Parliament es una serie coproducida entre Bélgica, Francia y Alemania, que se acerca en clave de humor a la política europea. Lo haremos a través de los ojos del joven Sammy, un novato asistente parlamentario que llega al Parlamento Europeo en Bruselas, sin tener mucha idea de cómo funcionan las instituciones. La serie se estrenó en abril en la plataforma France Tv, obteniendo unos resultados de audiencia que doblaron las expectativas. Su paso por el Ferializados Fest ha sido todo un éxito. Consta de 10 episodios de 25 minutos cada uno. Se podrá ver en Filmin desde el 24 de noviembre.



Parliament

Crítica de Parliament 

Ficha Técnica

Título: Parliament
Título original: Parlement

Reparto:
Liz Kingsman (Rose)
Christiane Paul (Ingeborg)
Carole Weyers (Janet)
Luke Calzonetti (Jefe de Facebook)
Gauthier Danniau (Kenneth)
Philippe Duquesne (Michel Specklin)
Lucas Englander (Torsten)
Bruno Georis (Huissier Commission Econ)
Xavier Lacaille (Samy Kantor)
Aurora Marion (Femke Van Gils)
Nagisa Morimoto (Assistante de Vasilios Kapsis)
William Nadylam (Eamon Geragthy)

Año: 2020
Duración: 30 min.
País: Bélgica
Director: Émilie Noblet, Jérémie Sein
Guion: Daran Johnson, Maxime Calligaro, Pierre Dorac, Noé Debré
Fotografía: Lucie Baudinaud
Música:
Género: Comedia
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Parliament'

Sinopsis

Samy es un joven asistente parlamentario francés que empieza en el Parlamento Europeo en el peor momento posible: pocas semanas después del referéndum del Brexit. Con el vértigo propio de un primer día en el curro, Samy deberá hacer frente a los sinsentidos de la política europea actual, embarullada en un exceso de burocracia, encajes de bolillos varios y un cóctel de culturas, ideologías y sensibilidades altamente peligroso. Su vida en el Parlamento no será nada fácil entre novatadas, brexiters, asistentes teutones, políticos incompetentes, un delicado proyecto para salvar tiburones y... ¡hasta el Procés de por medio!. (Filmin)

Dónde se puede ver la serie



Primer día de trabajo

El inicio de Parliament es revelador de varias claves de la serie. Sammy Kantor (Xavier Lacaille), es un joven francés que va a empezar a ejercer de asistente de un diputado compatriota en el Parlamento Europeo, Michelle Specklin (Philippe Duquesne). Su primer obstáculo es que no tiene ni idea de cómo llegar a su lugar de trabajo. Parece perdido en un laberinto en forma de un gigantesco complejo de edificios. Y ése es el tono de los compases iniciales de la serie, la confusión de un hombre que llega a un ente superburocrático sin tener idea de nada.

El problema, es que gente que lleva ya allí bastante tiempo, como su jefe el diputado, no parecen menos despistados que Sammy. De hecho, Michelle es el paradigma de la incompetencia, y un maestro en el arte de escurrir el bulto. Junto con otros ejemplos que irán surgiendo en la serie, es como si se diera a entender que los grupos políticos envían a sus ejemplares más zopencos a las instituciones europeas. Cobrando un dineral por un trabajo que no es fácil de discernir.

Sammy recibe un regalo de bienvenida: asistir a la Comisión de Pesca y redactar un informe con enmiendas. Obviamente, todo esto le suena a chino al sufrido asistente y habrá lugar para muchos, y divertidos, malentendidos. Y es que Sammy, si quiere sobrevivir, deberá tirar de tesón e ingenio para siquiera sacar adelante su trabajo. De hecho, con una de las enmiendas tendrá que trabajar duro.

Parliament
Fotos de Filmin

El laberinto burocrático

El Parlamento Europeo se nos muestra como un ente agigantado, confuso y burocrático. Muchos ciudadanos europeos no comprenden bien el funcionamiento de las instituciones comunitarias, y eso hace que instintivamente sintamos empatía por el despistado Sammy. Además, pronto conocerá a la fauna autóctona. Fervorosos partidarios del Brexit, trapaceros lobistas, inflexibles funcionarios... Incluso se menciona al independentismo catalán. El asistente tendrá que hacer un cursillo rápido, y aprender incluso algunos "atajos" de ambigua legalidad para sacar una tarea  adelante con la que se ha comprometido. Acabar con el fining.

El fining es el cercenamiento de las aletas de tiburón, que luego es devuelto al mar para morir. Sammy llega de casualidad a este asunto, pero ante el clima de mercadeo de intereses, manipulaciones y tretas de alta política, decide luchar contra viendo y marea para sacar adelante una enmienda contra el finning. Aprenderemos, ya de paso y sin perder el humor, varios procedimientos burocráticos cuya lentitud hace que una pequeña reforma en el ámbito europeo tarde una enorme cantidad de tiempo. Uno de los dardos envenenados de Parliament es éste. Mostrar al Parlamento como una institución entre la pillería y la hipertrofia.

Las circunstancias llevan a Sammy a colaborar con Rose (Liz Kingsman), la asistente de una parlamentaria británica fanática del Brexit, y con Torsten (Lucas Englander) el ayudante de Ingebor (Christiane Paul), una implacable parlamentaria alemana. La labor de Sammy tiene algo de quijotismo, defiende una pequeña causa que no será muy del dominio público, pero que le ayudará a seguir creyendo en el sistema.

Parlement
Fotos de Filmin

La esencia de la sátira

Parliament sostiene su humor político en diversos bastiones. Los parlamentarios son representados como ineptos o como maquiavélicos. Hay varios botones de muestra. Michel, el francés, con su continua cara de pasmado y su nula capacidad política. Sharon (Jane Turner), una parlamentaria británica, bobalicona y algo falta de luces que es partidaria del Brexit. La versión inteligente pero manipuladora es la de Ingebor, la diputada alemana, competente e inteligente, pero manipuladora y sin muchos escrúpulos; será de hecho la némesis de Sammy.

Otra fuente de humor de Parliament es el propio personaje de Sammy. En primer lugar, por cierto sentido de la torpeza (que no falta de inteligencia) que le hará cometer algunas hilarantes meteduras de pata. También por los tronchantes, y significativamente satíricos, actos que estará dispuesto a hacer para que su enmienda salga adelante. Algunos dignos del más selecto esperpento. No faltan algunos escarceos románticos con representantes de otros países.

Otros personajes añaden una interesante cuota de comicidad. Torsten es todo un caso de excentricidad, un delirio en versión teutona que no se sabe muy bien si está del lado de Sammy o en su contra. Pero su humor "serio" tiene una gracia particular. Uno de los personajes más cabales es Eamon (William Nadylam), un incorruptible funcionario que tiene dentro de su cabeza todos los procedimientos europeos posibles. Es tan seco y estoico que acaba siendo bastante peculiar.

Parliament
Fotos de Filmin

Política y romance

Sin embargo, uno de los personajes más relevante es la eficiente Rose. Tiene que soportar las veleidades y tontunas de su incompetente jefa, la que era partidaria del Brexit. Pero también será la más fiel compañera de Sammy para que se apruebe la enmienda del finning. Al final, de modo un tanto tópico, surge algún roce romántico entre ellos que lleva la serie a otro tono, que no renuncia a la comedia pero que es más previsible. Afortunadamente nunca cae en el almíbar, y la torpeza de Sammy se ve refrendada por sus chapuceros planes de acercarse a Rose.

Parliament mejora cuando se tira sin complejos hacia la sátira. Cuando pone en solfa la mastodóntica burocracia, cuando se ríe de los populismos que recorren Europa (además del Brexit se menciona a Orban entre otros) o deja caer que ni los propios diputados saben muy bien cómo funciona la máquina de la cual son engranaje. No creo que sea una serie euroescéptica o que descrea de la utilidad de una Unión Europea, pero sí que señala algunas deficiencias que menoscaban su funcionamiento pleno.

Entre risa y risa, nos muestra muy someramente como funciona el Parlamento Europeo, pero lo hace de una forma efectiva. Veremos cómo se forman alianzas entre grupos, cómo se tramita una enmienda, cómo se discute y cómo se vota. Y cómo un tema tan poco del dominio público como el finning puede tener otras derivaciones insospechadas. Existe cierto didactismo, que no profundiza mucho, pero que está bien dispuesto a base de un excelente humor.

Parlement
Fotos de Filmin

La tropa parlamentaria

El elenco de Parliament no tiene caras en exceso conocidas pero en general cumple con buen nivel. Xavier Lacaille, o sea Sammy, es un buen protagonista, prototipo del hombre despistado, pero con buena fe, que se acerca a la política. Además mantiene la dignidad y en ningún momento llega a parecer bufonesco dentro del absurdo de la serie. Liz Kingsman da vida a Rose, uno de los pocos personajes inteligente y diligente al 100% de Parliament. La interpretación es sobria pero divertida, y forma parte del componente romántico que aparece pasados unos capítulos. Una vertiente no tan a la altura, pero donde se deja llevar con encanto.

Eminentemente cómicos son los personajes de Michelle y Torsten. Philippe Duquesne y Lucas Englander sacan risas de unos personajes en constante trámite de despiste, ineptitud y comportamientos extravagantes. Además no se trata de un humor grueso, ni de gracietas gesticulantes. Es un humor sobrio, pero sorprendentemente divertido. Mas tarado está el personaje de Sharon, Jane Turner, partidaria del Brexit y cuyo comportamiento va de la chorrada a la neurosis. Ojo a su solución para los fronteras entre Reino Unido e Irlanda.

Como un antagonista nunca viene mal a una serie, ese cometido lo cumple Christiane Paul. Su papel tiene la clásica perfidia de los conspiradores y los manipuladores. Sus esfuerzos por echar por tierra el trabajo de Sammy serán continuos. Su carácter duro y frío tiene toda la pinta de ser una sátira del carácter alemán.

Parliament
Fotos de Filmin

Conclusiones de 'Parliament'

Parliament es una excelente sátira política que se cimenta en un inteligente guion y un no menos inteligente sentido del humor. No será tan sesuda como El ala oeste de la Casa Blanca (1999) o Borgen (2010), pero su causticidad da una visión interesante de las instituciones europeas y algunos de sus defectos. No es una serie euroescéptica, pero sí una muestra de necesaria autocrítica sin olvidar los aspectos positivos de la Europa comunitaria. Salvo algún pespunte romántico que no casa del todo bien con el concepto general, se trata de una serie muy recomendable.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí