Llueven Vacas es la ópera prima de Fran Arráez, basada en el texto homónimo de Carlos Be. Presentada ya en la Sección Oficial ZonaZine en el pasado Festival de Málaga, ahora se estrena en la cartelera española el próximo viernes 8 de diciembre, cuyo beneficio de recaudación en taquilla se donará a la fundación Themis de Mujeres Juristas para garantizar la efectividad de los derechos de las mujeres y la erradicación de su discriminación.



Llueven Vacas

Crítica de Llueven Vacas

Ficha Técnica

Título: Llueven vacas
Título original: Llueven vacas

Reparto:
María Barranco (Margarita)
Gemma Charines (Margarita)
Víctor Clavijo (Fernando)
Maribel Verdú (Margarita)
Secun De La Rosa (Fernando)
Asier Etxeandia (Fernando)
Pedro Miguel Martínez (Fernando)
Laia Marull (Margarita)
Carmen Mayordomo (Coral)
Gloria Muñoz (Margarita)
Eduardo Noriega (Fernando)
Sergio Peris-Mencheta (Fernando)
Mónica Regueiro (Margarita)

Año: 2017
Duración: 75 min.
País: España
Director: Fran Arráez
Guion: Fran Arráez (Basado en un texto de Carlos Be)
Fotografía: Maysun
Música: Flavio Villani
Género: Drama. Violencia de Género
Distribuidor: Begin Again Films

Tráiler

Donde comprar el libro

Oferta
Llueven Vacas (Textos aparte)
  • Juan Carlos Blanco García
  • Editor: AROLA EDITORS S.L
  • Tapa blanda: 120 páginas

Sinopsis

Fernando y Margarita son un hombre y una mujer, una pareja que vive en un hogar en el que él manda y ella obedece. De estos roles establecidos nace un juego perverso en el que Fernando es libre de proponer y modificar la realidad a sabiendas de que su esposa acatará sus decisiones incondicionalmente.
Así, Margarita y Fernando llevarán este “juego” hasta sus últimas consecuencias.



DEL DURO CORAL A LA FRÁGIL MARGARITA

Llueven Vacas es una mirada poética pero descarnada a la silenciada tragedia de la cotidianidad de muchas mujeres, Margaritas deshojadas que, aunque empezaron su andadura fuertes y duras como el Coral, han sido doblegadas por la violencia de género del día a día.

Con una cuidada estética encabezada por una deliciosa y brillante fotografía, el film es teatral de principio a fin y, cuando utilizamos el adjetivo teatral lo despojamos de la connotación negativa que en ocasiones se le atribuye cuando sirve para calificar una película. Lo teatral en cine puede llegar a ser potente y en este caso lo es, aunque en ocasiones echemos de menos un tratamiento más cinematográfico. Lo cierto es que se trata de un film valiente y arriesgado a partes iguales, tanto por lo que cuenta como por cómo lo cuenta: el tratamiento del tema, el enfoque, la apuesta estética, la forma y la estructura.

La sensación de estar disfrutando de una pieza teatral en una sala de teatro se desvanece por momentos con los juegos de espejos, los saltos entre historias y los fundidos a negro, recursos cinematográficos que nos recuerdan que estamos ante una película, pero este debate aparte, cabe destacar las interpretaciones de Asier Etxeandia y Eduardo Noriega en el sector masculino y de Maribel Verdú, siempre en estado de gracia, de una también magnífica y desgarrada María Barranco y sobre todo de una excelsa Carmen Mayordomo en el reparto femenino.

Esta última, Mayordomo, que nos tiene bastante acostumbrados a sus exquisitos trabajos de composición y rotundas interpretaciones sobre las tablas en el circuito OFF madrileño, demuestra también aquí tener con creces la energía, la actitud y el carisma necesarios para desenvolverse ante la cámara y manejar como nadie unos silencios repletos de matices, unos silencios cargados de palabras que la cámara lee como nadie, demostrando así que sin decir nada se puede decir todo y que un simple gesto o una leve mueca son oro puro ante el objetivo. Es siempre un placer disfrutar del hipnótico trabajo de esta inmensa actriz.

LLUEVEN VACAS

Llueven Vacas, sin duda, está cargado de buenas intenciones y, aunque tal vez el ritmo a veces decae, es su duración una de sus virtudes, así como también lo es el tratamiento poético y visual de un texto duro cargado de simbolismo y, que denuncia a voz en grito la violencia de género, una violencia que no necesariamente tiene por qué ser física, pues las palabras pueden llegar a hacer tanto daño como las bofetadas. Es en efecto el maltrato psicológico en lo que más ahonda el film que, sin duda es intenso y perturbador, pero nosotros nos quedamos con el grito silenciado de las mujeres que sufren esta lacra social, grito personificado aquí en cada una de las Margaritas que se tambalea ante la cámara.

Llueven Vacas

Margarita, nombre de flor tan vinculada a la inocencia como al amor, Margarita que se quiebra frágil y vulnerable ante la visceralidad del duro Coral que, cómplice, contribuye desde los inicios a la muerte de una flor, pues con esta muerte, el coral, duro y fuerte, tiene la oportunidad de convertirse en suave y efímera flor, aunque tal vez tenga que terminar pagando un precio muy alto, el de su propia vida.

Carlos Be. Peceras

No quisiéramos terminar sin hacer referencia expresa al texto de Carlos Be, pues cabe resaltar lo que ya tuvimos la oportunidad de constatar en el montaje de su exitoso y polémico texto “Peceras” en la sala Lola Membrives del teatro Lara de Madrid, su capacidad para crear universos construidos con esmero sobre los cimientos de un imaginario rico en metáforas y símbolos, macerados magistralmente con una buena dosis de denuncia social. Sus textos respiran estilo, color y atmósfera: atmósferas inquietantes que te perturban el alma; porque aunque el mensaje venga envuelto con un ejercicio de estilo muy estético, sabes que como ante un espejo, estás contemplando un pedacito de realidad, tal vez distorsionada y, eso es lo que abruma, que aquel reflejo te remita directamente a algo que es real y que puede pasar en nuestras propias casas o puerta con puerta. Realmente estremecedor.

Llueven Vacas

Gioconda Belli. 8 de Marzo

Y ya para terminar nos gustaría recordar algunos versos del poema “8 de marzo” de la poeta Gioconda Belli que, estamos casi seguros ha inspirado al director de Llueven Vacas, o al menos a nosotros nos ha remitido directamente a algunas de las secuencias más hermosas del film:

Tantas flores serían necesarias para secar los húmedos pantanos
donde el agua de nuestros ojos se hace lodo;
arenas movedizas tragándonos y escupiéndonos,
de las que tenaces, una a una, tendremos que surgir.

Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres.
Queremos flores hoy. Cuanto nos corresponde.
El jardín del que nos expulsaron.

CALIFICACIÓN: 6,5/10

Nuestra valoración
Valoración de nuestros lectores
[Total: 4 Media: 4]

Autor. Dramaturgo, poeta y traductor. Cinéfilo empedernido, soy también gran amante del teatro y de la poesía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here