Maggie (2015), o como a mí me gusta llamarla ¿Cúal es la tercera opción?, es un magnífico drama estadounidense dirigido por Henry Hobson e interpretada en sus roles principales por Arnold Schwarzenegger y Abigail Breslin.

Estrenada en el 2015 en el Festival de Cine de Tribeca, es una modestísima película producida y distribuida rácanamente por Lionsgate, lo que hizo que en bastantes países no llegara ni siquiera a las salas comerciales y pasara directamente al mercado del Dvd o a las televisiones de pago.

Con una imponente actuación dramática de Arnold Schwarzenegger alabada por crítica y público, el actor, un género en sí mismo, cambia de registro al igual que ocurriera dos años más tarde en la infravalorada Una historia de venganza (2017) y demostrando que si el caminar fuera saludable, el cartero sería inmortal, nos ofrece una lección de actor serio y formal en este pequeño rompecabezas de bajo presupuesto.

Aviso para los queridos navegantes que vayan buscando una película de terror, de zombis, o un thriller de Arnold al uso, esta no es su película, aún teniendo pequeñas gotas o dosis de los elementos mencionados, estamos ante un dramón con todas sus palabras que a más de una persona les recordará situaciones similares sin un elemento fantástico de fondo.



Maggie

Crítica de Maggie

Ficha técnica

Título: Maggie
Título original: Maggie

Reparto:
Arnold Schwarzenegger (Wade)
Abigail Breslin (Maggie)
Joely Richardson (Caroline)
Laura Cayouette (Linda)
Amy Brassette (Lauretta)
Denise Williamson (Barbara)
J.D. Evermore (Holt)
Raeden Greer (Allie)
Aiden Flowers (Bobby)
Taylor Murphy (Candace)
Wayne Pére (George Garmen)
Christine Tonry (Sarah)
John L. Armijo (Doctor)
Bryce Romero (Trent)

Año: 2015
Duración: 95 min.
País: Estados Unidos
Director: Henry Hobson
Guion: John Scott 3
Fotografía: Lukas Ettlin
Música: David Wingo
Género: Terror. Drama
Distribuidor:  VerCine

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Donde comprar la película

Maggie (Combo) [Blu-ray]
  • Precio mínimo ofrecido por este vendedor en los 30 días anteriores a la oferta: 8.39€
  • Divisa HV (12/14/2017)
  • Blu-ray, No recomendada para menores de 12 años
  • Tiempo de ejecución: 97 minutos
  • Arnold Schwarzenegger, Abigail Breslin, Joely Richardson
  • Español

Premios

  • Festival de Sitges: Sección oficial de largometrajes. 2015
  • Premio al guion en los Page International Screenwritting Awards. 2015

Sinopsis

Una chica adolescente, Maggie (Abigail Breslin) que vive en una granja con sus padres y sus hermanos, es mordida por un zombi, lo que la hace huir a la ciudad. Wade (Arnold Schwarzenegger), su padre, que sigue sintiendo un amor incondicional por su hija, la encuentra en un hospital y convence a los médicos para que la dejen llevársela a casa, bajo la condición de que en el momento de la conversión (unas pocas semanas), la lleve al lugar creado para este tipo de personas infectadas denominado «Centro de Cuarentena».



La infección: El comienzo

Cuando Maggie vuelve a casa, tanto su padre como su madrastra, que al comienzo no sabemos que lo es y nos puede parecer que mantiene una actitud distante y negativa ante su hija, nada más apartado de la realidad, intentan normalizar la situación con Maggie los pocos días que le quedan con ella.

Los hermanos pequeños de Maggie se marchan con su tía con el doble objetivo de no exponerlos al peligro de la infección ni tener que ver su procedimiento de cambio paulatino.

Maggie

En un primer momento, el primer síntoma de la infección de Maggie es una herida putrefacta en el brazo donde fue mordida que le pica constantemente (ya se nos avisa que cuando llegue el momento de la conversión perderá el apetito de comida normal y desarrollará un enorme poder olfativo pero hacia otro tipo de carne).

Accidentalmente Maggie se rompe un dedo (excelente escena) y se lo corta mientras sale huyendo pero en el camino se encuentra con sus vecinos convertidos en zombis con los que su padre no tendrá más remedio que acabar.

El sheriff, amigo de Wade, más comprensivo de lo que su oficio exige, y su ayudante, menos empático que el Doctor House, acuden al lugar y entienden que Wade esperará a que Maggie se convierta para él mismo matarla.

La infección: la degeneración

El doble pánico de Maggie, primero a su transformación y después al famoso Centro de Cuarentena, donde su noviete también infectado, le explica que se tratan de enormes espacios cerrados donde meten a todos los infectados con el único fin de que se vayan comiendo los unos a otros, hacen que el terror comience a apoderarse de ella.

Su padre, testigo callado y sufriente de todo, va percatándose de los pequeños ataques, brotes y cambios de Maggie.

En la visita al médico amigo de Wade que los protege de la momentánea Cuarentena, el examen físico de Maggie es catastrófico, la herida putrefacta se extiende a todo el brazo, la espalda parece el mapa de los ríos de España mientras que su cara y ojos empiezan a presentar los síntomas de la degeneración.

El médico le explica a Wade, a espaldas de Maggie, las opciones de la lotería que les ha tocado sin ni siquiera comprar.

Maggie

La madrastra, qué nombre más feo, tras un último episodio que indica que la infección ha llegado a su fase terminal (el olfativo), aterrada, se marcha con su hermana y con sus hijos, y nadie le podrá achacar nada.

Wade se duerme finalmente, y es justo el momento en que Maggie sufre la conversión, y hasta aquí puedo leer… Para conocer el desenlace de la cinta se verán obligados a verla y quizás a sufrirla, de ustedes depende queridos navegantes.

Wade: El padre

Ponerme a hablar aquí de la filmografía de Arnold Schwarzenegger sería además de innecesario casi una falta de respeto, cité la cinta del 2017 porque me parece similar a esta en cuanto a su modestia y resultados, aunque nadie o casi nadie la conozca por motivos similares a la comentada.

Que Arnie es un género en sí, como comenté anteriormente no creo que nadie lo dude, pero como ocurre con cierto tipo de cine ajeno a las ínfulas del virtuosismo académico, nunca tendrá el reconocimiento de nadie salvo el del público y la taquilla, ¿Y para qué más, dirán ustedes?, pues quizás tengan razón.

Pero el utrora político decidió cambiar el rumbo para demostrar que a su edad, podría haber hecho tanto de padre como de abuelo de la adolescente, aún tenía cosas que aportar y de qué manera.

El que la niña se vaya a convertir en zombi, matar o morir, no es más que una excusa argumental, podría haber sido una de las cientos de enfermedades terminales que existen hoy en día y la cinta no hubiese variado un ápice, es un padre que en un periodo muy breve de tiempo va a perder a su hija y punto.

Pues bien Arnie, en un papel marcado por la melancolía, simplista aunque efectivo, sin dobleces ni retóricas, directamente al grano y sin concesiones, consigue una imagen de él como nunca habíamos visto, perdido en su humanidad y en el amor a su hija fruto de una primera esposa que entendemos falleció en otro batalla similar de enfermedad.

Maggie

No hay diálogos que nos vayan a hacer llorar ni juego sucio de dobles morales, la mayor parte de la cinta son planos de un padre callado y sufriente que inexorablemente sabe al igual que el espectador el destino de su hija.

Sus ojos, su mirada, el cariño a su esposa y madrastra de la niña a la cual no se le puede poner ni un pero aunque pueda parecer lo contrario, y el final, ese final que tendrán que ver, porque en sí solo vale su peso en oro, y porque aunque lo vean todavía le quedarán interrogantes sobre qué hubiese hecho realmente ese padre ante esa lección de ternura y amor frente a una humanidad perdida.

Si quizás el padre silente no se llamase Arnold ni tuviera ese apellido impronunciable, solo entonces o posiblemente, estaríamos hablando de una de las mejores interpretaciones del año injustamente olvidada en las absurdas ceremonias de los diseñadores de ropa.

Maggie: la hija

Abigail Breslin (Maggie), la pre-zombi, papel que inicialmente iba a ser interpretado por la espléndida Chloë Grace, ya nominada al Óscar por su papel en Little Miss Sunshine (2006) y con un amplio bagaje cinematográfico a sus espaldas.

Es capaz de tutear a Arnold durante toda la película, a un excepcional Arnold como ya hemos dejado bien claro, y convierte esa relación padre-hija en algo más, en un nexo de unión insoslayable que solo partirá el cruel destino.

Con momentos excelentes durante la paulatina transformación y siempre sin perder la cabeza aunque esté realmente aterrada de su situación, el cambio es brutal de la primera a la última escena de su conversión final en un zombi, pero sin embargo ni aún ahí en esa escena magistral, como la del jardín de flores, como la de cortarse el dedo, como el rechazo provocado en la paciente del médico, como en su relación con la madrastra, nunca pierde su humanidad, su tolerancia, su amor incondicional a la vida.

Maggie

Extrapolar este tema a la realidad es más delicado que una película, o que una insignificante crítica de cine hecha por un corazón lleno de faltas de ortografía, pero seguramente amigos, para bien o para mal, todos hemos vivido la maldita experiencia de perder a un ser querido y seguramente no era ningún zombi.

No me gustaría olvidarme de Joely Richardson, la madrastra, hija de dioses y espléndida como siempre en un papel de corto recorrido pero impecablemente interpretado, como siempre.

El que manda

Henry Hobson, director británico, que creo no equivocarme Maggie es su debut en la dirección, pues vale que ha tenido excelentes actores, un magnífico guion de John Scott 3, y una música y fotografía abrumadoras de David Wingo y Lukas Ettlin, pero digo que algún mérito tendrá en el invento porque a pesar de ciertas críticas, no muchas, que tachan a la cinta de algo lenta, larga (dura 95 minutos por favor), e incluso de querer copiar a Malick (como si fuese delito), es una película pausada sí, pero siendo ese uno de sus grandes deleites y aciertos.

Que ha intentado dar una vuelta de tuerca a un género ya muy manido, es posible y si es así lo ha conseguido con sobresaliente. Debut muy prometedor y habrá que esperar noticias de este nuevo y joven fichaje.

Conclusión

Maggie, estimados navegantes, no es una cinta al uso ni creo que esa fuera su intención. Analizarla solo como una película de terror zombi, un thriller de miedo, o de otra manera que no sea un drama psicológico, en todo caso, sería un error por parte de todos.

El simbolismo por parte de la cinta de la figura de un zombi no creo que sea más que un retrato a lo diferente, a lo distinto, a lo desconocido, por supuesto con su grado de miedo, de pánico e incluso de terror, ¿Ya nadie se acuerda de aquella enfermedad que solo asolaba a los gays, la producía un virus llamado VIH, y se transmitía de varias y fáciles maneras?.

Pues eso y mucho más es Maggie, un canto a la tolerancia, una defensa ante el miedo, un escudo ante cualquier enfermedad que te diagnostiquen en 10 segundos y te arrase en 15 días o 15 años, te degenere, te quite tu dignidad, te separe o te una a los tuyos.

En fin amigos, yo creo haber entendido el mensaje de esta modesta producción que quizás solo conozcan Arnie y su amigo Sly. «Carpe diem» queridos y que cada cual visione la cinta como lo desee porque, ojo, para no eliminar adeptos, zombis hay, impresionante maquillaje también y suspense e intriga, tanto que, aunque para algunos el final sea tan claro como el agua, yo aún me pregunto ¿qué hubiera hecho Wade realmente?

«Enhorabuena y bienvenidos al espectáculo«

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí