Crítica de la película En la Vía Láctea dirigida por Emir Kusturica

Regresa el director serbio Emir Kusturica después de 7 años desde su último largometraje para volver a ponerse detrás de la cámara con la película En la Vía Láctea protagonizada por una siempre bella Mónica Bellucci y el propio director, en su primer papel como actor protagonista de su carrera. Se trata de una historia de amor imposible con la Guerra de los Balcanes como telón de fondo, narrada con un fuerte componente simbólico donde la naturaleza juega un papel importante. Estreno 14 de Julio.



Crítica de En la Vía Láctea

Ficha Técnica

Título: En la Vía Láctea
Título original: On the Milky Road

Reparto:
Monica Bellucci (Nevesta)
Emir Kusturica (Kosta)
Sergej Trifunovic
Predrag ‘Miki’ Manojlovic (Predrag Manojlovic)
Bajram Severdzan
Sloboda Micalovic (Milena)
Maria Darkina (Luna)
Davor Janjic
Zoran Cvijanovic
Ratka Radmanovic
Darko Kurtovic
Petar Mircevski
Branislav Fistric (Soldier)

Año: 2016
Duración: 119 min.
País: Serbia
Director: Emir Kusturica
Guion: Dunja Kusturica
Fotografía: Martin Sec
Música: Stribor Kusturica
Género: Drama. Guerra de los Balcanes
Distribuidor: Surtsey Films

Tráiler

Donde comprar la película

Oferta
En la Vía Láctea [DVD]
  • Cameo (11/22/2017)
  • DVD, No recomendada para menores de 12 años
  • Tiempo de ejecución: 125 minutos
  • Monica Bellucci, Emir Kusturica, Sergej Trifunovic, Miki Manojlovic, Bajram Severdzan
  • Español, Italiano

Sinopsis

Primavera en tiempos de guerra. Cada día, un lechero atraviesa el frente en burro, esquivando las balas para llevar su preciada mercancía a los soldados. Bendecido por la suerte en su misión, amado por una hermosa aldeana, un futuro apacible parece esperarle… hasta que la llegada de una misteriosa mujer italiana da un vuelco a su vida. Así comienza una historia de amor prohibido y apasionado que sumergirá a ambos en una serie de aventuras fantásticas y peligrosas. El destino los ha unido, y nada ni nadie parece poder detenerlos.

Premios

  • Festival de Venecia: Sección oficial largometrajes a concurso. 2016


Situando la trama

La mayoría de las películas de Emir Kusturica tienen como tema común la guerra, y en esta ocasión, no estamos ante una excepción porque la trama de En la Vía Láctea sobre una historia de amor imposible entre Kosta, un lechero serbio (el propio Kusturica) y, Nevesta, una misteriosa y bella mujer serbio italiana (Mónica Bellucci), tiene como telón de fondo la Guerra de los Balcanes. Emir Kusturica en este film no solo es el director sino que también forma parte del elenco de actores, aunque actuar no sea algo nuevo para él, si es la primera vez que lo hace como protagonista.

El personaje de Kusturica, Kosta, aturdido por la pérdida de su padre en la guerra, y a pesar del entorno horrible y violento en el que vive, está comprometido con la atractiva Milena (Sloboda Mićalović) y es feliz llevando la leche a los soldados. A la aldea llega Nevesta, con la intención de casarse con el hermano de Milena, un general (Miki Manojlovic) que está en la Guerra de Afganistán. Con la llegada de la bella Nevesta nada volverá a ser lo mismo, Kosta se enamora a primera vista de ella, y al poco tiempo, ese amor será mutuo, siendo este el detonante principal de los trágicos acontecimientos que se desencadenarán en la segunda mitad de la película.

En La Vía Láctea, Nevesta siempre es nombrada como la novia, nunca recibe un nombre y no sabemos mucho de ella. Tampoco cuenta con una historia convincente, es mitad italiana y mitad serbia, ha venido de Krajina, la autoproclamada república serbia a lo largo de la frontera con Croacia, quizás este hecho tenga alguna lectura e intención política por parte de Kusturica. La espléndida y bella actriz Mónica Bellucci, aunque en esta ocasión no esté a la altura de sus mejores actuaciones, su sola presencia devora la pantalla y se complementa muy bien con la interpretación de Emir Kusturica.

La irracionalidad y los anímales

Desde las primeras escenas, la irracionalidad en la película queda patente. Existen dos elementos muy característicos a lo largo del metraje, el primero es el comportamiento bastante inusual de los animales: el burro obediente, a los gansos les encanta bañarse en sangre, la serpiente bebe leche, a un pollo le gusta mirarse al espejo y el halcón casi domesticado que puede bailar al son de la música. Todas estas escenas constituyen los momentos más simpáticos a la vez que absurdos de este drama surrealista y, a pesar de su vacua apariencia, están dotados de un fuerte simbolismo relacionado con la filosofía de Kusturica y su relación con la naturaleza (como ha manifestado el propio director).

Los animales juegan desde un principio un papel importante como camaradas y protectores de Kosta, coreografiados de forma fabulosa con poderosas imágenes simbólicas de la sangre, el cielo, la tierra y el agua. Aunque sea una alegoría o estemos ante una hermosa oda llena de imaginación, las disparatadas y alocadas fantasías de En La Vía Láctea, en el fondo, tan solo tienen sentido en la cabeza de Kusturica.

Música

El segundo elemento a destacar es la música, muy importante en las películas de Emir Kusturica. La música es divertida a la vez que conmovedora, y se complementa a la perfección con cada escena, siendo un eje fundamental de la propia historia. Sin la música las imágenes no serían lo mismo ni tendrían el mismo impacto. El ritmo de la música en esta historia de amor en tiempos de guerra es un signo de paz. Muchos momentos de éxtasis y diversión donde la música de los Balcanes suena de forma incontenible, a destacar en la que aparece Kosta tocando el címbalo y luego bailando con su bella amada Nevesta como una forma de olvidar la dureza de la guerra y lo que vendrá después.

Dos partes diferenciadas

El tono divertido y distendido de la primera parte, choca con los últimos 45 minutos de la película, donde los acontecimientos toman un giro apocalíptico, debido a la llegada de unas fuerzas especiales asesinas enviadas por el general, sediento de venganza. En este tramo final Kusturica divaga más sobre el realismo mágico, en donde los fieles amigos de Kosta, los animales, aparecerán en momentos cruciales para ayudar y salvar a la pareja de enamorados en su huida de los soldados por bellos paisajes fotografiados de los Balcanes. La dureza de la montaña, la dificultad del itinerario con las interminables extensiones de prados, amplios cañaverales, ríos de profundas aguas y los animales ocultos en los bosques supuestamente simbolizan la complejidad de su amor.

Conclusión

En la Vía Láctea es una comedia de humor negro, triste y melancólica. El trabajo realizado para conseguir las localizaciones de la película es uno de sus grandes méritos, con fotografías de paisajes realmente sorprendentes, montones de bellas imágenes naturales especialmente del principio. Emir Kusturica narra un cuento de hadas donde el amor, la música y la pasión consiguen superar la brutalidad de la guerra, y para explicar esto se sirve de la naturaleza y los animales como elementos simbólicos, además de una fantasía que a veces resulta algo exagerada.

CALIFICACIÓN: 6/10

Reportaje de En la Vía Láctea en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 1 Average: 2]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduardo Gil Rodríguez

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *