Biblioteca del Soho apuesta por nuevos conceptos teatrales y uno de ellos es Los Jardines. Esta pieza teatral de Gaetano Marangelli es un encuentro dramático con un solo espectador. Por tanto, la obra se dedica a una única persona, poniendo frente a frente a actriz y asistente. Desde el 16 de enero se puede disfrutar los domingos desde las 17 horas, con pases de 25 minutos. Se ha representado en varios lugares del mundo como Buenos Aires, en Berlín y en Estados Unidos. Asimismo, estuvo presente en el Festival Fringe de Edimburgo en agosto de 2021. Protagonizada por la actriz de cine y teatro Valentina Corbella, se puede disfrutar los domingos en Biblioteca del Soho.



Los Jardines

Crítica de 'Los Jardines'

Ficha Técnica

Título: Los Jardines
Título original: Los Jardines

Reparto:
Valentina Corbella

Duración: 25 min. apróx.
Dirección: Gaetano Marangelli
Dramaturgia: Gaetano Marangelli
Producción: Fringe

Tráiler de 'Los Jardines'

Sinopsis de 'Los Jardines'

Los Jardines es una obra corta de Gaetano Marangelli para audiencia de una persona. Una actriz y un espectador frente a frente. Anímate a vivir una experiencia única y vanguardista, en el que todo es desconocido. Un encuentro cara a cara con la artista. Un espectáculo en el que cabe la incomodidad, mientras que la metamorfosis toma lugar.

¿Tienes al valor de mirar a los ojos a la artista, de sentarte frente a ella en la Biblioteca del Teatro Soho Club Madrid y dejarte llevar por su interpretación?

Poco más te vamos a contar, más que la obra tuvo un gran éxito en Nueva York, saltó a Buenos Aires, al Edinburgh Fringe Festival y ahora está en España de la mano de Brigata Theater con Valentina Corbella.

Otra cosa que te podemos adelantar es que puedes elegir que la interpretación sea en español o en inglés. Hasta aquí la "sinopsis". No te diremos más. Tú decides si te atreves o no. (TEATRO DEL SOHO CLUB). 



Los Jardines
Foto de Biblioteca del Soho

Una historia de amor

Un encuentro íntimo y completamente individual es lo que propone Gaetano Marangelli en Los Jardines. Esta pieza teatral explora una relación de amor, que se expande a unas experiencias vitales absolutamente fantasiosas. Mezclando ese género puramente emocional, introduce términos que llevan a una imaginación que emerge de la sonoridad de las palabras. Por ello, el asistente no busca encontrar el sentido literal de lo que se está contando, sino lo que le transmite. Con lo cual, las sensaciones y resultados son igual de diversas que el bagaje personal de cada asistente que se atreve a este encuentro. No obstante, la nostalgia y la memoria se apoderan de varios momentos de la obra, ese fragor del ayer, que se transmite gracias a la poética de la palabra. Gracias a ello, se introduce en este universo sensitivo.

Sin embargo, hay que admitir que este tipo de propuestas pueden no calar en todo tipo de públicos. La fragancia efímera de la musicalidad y un lenguaje menos accesible puede suponer un reto para un sector del respetable. En consecuencia, podría haber personas que les costase más entrar en esa ensoñación romántica y no conectar con los estímulos que se proponen. Aun así, esta polarización es lo que indica un riesgo artístico que se valora por romper con los conceptos más típicos y querer experimentar más allá. Únicamente, hay partes del texto que, incluso dejándose llevar por ese sentimiento común con la actriz, pueden despistar por la ausencia de claridad en su finalidad. Asimismo, el final no logra marcarse de una forma contundente, despistando al asistente. A pesar de ello, una vez finalizada, hay un sentimiento que se queda en el tiempo.

Biblioteca del Soho
Foto de Biblioteca del Soho

El encuentro

Valentina Corbella es la encargada de dar vida a esta singular joven que adentra al espectador en Los Jardines. Desde el principio se puede ver el gran compromiso de la actriz con la obra, mimetizándose absolutamente con los distintos elementos artísticos que van apareciendo en escena. Al mismo tiempo, la mirada directa hacia el asistente hace que necesite de esa compenetración que va cocinándose a fuego lento. De esta manera, cada persona va asentando su confianza en una ruptura de la cuarta pared total, decidiendo qué quiere compartir con Corbella en escena. Por lo cual, la actriz se adapta a esa culminación energética y sensitiva, para darle el tono por el que conducir la obra. Como posible mejora, podría dar mayor énfasis en aquellos momentos en los que se busque una interacción más concreta.

La propuesta escénica lleva a posibles localizaciones en un mismo lugar. Durante esta función en la Biblioteca del Soho, el asistente tiene la posibilidad de avanzar por diferentes lugares. Una vez seleccionado el sitio desde el que parte la acción, se comienza una relación íntima entre obra y espectador. Un formato rompedor, que capta una atención plena, pero también asume el significado que es tener a la intérprete en relación perpetua hasta el final de la obra. No hay posibilidad de evadirse de esa mirada, por lo que se sublima en una interacción bidireccional absoluta. Los efectos de sonido dibujan un espacio sonoro que lleva a ese jardín y a ese carácter soñador que embadurna la obra. También se aplaude esa iluminación sugerente, que invita a sumergirse en esa ambientación. Por último, subrayar la elección de un ritmo agradable, que se encuentra en su punto justo.

Los Jardines
Foto de Biblioteca del Soho

Conclusión

Los Jardines es una experiencia rompedora, que establece una relación directa entre artista, texto y asistente. Por tanto, hay una confluencia de energías que se convierte en la columna vertebral del montaje. Sin embargo, la historia se mueve por un sentido más abstracto, buscando hacer sentir y no tanto entender. Por lo cual, habrá espectadores que entren en esa nube de estímulos, mientras que otros no logren empatizar por cierta confusión elevada en el relato. Después, Valentina Corbella entra de lleno en esa vorágine de emociones, sensaciones y fabrica la experiencia de forma totalmente exclusiva para cada espectador. Una puesta en escena íntima y sugerente, que gana en el cuidado del espacio sonoro. Un vis a vis entre obra y espectador, que lleva a la nostalgia de algo que se removió en el interior.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior"Señorita 89", thriller dramático protagonizado por mujeres llega a Starzplay
Artículo siguiente"Nise, la tragedia de Inés de Castro" regresa al Teatro de la Abadía del 1 al 3 de febrero, una tragedia renacentista sobre el poder
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
los-jardines-critica-teatroUna experiencia rompedora, que establece una relación directa entre artista, texto y asistente. Habrá espectadores que entren en esa nube de estímulos, mientras que otros no logren empatizar por cierta confusión elevada en el relato. Valentina Corbella entra de lleno en esa vorágine de emociones, sensaciones y fabrica la experiencia de forma totalmente exclusiva para cada espectador. Una puesta en escena íntima y sugerente, que gana en el cuidado del espacio sonoro. Un vis a vis entre obra y espectador, que lleva a la nostalgia de algo que se removió en el interior.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí