Hong Sang-soo es uno de los directores surcoreanos de mayor referencia internacional. Cuenta con más de una veintena de largometrajes que, en gran parte, responden al modelo clásico de cine de autor. Asimismo, es una figura reclamada en algunos de los festivales más prestigiosos. Gracias a su modo tan particular de hacer cine, este prolífico director puede permitirse rodar una (o incluso dos) películas al año. Su última cinta, La mujer que escapó, es una obra intimista sobre la búsqueda de identidad de una joven que se encuentra perdida entre el amor y su propia vida.

La película fue ganadora del Oso de Plata a mejor dirección en el Festival de Berlín de 2020. Se estrena en cines el 16 de julio.



La mujer que escapó

Crítica de 'La mujer que escapó'

Ficha Técnica

Título: La mujer que escapó
Título original: Domangchin yeoja / The Woman Who Ran

Reparto:
Kim Min-hee (Gam-hee)
Seo Young-hwa (Young-soon)
Song Seon-mi (Su-young)
Kwon Hae-hyo (Mr. Jung)
Lee Eun-mi (Young-ji)
Ha Seong-guk (Young Poet)

Año: 2020
Duración: 77 min.
País: Corea del Sur
Director: Hong Sang-soo
Guion: Hong Sang-soo
Fotografía: Kim Sumin
Música: Hong Sang-soo
Género: Drama
Distribuidor: Capricci Cine Distribución

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'La mujer que escapó'

Sinopsis

Mientras su marido está de viaje de negocios, Gamhee visita a tres viejas amigas: Youngsoon, quien disfruta cuidando su jardín; Suyoung, profesora de pilates; y Woojin, propietaria de un pequeño cine. Con las tres departe sobre el pasado, sus relaciones y escucha anécdotas de sus vidas. Gamhee no se ha separado de su marido en 5 años. En tres ocasiones, un hombre surge de manera inesperada e interrumpe el tranquilo hilo de sus conversaciones… (Capricci Cine Distribución)



Tenemos que hablar 

Se trata de una historia de mujeres que hablan de sí mismas, de los hombres y de sus preocupaciones vitales. La protagonista, Gam-hee, interpretada por Kim Min-hee —mujer del director y habitual protagonista en sus últimas películas—, decide visitar a sus amigas cuando su marido se va de viaje. No se habían separado ni un solo día durante cinco años y, en cada conversación, este hecho parece resonar como un eco en la cabeza de todas sus amigas. Gam-hee quiere recuperar lo que ha perdido durante esos años: su tiempo y su espacio (pese a intentar convencer, y convencerse, de lo contrario).

Cada una de las visitas estructura la narración y le da forma al conjunto, como si se tratase de los capítulos de un libro sobre cómo ser mujer. De este modo, Hong Sang-soo vuelve a escribir otro poema de intrusos y excluidos, donde los hombres se entrometen en el discurso de ellas; ya no son sujetos sino objetos, e incluso son quienes interrumpen sus charlas y sacuden su armonía vital. De hecho, son una fuente constante de ansiedad en la película, pues, para todas, el hablar de ellos supone un breve episodio agónico. 

La mujer que escapó
Copyright apricci Films

El minimalismo de Hong Sang-soo

La mujer que escapó es —como la mayoría de títulos que componen la filmografía del director— una película pequeña y, en cierto sentido, muda; es una obra profunda pero familiar, que expone temas importantes, transcendentes, mediante susurros en espacios cerrados. No hay una voz más elevada que otra, se emplea el mismo tono para conversar sobre la comida que para debatir sobre el abandono animal entre vecinos (una de las escenas finales más sobresalientes del filme), interiormente agitados, pero calmados en el exterior.

Minuto a minuto, visita a visita, se van sucediendo hermosas casas minimalistas con mujeres encerradas en sí mismas. La amplitud del espacio se irá cerrando según avance el relato y la incomodidad del diálogo se hará visible y casi palpable. Todas parecen atrapadas frente a la visión del espectador. Además, hay un continuo juego con los silencios, con las pausas y con la construcción de la propia película; de ahí que la sensación sea de estar esperando a que suceda algo muy significativo de un momento a otro, aunque nunca se alcance ese clímax.

La mujer que escapó
Copyright Capricci Films

Conclusiones de 'La mujer que escapó'

La mujer que escapó es una puerta abierta a la vida interior de una mujer, Gam-hee, en un viaje de encuentros con sus amigas: infinitas conversaciones, confidencias, algo de comida, una copa de vino, café y una cámara que se mantiene, en general, en un plano fijo (salvo algún zoom eventual que enfatiza el rostro, en un primer plano, de la protagonista).

Por otro lado, podría pensarse que la película trate, en realidad, de los hombres. Hombres despistados y egoístas que despiertan el diálogo entre las mujeres y que sirven para revelar sus emociones más ocultas. Hong Sang-soo reviste este tema irónico con humor y empatía, llevando a la protagonista, cerca del final, hasta un cine. Allí, sola, quedará embelesada por un mundo tranquilo y reconfortante al que no puede acceder: el mundo del arte. 

Reportaje de La mujer que escapó en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí