Esteban Ciudad estrenó el pasado 17 de febrero Like, el musicapp, su segundo proyecto teatral como director y dramaturgo. En esta ocasión, también ejerce como compositor de la música original del espectáculo teatral. Protagonizada por Pablo Puyol y Mara Jiménez, la obra aborda las relaciones sociales y amorosas a través de las redes sociales. Además, cuenta con la participación especial de artistas como Itziar Castro, Antón Lofer, Carlos Latre o Luisa Gavasa, entre otros. Se puede disfrutar los jueves a las 22 horas en el Teatro Alfil, hasta el 21 de abril.



Like, el musicapp

Crítica de 'Like, el musicapp'

Ficha Técnica

Título: Like, el musicapp
Título original: Like, el musicapp

Reparto:
Pablo Puyol
Mara Jiménez

Con la colaboración de:
Itziar Castro
Antón Lofer
Carlos Latre
Pascu y Rodri (Destripando la historia)
Luisa Gavasa
Manuel Bohajar (Keunam)
Antonio Esquivias
Jon Plazaola
Lara Palma
David Ordinas

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Esteban Ciudad
Libreto: Esteban Ciudad
Música original: Esteban Ciudad
CEO - Productor:
Maximiliano Martínez
Dirección Musical: Dustin Calderón
Diseño de Iluminación: Juanjo Llorens
Escenografía y vestuario: María Arévalo
Coreografía: Alberto Sánchez
Dirección creativa: Ángel Viejo
Audiovisuales: David Elcano
Preparación vocal: Sara Navacerrada
Narrador: Antonio Esquivias
Regidor: Álvaro Miranda
Luces, Sonido y Video: David González
Productor ejecutivo: Maxi Martínez
Dirección creativa: Ángel Viejo
Producción: Nuria Chinchilla
Distribución y booking: Alejandro Martín de Lucas
Audiovisuales: Stefano di Luca
Social Media: Beatriz Rodríguez
Administración: Andrés González
Prensa: Daniel Mejías
Fotografía y Video: El Espacio
Producción: Showprime

Tráiler de 'Like, el musicapp' 

Sinopsis de 'Like, el musicapp'

Imagina que conoces a alguien a través de una aplicación para ligar. Parece la persona perfecta. En la primera cita descubres que esa persona no es lo que aparentaba ser. La cosa es… que tú tampoco lo eres.

Ella, hace un año que rompió una relación y no se atreve a conocer a nadie. Su pasatiempo es quedarse en casa alimentando sus inseguridades. Todo le parece superficial y se encuentra fuera de lugar en el mundo.

Él, un orgulloso y tímido friki, lleva tres malditos años sin acostarse con nadie. Sus amigos, su madre, e incluso el párroco del pueblo, le incitan a todas horas a salir de fiesta y buscarse una chica, o un chico. Una misión suicida.

En un acto de desesperación, ambos entran en una app para ligar llamada LIKE, dispuestos a crear el PERFIL MÁS ESPECTACULAR DE TODOS LOS TIEMPOS.

Like, el musicapp es una comedia romántica musical sobre encontrar el amor, y el amor propio, en tiempos donde la tecnología ya ha tomado el control de nuestras vidas.. (TEATRO ALFIL). 



Like, el musicapp
Foto de SHOWPRIME

Esclavos del algoritmo

Esteban Ciudad se lanza a su segunda producción teatral, tras el éxito obtenido con su debut en "Ilusiones" como dramaturgo. En esta ocasión, cambia el género dramático por el musical, con una historia romántica donde chico conoce a chica no sigue los esquemas más habituales de las comedias de este tipo. Así escribe Like, el musicapp, un musical en el que se habla de cómo las redes sociales han cambiado la manera en la que se presentan las personas, convirtiéndose en imágenes o iconos que no tienen por qué asemejarse a la realidad. Por tanto, Ciudad busca reivindicar la necesidad de luchar contra las caretas que se han propagado con el auge de la exposición pública. Gracias a ello, uno de sus grandes fuertes es la intención con la que realiza este proyecto, así como el mensaje de autocuidado y autoestima que lanza al espectador.

Sin embargo, dentro del trasfondo que hay en sus palabras, hay momentos en los que se entremezclan ciertas problemáticas que podrían sentirse como algo más oportunistas. Por ejemplo, durante la denuncia contra el odio en las redes, es una temática importante de abordar, pero llega a través de un caudal que no encaja con las líneas narrativas principales. En consecuencia, puede parecer que se quiere hablar del universo digital con su particular crítica, pero no termina por definir de una manera más certera hacia qué lugar quiere ir. Con lo cual, la verdad y sinceridad que transmitió en su denuncia en su primera obra, se difumina en la ejecución de este segundo proyecto teatral. Se ven los titulares y se comprende lo que hay detrás de ellos, sin embargo, falta un desarrollo más profundo.

Teatro Alfil
Foto de SHOWPRIME

En busca del amor

Pablo Puyol y Mara Jiménez son los protagonistas de Like, el musicapp. En primer lugar, Pablo Puyol se esfuerza al máximo para dar verosimilitud a su personaje sobre la escena, a pesar de la dificultad de tener que escenificar ciertos atributos que no se han solido asociar a su carrera actoral. A pesar de ello, crea cierta empatía al mostrar su compromiso con lo que sucede sobre las tablas. Sin embargo, su desempeño no termina por construir de una forma efectiva la energía que plantea su personaje desde el guion. Por lo cual, a pesar de buscar ahondar en él, termina por ofrecer una imagen más caricaturesca. Sobre el baile y la voz, cumple con su función, aunque podría brillar más, dado que la propia creación musical no le saca partido todo lo que pudiera.

Por su lado, Mara Jiménez realiza una labor estupenda, con una energía que contagia el patio de butacas. Su frescura y cercanía en la manera en la que realiza su trabajo dramático hace que encandile a los asistentes. Además, hay ciertos aspectos y detalles que hacen que haya una relación directa entre espectador y actriz, como la manera en la que transmite esa alegría y picardía propias. Además, es un torrente que sabe exprimir las distintas escenas de baile y los distintos estilos que toca. En conjunto, se ve una comodidad plausible, pero no se forja una química que lleve al público a visualizar una sinergia más sólida. Después, hay que nombrar que las distintas colaboraciones son una delicia, dando algunos de los mejores momentos del musical por la hilaridad que desprenden.

Teatro Alfil
Foto de SHOWPRIME

Cotidianidad y aplicaciones

La producción que hay detrás de Like, el musicapp es un gran salto entre “Ilusiones” y este segundo proyecto, en cuanto a propuesta escénica. Para comenzar, hay un estilo musical muy concreto, que puede conectar con los gustos de una parte del público. Sin embargo, se echa en falta una composición musical más arriesgada, que ofrezca momentos de auténtica catarsis sonora y que sigan un estilo más coherente entre sí, en algunos casos. A pesar de ello, ofrece números simpáticos y agradables en varios de los casos. Asimismo, hay que aplaudir el trabajo del movimiento y de la coreografía, que otorgan dinamismo al montaje, lo que hace que se sienta más viva la propia acción. Por otra parte, la utilización del audiovisual es uno de los elementos más destacables de la puesta en escena, con una justificación y desempeño artísticos muy bien diseñados.

La construcción de la escenografía se plantea desde una definición de espacios muy concreta, que va transformándose de una manera notable y que suscita interés en los espectadores. Además, los colores utilizados fabrican un sello de identidad que se enlaza fácilmente con la positividad que desea producir el propio musical. También hay una buena gestión del simbolismo y arquetipos extraídos de las redes sociales para traerlos en un imaginario común compartido con los espectadores. En este sentido, hay una elección apropiada, que se ajusta con lo que demanda la pieza. El ritmo sigue un esquema ligero y liviano, lo que hace que sea un espectáculo accesible para todo tipo de públicos. Aun así, podría haber exprimido todavía más el potencial artístico y visual que hay en la producción, para ir más allá del efecto 'comercial' que acompaña a la obra.

Foto de SHOWPRIME

Conclusión

Like, el musicapp es un musical que aborda una temática muy actual, como es la manera de mostrarse a través de las redes sociales y lo que hay detrás de este comportamiento. El mensaje y la moraleja gozan de una intención soberbia, sobre todo por la necesidad de hablar de ello. Sin embargo, la ejecución narrativa no es óptima, ofreciendo un guion que no logra ir más allá y se queda en un plano más superficial.

Después, Mara Jiménez realiza una labor llena de energía, mientras que Pablo Puyol se compromete, pero no termina de llegar a una verosimilitud dramática adecuada. La puesta en escena brilla por la evolución en la producción entre la primera y esta segunda pieza de Esteban Ciudad, pero no germina un potencial más arriesgado. Además, al ser un musical, se podría haber ido un paso más en el aspecto artístico. Entre “me gustas”, aplicaciones y discursos, se produce un baile de mensajes potentes que flotan en el exterior sin ahondar más en el interior.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6 / 10
60 %
Artículo anterior"Aquí y ahora, vida", película esperanzadora sobre el cáncer infantil
Artículo siguiente“El mundo es vuestro”, aromas y sabores berlanguianos
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
El mensaje y la moraleja gozan de una intención soberbia, sobre todo por la necesidad de hablar de ello. Sin embargo, la ejecución narrativa no es óptima. Mara Jiménez realiza una labor llena de energía, mientras que Pablo Puyol se compromete, pero no termina de llegar a una verosimilitud dramática adecuada. La puesta en escena brilla por la evolución en la producción entre la primera y esta segunda pieza de Esteban Ciudad, pero no germina un potencial más arriesgado. Entre “me gustas”, aplicaciones y discursos, se produce un baile de mensajes potentes que flotan en el exterior sin ahondar más en el interior.like-el-musicapp-critica-teatro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí