Los días que vendrán, dirigida por Carlos Marques-Marcet, se estrena en cines españoles el próximo 28 de junio, con el aval de los cuatro Premios, entre ellos el de Mejor Película, que obtuvo en el Festival de Cine de Málaga.



Los días que vendrán

Crítica de ‘Los días que vendrán’

Ficha Técnica

Título: Los días que vendrán
Título original: Els dies que vindran

Reparto:
Maria Rodríguez Soto (Vir)
David Verdaguer (Lluís)
Lupe Verdaguer Rodríguez
Albert Prat
Sergi Torrecilla
Xavier Gómez

Año: 2019
Duración: 94 min
País: España
Director: Carlos Marques-Marcet
Guion: Coral Cruz, Clara Roquet, Carlos Marques-Marcet
Fotografía: Alex García
Música: Maria Arnal
Género: Drama. Romance
Distribuidor: Avalon Distribución Audiovisual

Tráiler de ‘Los días que vendrán’

Sinopsis

Vir (30) y Lluís (32) hace solo un año que salen juntos, cuando descubren que están “embarazados”. Durante 9 meses, seguiremos la aventura de esta joven pareja barcelonesa, el giro enorme que dará su vida, sus miedos, alegrías, sus expectativas y las realidades que, durante su embarazo, crecen ante ellos. (Avalon Distribución Audiovisual)

Premios

  • Festival de Málaga: Biznaga de Oro mejor película, mejor dirección y actriz. 2019
  • Festival de Rotterdam: Selección oficial largometrajes a concurso. 2019


Fusión de realidad y ficción

Cuando Meryl Streep declaró con lucidez que: «La maternidad tiene un efecto humanizador. Todo se reduce a lo esencial», de alguna manera estaba presagiando la historia narrada en Los días que vendrán.

Y es que la historia de Virginia (María Rodríguez Soto) y Lluis (David Verdeguer) es un puro canto a la maternidad, a la vida, y con ello al amor. La cinta cuenta con la peculiaridad de que la pareja de actores protagonistas son también novios en la vida real. Por lo tanto, en la narrativa se fusionan elementos ficticios con otros basados en la experiencia vital de los propios actores protagonistas.

Los días que vendrán
Copyright Avalon

Otra curiosidad que le otorga mayor pureza a la historia es que la acción está rodada en tiempo real, y el embarazo de la actriz lejos de ser una simulación, fue real y dio pie a que se rodara este cálido y sutil proyecto cinematográfico.

Por lo tanto, nos encontramos no ya con una historia basada en hechos reales, sino que los propios hechos reales son los que van marcando los pasos de la propia historia.

La dura cotidianidad de la generación millennial

Los días que vendrán viene marcada por un cierto estilo semi-documental muy digerible, y está enfocada desde la cotidianidad de las relaciones de pareja. En este caso, desde la cotidianidad de la generación millennial, y de unas relaciones más o menos líquidas en la que los cambios de pareja son muy habituales en contraste con lo que sucedía en generaciones anteriores.

Carlos Marques-Marcet también introduce de manera solapada el tema del aborto pero sin emitir un juicio de valor sobre este asunto. Más bien trata de mostrar la realidad social, y deja en manos del espectador la reflexión correspondiente. En el caso de la pareja representada en la historia, y a pesar de ser un embarazo no deseado, ellos  decide dar un paso al frente, cambiar su perspectiva vital, y formar un equipo para afrontar un embarazo que se filma de manera preciosista en la gran pantalla.

Los días que vendrán
Copyright Avalon

Los días que vendrán también refleja de manera muy acertada las luchas de poder en la pareja. Otras temáticas que se tocan con acierto estarían enfocadas en vislumbrar ciertos atavismos machistas, la posibilidad de dar a luz en el hogar familiar, o como la precarización laboral influye en la contratación de una mujer, si esta queda embarazada.

María Rodríguez Soto nos regala una interpretación inolvidable

En el reparto brilla con luz propia la actriz catalana María Rodríguez Soto, que interpreta a Virginia -trasunto de ella misma-, regalándonos con ello, y compartiendo con el espectador, el proceso de su embarazo en tiempo real. Por este papel, ha obtenido la Biznaga de Plata a la Mejor Actriz del Festival de Málaga, y se postula seriamente para estar entre las candidatas a los Premios Goya de la Academia de Cine de España.

Su compañero en la pantalla, y en la vida real es David Verdaguer (10.000 km), que interpreta a Lluis de una manera correcta en un personaje en el que hemos de suponer se mezclan la ficción, y los miedos propios que aparecen al ser consciente de su rol como nuevo padre. Estos miedos, dudas o elementos de inquietud se ven aumentados por el duro entorno laboral en el que conviven los personajes protagonistas.

Els dies que vindran
Copyright Avalon

Hay un aspecto determinante en la película que marca una narrativa, que, como vengo explicando, fusiona con acierto elementos reales, y elementos ficcionados. Este aspecto es la inclusión de unas imágenes de una grabación del embarazo y del parto de los padres de María Rodríguez Soto.

Se trata de una cinta VHS olvidada por casi todos (no por ellos), que los padres de María decidieron compartir e incluir en la película. Con ello, Carlos Marques-Marcet, articula un espejo de generaciones que se produce cada vez que un nuevo bebé está a punto de aparecer en la vida de unos padres novatos.

Conclusión

En definitiva, Los días que vendrán es un soplo de aire fresco para el cine español con una narrativa y una composición escénica de muy alto nivel. La secuencia final en la que María y Virginia se funden ya en un solo personaje es absolutamente celestial. En esta escena es cuando podemos entender de manera visual, y con mucha ternura, el verdadero significado de la maternidad, del amor y de la propia vida.

Reportaje de Los días que vendrán en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí