Crítica de 1945 dirigida por Ferenc Török

Presentada en la Berlinale de 2017, la película 1945 de Ferenc Török, ha obtenido numerosos premios en festivales de todo el mundo (Berlín, Jerusalén, Miami, San Francisco, Washington y Los Ángeles, entre otros). Se trata de un drama histórico en blanco y negro que aborda el tema de la culpa y el remordimiento de toda una comunidad después de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo reaccionarán los habitantes de un pequeño pueblo de Hungría a la llegada de dos judíos?. Estreno el 16 de Marzo.



1945

Crítica de la película 1945

Ficha Técnica

Título: 1945
Título original: 1945

Reparto:
Péter Rudolf (Szentes István)
Bence Tasnádi (Szentes Árpád)
Tamás Szabó Kimmel (Jancsi)
Dóra Sztarenki (Kisrózsi)
Ági Szirtes (Kustár Andrásné)
József Szarvas (Kustár András)
Eszter Nagy-Kálózy (Szentesné Anna)
Iván Angelusz (Sámuel Hermann)
Marcell Nagy (Hijo de Sámuel Hermann)
István Znamenák (Állomásfönök / Station Master)
Sándor Terhes (Iharos Pál)
Miklós B. Székely (Suba Mihály)
György Somhegyi (Hijo de Suba Mihály)
Tünde Szalontay (Rózsika)
Béla Gados (Sacerdote)

Año: 2017
Duración: 91 min.
País: Hungría
Director: Ferenc Török
Guion: Gábor T. Szántó, Ferenc Török
Fotografía: Elemér Ragályi (Blanco y negro)
Música: Tibor Szemzö
Género: Drama
Distribuidor: Festival Films

Tráiler

Sinopsis

Un sofocante día de agosto de 1945, los habitantes de un pueblo se preparan para la boda del hijo del funcionario del ayuntamiento. Mientras, dos judíos ortodoxos llegan a la estación de tren del pueblo con unas misteriosas cajas. El funcionario del ayuntamiento teme que sean herederos de los judíos que echaron del pueblo y espera que reclamen las propiedades que les fueron arrebatadas injustamente, propiedades que habían perdido durante la Segunda Guerra Mundial. Otros habitantes del pueblo tienen miedo a que vengan más supervivientes, amenazando así las propiedades y posesiones que ahora reclaman como suyas. (Festival Films)

Premios

  • Festival de Cine Judío de San Francisco 2017: Premio de la Crítica, Premio del Público a la Mejor Película
  • Festival de Cine Judío de Miami 2017: Premio del Público a la Mejor Película
  • Festival de Cine Judío de Washington 2017: Premio del Público
  • Festival de Cine Judío de Chattanooga 2017: Premio del Público
  • Festival de Cine de Jerusalén 2017: Premio Yad Vashem Chairman
  • Festival de Cine Judío de Berlín 2017: Premio del Público
  • Der Neue Heimatfilm Festival (Austria) 2017: Mejor Película
  • Festival de Cine Internacional de Berlín 2017: Selección Oficial


Situemos la acción

La acción situada en el 11 de agosto de 1945, los estadounidenses acaban de lanzar la bomba atómica sobre Nagasaki, la guerra en Europa ya ha terminado hace varios meses, pero las ruinas y restos carbonizados son todavía visibles. La ubicación, un pequeño pueblo húngaro sin nombre, situado en una ladera. Las tropas “liberadoras” rusas entran al país para reconducir la situación y preparar las primeras elecciones después de la guerra. A lo largo del film observamos la constante presencia de una patrulla rusa en un jeep recorriendo el pueblo sin rumbo fijo, lo que sugiere la próxima transferencia de poderes de un totalitarismo a otro.

Reacción ante la llegada de dos judíos

Al mismo tiempo, la llegada de dos misteriosos judíos ortodoxos a la estación de tren, portando dos maletas, se expandirá rápidamente creando fantasmas que recorrerán toda la aldea. Rumores, incertidumbres, temores brotan en toda la pequeña población. “No son de los nuestros”, dicen unos, Quienes son?, preguntan otros. “Todos se ven iguales, trajes negros, barbas, sombreros…”, dice un tercero.

1945

Muchas preguntas sin respuesta, ¿Quien los envía? o ¿Regresaron aquellos que se fueron algún día, no por voluntad propia, en el vagón de carga?. ¿Que portarán las maletas?, tal vez perfumes. ¿Con qué objetivo?. Quizás recuperar la droguería de Isztvan, el Secretario (Alcalde) del pueblo. Tal vez familiares y herederos legítimos de las propiedades de los judíos locales huidos o asesinados. Tal vez conocidos o allegados que compraron las casas y tiendas, y ahora exigen la devolución.

La película 1945 está realizada de una manera tan sutil que cada detalle aparece cuidadosamente pensado. El escenario principal está construido en base a la relación existente entre los personajes, divididos en dos bandos, los que tienen sentimiento de culpa y los que tienen el instinto casi inhumano de supervivencia. Los que se acercan a los principios universales de la ley y la moral cristiana o los que actúan con sus propios códigos de conducta basados en la codicia. Sin embargo, de una forma u otra, todos los habitantes del pueblo están implicados y tienen parte de culpa.

Antisemitismo y totalitarismo

El antisemitismo como si de un veneno se tratara recorrió Europa durante muchos siglos antes de Hitler. El dictador alemán no lo inventó, pero si aprendió de él y lo utilizó de forma eficaz y terrible para crear un régimen aterrador y sangriento. Y, quizás lo más trágico de esto, fue la poca resistencia que encontró en Europa central y oriental. Por un lado, el miedo y el temor al que es diferente, sin importar su utilización de forma irracional, está profundamente arraigado en muchas sociedades. Por otro lado la guerra, como tal, es una oportunidad perfecta para despertar los más bajos instintos de las personas, la especulación y los intereses oportunistas.

1945

La presencia de dos judíos con dos grandes baúles, de forma paradójica despierta el miedo en aquellos que un día se beneficiaron de su persecución. Lo que Ferenc Török intenta reflejar es la propia sensación de ansiedad creada por lo desconocido. Las víctimas que son retratadas como peligrosos invasores por aquellos en el poder es un asunto que se repite una y otra vez.

Mientras que para algunos países, la fecha de 1945 fue el año de la liberación nazi y el final del fascismo, para otros estados de Europa del Este simplemente pasaron, de estar dominados por una potencia invasora y totalitaria, a estarlo por otra. Por lo tanto, la imprevista visita al pueblo de los dos judíos, esta cargada de un fuerte y sutil simbolismo. Lo que debería haber sido motivo de fiesta y celebración con la boda se convierte en una tragedia, en la que nadie está libre de culpa, toda la sociedad está implicada de una manera u otra, desde el cura hasta el alcalde, desde los maestros a los campesinos; de hecho, no es casualidad, que los únicos personajes con dignidad y honestidad abandonen el pueblo.

Guion

1945 está basada en el relato corto “Hazatérés” (Regreso a Casa, 2004) de Gábor T. Szántó que también colabora con el guion. Examina un lado del Holocausto que rara vez se aborda en la ficción: el regreso de los supervivientes judíos a las regiones donde fueron exterminados en masa por los nazis. Explora en la reacción de la sociedad húngara ante su llegada, después de que en el mejor de los casos, se quedara parada y viera la matanza de sus amigos y familiares o, en el peor, ayudara activamente a los alemanes. También plantea otro interesante dilema, ¿Como se puede reclamar propiedades antiguas cuando las autoridades las confiscaron y redistribuyeron a nuevos propietarios que vivieron allí durante años?.

1945

Ferenc Török dirige su cámara casi exclusivamente a los aldeanos, interesado en reflejar cómo se les desmorona su complacencia cuando se enfrentan a sus pecados del pasado, y en evocar el ambiente asfixiante y castigador del caos existencial que ahoga a la aldea. De esta forma, Török parece evocar al célebre director húngaro Béla Tarr, en particular su obra maestra de siete horas y media, “Sátántangó” (1994), que también sigue el desmoronamiento de un pequeño pueblo cuando uno de ellos, presuntamente muerto, regresa repentinamente.

Fotografía y primeros planos

Rodada en un impresionante blanco y negro, 1945 es una película hipnótica, silenciosa y conmovedora. La fotografía de Elemer Ragalyi por sí sola es una auténtica maravilla y un disfrute de los sentidos, debido al uso exquisito de la iluminación, y a sus poéticas e impactantes imágenes, como la espléndida toma final, de gran simbolismo, y preñada de múltiples significados que cada espectador interpretará de manera diferente. Una fantástica narración visual desarrollada en la película 1945, cimentada en una fotografía austera y de alto contraste de luz.

1945

Ferenc Török emplea constantes primeros planos íntimos y despiadados de la cara ancha y sudorosa de Isztvan (Péter Rudolf) como del resto de personajes del pueblo, mostrando casi al detalle la textura de la superficie de sus pieles, en contraposición con los planos más generales de los dos “invasores” judíos. Las cargas emocionales de los personajes se alinean de manera intangible en sus expresiones. Mediante la incorporación de escenas magníficamente enmarcadas y proyectadas en austero monocromo, la película 1945 avanza al mismo ritmo lento y constante con el que los hombres judíos continúan su marcha inexorable hacia la aldea.

Conclusión

En definitiva, una espléndida película, en la que todos y cada uno de los personajes transmiten veracidad y autenticidad, y en donde se generan muchísimas emociones incluso sin palabras. Esto es debido, en gran parte, al fabuloso guion escrito de forma sensible e inteligente. Excelente fotografía en blanco y negro, rico diseño de producción y excelentes interpretaciones en conjunto.

CALIFICACIÓN: 7,5/10

Reportaje de 1945 en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 3 Average: 2]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduargil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *