Mascotas 2 (The Secret Life of Pets 2) es la secuela del mayor éxito económico de Illumination Entertainment (Gru, mi villano favorito) y uno de los taquillazos del verano del 2016. En esta ocasión, el perrito Max tiene que aprender a controlar sus sentimientos de sobreprotección hacia el bebé de su dueña, al tiempo que sus amigos Gidget y Snoball viven sus propias aventuras. Chris Renaud y Jonathan del Val dirigen la película, que en su versión original cuenta con las voces de Harrison Ford (Blade Runner 2046), Tiffany Hadish (La LEGO película 2) y Patton Oswalt (Veronica Mars) entre otros. En cines españoles a partir del 9 de agosto.



Mascotas 2

Crítica de ‘Mascotas 2’ 

Ficha Técnica

Título: Mascotas 2
Título original: The Secret Life of Pets 2

Reparto:
Patton Oswalt (Max)
Kevin Hart (Bola de nieve)
Harrison Ford (Gallo)
Eric Stonestreet (Duke)
Jenny Slate (Gidget)
Tiffany Haddish (Daisy)
Lake Bell (Chloe)
Dana Carvey (Pops)
Bobby Moynihan (Mel)
Hannibal Buress (Buddy)
Ellie Kemper (Katie)
Nick Kroll (Sergei)
Pete Holmes (Chuck)

Año: 2019
Duración: 98 min.
País: Estados Unidos
Director: Chris Renaud, Jonathan del Val
Guion: Brian Lynch
Fotografía:
Música: Alexandre Desplat
Género: Animación. Comedia
Distribuidor: Universal Pictures International Spain

Tráiler de ‘Mascotas 2’ 

Sinopsis

Mascotas 2 recogerá el testigo de la exitosa primera entrega estrenada en el verano de 2016 y en la que descubrimos a qué se dedican nuestras mascotas cuando salimos de casa para ir a trabajar o al colegio. Chris Meledandri, fundador y director ejecutivo de Illumination, y su fiel colaboradora Janet Healy producen esta segunda entrega de la comedia que batió el record de taquilla con el mejor estreno de toda la historia, tanto de cine de animación como de acción real.



La fábrica de hacer dinero

Illumination Entertainment continúa siendo un estudio que produce películas de animación que funcionan muy bien en taquilla, siguiendo los pasos de Dreamworks cuando sacaba secuelas de Shrek, Madagascar y Kung-Fu Panda como churros hasta que el público se hartó. Los creadores de Gru y los omnipresentes Minions no necesitan igualarse con Disney y Pixar para sacar éxitos, aunque estos se consuman tan rápido como se diluyen en nuestra memoria.

Con sus más de 875 millones de dólares recaudados a nivel mundial, Mascotas se convirtió en una de las películas más taquilleras del 2016 y la más lucrativa de Illumination, así que la secuela era inevitable. Sin embargo, si por algún motivo al final no hubiese salido a la luz, lo más probable es que nadie la hubiese echado en falta.

Mascotas 2
Copyright Universal Pictures

Aventuras en la gran ciudad

Mascotas estaba bien para echarse unas risas pero funcionaba mejor como tira cómica que como largometraje, pues no terminaba de explotar su premisa “prestada” de Toy Story para contar qué pasa con nuestros animalitos cuando no hay nadie en casa para que los vigile. Si aquella giraba en torno a lo que ocurría cuando el perro protagonista, Max, tenía que compartir su espacio con otro can, la secuela arranca con lo que pasa con Max cuando tiene que compartir su espacio con un bebé. No obstante, el recién llegado no vuelve a despertar los celos en él, sino un sentimiento de sobreprotección desmedido que puede atribuirse a cualquier padre primerizo.

En esta ocasión el protagonismo está un tanto más repartido, pues la trama de Max avanza en paralelo a otras dos, protagonizadas por la perrita Gidget y el conejito Snowball, que acaban unificándose en el tramo final. Mascotas 2 saca partido de lo mejor de su precedente, los secundarios, aunque a unos los mima más que a otros; ojalá más minutos en pantalla para el carlino Mel.

Mascotas 2
Copyright Universal Pictures

La lección de Harrison Ford

Mascotas 2 es muy continuista en lo que se refiere a ofrecer lo mismo que la anterior pero de forma un poco más dinámica, aunque le sentaría mejor una trama que fuese más mundana, costumbrista, en vez de tirar por la acción desenfrenada y genérica. Entre sus novedades cuenta con una perrita con la inconfundible voz de Tiffany Hadish y a un perro pastor con las cuerdas vocales de Harrison Ford que le enseña a Max la lección que impera en el film acerca de no dejar que el miedo nos impida llevar una vida plena, y que si nos caemos, nos volvamos a levantar con la misma.

The Secret Life of Pets
Copyright Universal Pictures

Conclusiones

Todo aquel que haya visto la película original sabrá a qué atenerse con su secuela. En Mascotas 2 hay entretenimiento ligero, risas esporádicas, amor por los animales y buenos valores… siempre que pasemos por alto que el villano sea un director de circo llamado Serguéi de marcado acento ruso. Lo de dejar de perpetuar los estereotipos negativos de Europa del Este ya si eso lo dejamos para otra ocasión.

Este artículo puedes leerlo también en El Otro Fanboy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí