Crítica de Tierra de Dios dirigida por Francis Lee

Tierra de Dios es la multipremiada ópera prima del director inglés Francis Lee. Una carrera fulgurante de premios iniciada en su estreno en el Festival de cine de Sundance donde consigue el Premio Especial del Jurado World Cinema a la Mejor Dirección. Posteriormente, obtiene el Premio a la Mejor Película en el Festival de Cine de Edimburgo y el Premio a la Mejor Ópera Prima en el reciente Festival de Cine de Sevilla A los que debemos añadir sus recientes 11 nominaciones a los British Independent Film Awards y la excelente acogida en la sección Panorama del Festival de Cine de Berlín. La película nos presenta una sobrecogedora historia de amor ambientada en el accidentado paisaje de Yorkshire, al norte de Inglaterra. Estreno el 24 de Noviembre.



Tierra de Dios

Crítica de Tierra de Dios

Ficha Técnica

Título: Tierra de Dios
Título original: God’s Own Country

Reparto:
Josh O’Connor (Johnny Saxby)
Alec Secareanu (Gheorghe Ionescu)
Gemma Jones (Deidre Saxby)
Ian Hart (Martin Saxby)
Harry Lister Smith (Aprendiz subastador)
Melanie Kilburn (Gloria)
Liam Thomas (Glen)
Patsy Ferran (Robyn)
Moey Hassan (Conductor de taxi)
Naveed Choudhry (Enfermero)
Sarah White (Joy)
John McCrea (Estudiante universitario)
Alexander Suvandjiev (Joven trabajador agrícola)
Stefan Dermendjiev (Trabajador agrícola con barba)

Año: 2017
Duración: 104 min.
País: Reino Unido
Director: Francis Lee
Guion: Francis Lee
Fotografía: Joshua James Richards
Música: Dustin O’Halloran, Adam Wiltzie
Género: Drama. Romance
Distribuidor: Karma Films

Tráiler

Donde comprar la película

Oferta
Tierra de dios [Blu-ray]
  • Karma Films (03/13/2018)
  • Blu-ray, No recomendada para menores de 16 años
  • Tiempo de ejecución: 104 minutos
  • Josh O'Connor, Alec Secareanu, Gemma Jones, Ian Hart, Harry Lister Smith
  • Español, Catalán, Inglés

Sinopsis

Johnny Saxby trabaja sin descanso en la remota granja de ovejas de su familia en el norte de Inglaterra. las borracheras y el sexo casual son lo único que le distraen de una vida de soledad y frustración. Cuando un atractivo inmigrante rumano llega a la granja buscando un trabajo temporal, Johnny empezará de repente a lidiar con sensaciones que nunca había experimentado. A medida que ambos pasan tiempo trabajando codo con codo, empieza a brotar una intensa relación entre ellos, algo que podría cambiar la vida de Johnny para siempre.

Premios

  • Festival de Sundance: Mejor director – Drama (World Cinema). 2017
  • Festival de Edimburgo (EIFF): Mejor film británico. 2017
  • British Independent Film Awards (BIFA): 11 nominaciones incluido mejor película. 2017
  • Festival de Sevilla: Sección Oficial. Premio Mejor Ópera Prima. 2017
  • Festival de Cine de Berlín. Selección “Panorama”. 2017


El paisaje del antiguo condado inglés de Yorkshire es estéril, escabroso y abrupto. El final del invierno hace que el paisaje de la norteña ciudad inglesa parezca aún más triste y sombría. Un lugar donde parece no hay cabida para los sentimientos. Una zona tan áspera, fría y repulsiva que sus habitantes la llaman Tierra de Dios. Este es el nombre que da título a la película con la que Francis Lee debuta como realizador. Esta ópera prima es un proyecto muy personal ya que el director es natal del condado de Yorkshire. De hecho, Lee reveló que la película había sido filmada en la granja de su infancia, en un terreno que su familia había poseído durante décadas.

La Historia

Johnny Saxby (Josh O’Connor), de 24 años, es un hombre parco en palabras, hasta el punto que no le escuchamos hablar hasta bien entrada la primera mitad de la película, y para colmo lo vemos hacer con uno de sus animales de la granja. Obligado a hacerse cargo de la granja de su familia sin ayuda de nadie desde que su rudo padre (Ian Hart) enfermó. Johnny apenas puede soportar su desesperada situación en la vida, con un trabajo duro, un futuro incierto, una homosexualidad incompleta a medio realizar y una soledad infinita. Ese hogar inhóspito llamado Tierra de Dios parece ser un reflejo de su alma. Johnny, incapaz de lidiar con el aislamiento y las dificultades de la granja, seguramente preferiría huir, marcharse muy lejos, como lo hizo en su día su madre a algún lugar del sur, dejando la granja y la familia.

Johnny está enojado con su entorno, con su vida, consigo mismo, es muy probable que hubiera votado el Brexit. El joven encuentra distracción solo en los bares, donde regularmente se emborracha y tiene sexo rápido y anónimo. Cuando llega a la granja Gheorghe (Alec Secareanu), un trabajador rumano para ayudar a preparar a las ovejas durante la temporada de apareamiento, solo significa que Johnny ha encontrado otra víctima para atacar y despreciar, lo llama gitano. Pero cuanto más tiempo pasan juntos, más fuertes son los sentimientos entre ellos, hasta el punto que Johnny se ve obligado a preguntarse a si mismo que es lo que quiere exactamente para su vida.

Tierra de Dios

Este amor surgido entre ambos jóvenes es magníficamente escenificado, de forma muy erótica y sensual, por Francis Lee. Ante todo se trata de una lucha, una amarga lucha en todos los aspectos. Gheorghe logra acceder al monstruo y perdedor Johnny. La agresión se convierte en pasión, al tiempo que se convierte en ternura. Algunas bellas escenas nos recuerdan a clásicos de Michael Powell, debido a la magnífica representación casi mágica de la naturaleza como si de un cuento de hadas se tratara, en donde Francis Lee consigue con gran precisión que el amor, el paisaje y la luz se fundan en una sola unidad.

Esta relación inesperada entre ambos jóvenes se desarrolla de la manera más natural, mostrada no solo a través de su intimidad compartida, sino también por medio de poderosas y bellas imágenes de un accidentado terreno que los rodea en todo momento. De esta forma, el director británico consigue un memorable estudio y exploración no solo de la sexualidad, sino también de la masculinidad, de la diversidad cultural, las responsabilidades y la familia, utilizando su entorno geográfico con la misma eficacia que “Cumbres Borrascosas” (2011) de Andrea Arnold o “Kes” (1969) de Ken Loach, ambas ubicadas en los desolados páramos de Yorkshire.

 Tierra de Dios

Además, Tierra de Dios parece seguir los pasos de la reciente producción británica “The Levelling” (Hope Dickson Leach), donde también se ofrece una peculiar visión cinematográfica sobre la vida en una granja con una crisis familiar de por medio.

Francis Lee presenta espléndidas perspectivas de paisajes, escenificando la naturaleza y la corporeidad masculina, tanto de los cuerpos bien formados de los jóvenes como del cuerpo deteriorado por exceso de trabajo del padre de Johnny. En la fuerza poderosa de este paisaje, en la crueldad de la naturaleza y en las personas de mente estrecha, el director intenta descubrir una belleza secreta y una poesía oculta. En Tierra de Dios, observamos innumerables primeros planos de manos, manos realizando su trabajo, tocando animales, e incluso buscando y acariciando otras manos, como parte de un lenguaje cargado de simbolismos que sugiere y anhela compañia, proximidad o el descubrimiento de un nuevo hogar, una nueva patria. 

La comparación con “Brokeback Mountain” de Ang lee (2006) es inevitable y en cierto modo tienen muchas similitudes, pero Tierra de Dios va mucho más allá, es más profunda y eso lo que la hace especial, diferente y única. A diferencia de la película de Ang Lee, no es la homofobia del entorno rural lo que se interpone en el camino de la felicidad de los dos jóvenes. De hecho notamos como la abuela de Johnny tolera la relación entre ellos porque se siente conmovida del cambio positivo de su nieto, e incluso en el pueblo saben de su condición sexual. La xenofobia al extranjero, la hostilidad a la entrada de inmigrantes en busca de trabajo es el elemento conflictivo en Tierra de Dios y, uno de los pilares sobre los que se apoyó el Brexit en el Reino Unido.

 Tierra de Dios

Josh O’Connor y Alec Secareanu

Tanto Josh O’Connor como Alec Secareanu realizan unas magníficas actuaciones, casi impecables, pero destaco especialmente la de Josh como Johnny. Es asombroso ver como ejecuta de forma maravillosa esa lenta transformación de su personaje, que pasa de un tipo macho alfa a una persona sensible y afectuosa. La interpretación contenida y matizada de Josh O’Connor a lo largo del metraje es absolutamente brillante. Se nos presenta como un individuo dolido, solitario y enojado, pero a medida que avanza la película, comprendemos, sentimos y justificamos su comportamiento, y deseamos que sea feliz, y para ello, solo hay una persona que puede conseguirlo…

Alec Secareanu como Gheorghe es la otra pieza de esta maravillosa película. Se trata de una persona inteligente y educada, sabe mantener el control de las situaciones y transmite mucha seguridad a su alrededor. No conocemos casi nada de la vida y el pasado de Gheorghe, ya que Tierra de Dios es, ante todo, la historia de Johnny, y más allá de eso, es el efecto transformador que tiene Gheorghe en él. Secareanu ofrece igualmente una valiente actuación y porporciona el contrapeso optimista y la conexión emocional necesaria para hacer que la historia de amor entre ambos se eleve por encima de los tristes, fríos y desolados paisajes de Yorkshire.

 Tierra de Dios

Conclusión

Tierra de Dios funciona casi sin música, con ruido ambiental en la mayoría del metraje, proporcionando la atmósfera adecuada a la narración. Uno de los aspectos más llamativos de la película, son los silencios. Es increíble la capacidad de Francis lee para mantener constantemente todo el interés del espectador a través de silencios controlados. Muchísimas escenas a lo largo de la película pueden pasar sin apenas decirse una palabra, sin música de fondo, solamente los actores, el paisaje, el sosiego y la paz existente entre los dos. Los silencios son capaces de provocar tantas emociones y hacer sentir tantas cosas a la vez, que son uno de los mayores motivos por los cuales Tierra de Dios se sienta tan íntima, profunda y magnetizante.

CALIFICACIÓN: 8,5/10

Reportaje de Tierra de Dios en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 9 Average: 4.2]
Eduardo Gil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduargil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This