficticia es invisible para los demás, como invisibles se sienten esas dos mujeres en un mundo patriarcal que no les permite alcanzar sus sueños ni tomar sus propias decisiones.

La vida invisible de Eurídice Gusmão es un relato que además tiene un muy buen cierre, una de las cosas más difíciles de hallar en el cine y que aquí funciona a la perfección. Y lo hace con una elipsis inesperada y la presencia de una Fernanda Montenegro que es todo un regalo para el espectador. Prepara los clínex.

Invisible Life
Copyright ARP Distribution

Conclusión 

La vida invisible de Eurídice Gusmão es un melodrama de corte clásico, bien realizado y con un tono poético que sobrepasa lo telenovelesco de su argumento. Buenas interpretaciones de sus actrices protagonistas para un relato de reivindicación feminista en el Brasil de los años 50.

Esta crítica también la puedes leer en Universo Cinema

Reportaje de La vida invisible de Eurídice Gusmão en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí