Una de las películas que recibió aplausos por docenas en el Festival De Cannes del 2018 fue Largo Viaje Hacia La Noche, segundo largometraje del director chino Bi Gan. Una cinta con todos los ingredientes para introducir y sumergir al espectador en una experiencia inolvidable. Largo Viaje Hacia la Noche llegará a salas de cine de España el 14 de Junio.



Largo viaje hacia la noche

Crítica de Largo viaje hacia la noche

Ficha Técnica

Título: Largo viaje hacia la noche
Título original: Di qiu zui hou de ye wan (Long Day’s Journey Into Night)

Reparto:
Wei Tang (Wan Qiwen / Kaizhen)
Jue Huang (Luo Hongwu)
Sylvia Chang (Mamá del Gato Montés / Mujer pelirroja)
Hong-Chi Lee (Gato Montés)
Yongzhong Chen (Zuo Hongyuan)
Feiyang Luo (Gato Montés de niño)
Meihuizi Zeng (Busca personas)
Chun-hao Tuan (Ex-marido de Wan Qiwen)
Yanmin Bi (Mujer prisionera)
Lixun Xie (Amante de la mujer de pelo rojo)
Xi Qi (Mujer en Hotel Jade)
Ming Dao (Policía de tráfico)
Zezhi Long (Hombre de pelo amarillo en la sala de billar)

Año: 2018
Duración: 133 min.
País: China
Director: Bi Gan
Guion: Bi Gan
Fotografía: David Chizallet, Hung-i Yao
Música: Giong Lim, Point Hsu
Género: Drama. Intriga
Distribuidor: Surtsey Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

Realmente creo que no hay argumento que pueda sintetizar lo que es Largo Viaje Hacia La Noche, sin embargo, lo intentaremos: Nuestro protagonista Luo Hongwu decide volver a su ciudad natal, de la que lleva varios años alejado tras haber huido del lugar. Luo inicia una incanzable búsqueda física y onírica de la mujer que amó y a quien nunca ha podido olvidar.

Esto no hace parte del argumento, pero es necesario contar que la segunda mitad de la película es un único plano secuencia que va de un lado para otro durante una hora de duración. Una auténtica bestialidad lo de Bi Gan.

Premios

  • Festival de Cannes: Un Certain Regard (Sección oficial). 2018


La soledad y lo onírico

Desde el inicio, vemos a través de la fotografía y el escenario como nuestro protagonista está dañado, retraído y solitario, pero sobre todo aprisionado por su propio yugo en un sueño, donde puede amar y vivir su propia realidad. La soledad será un retrato que mantendremos durante toda la cinta, con pasajes de compañías efímeras que recuerdan Broken Flowers (2005) de Jim Jarmusch.

Largo Viaje Hacia La Noche es un poema visual, cargado de simbolismo y metafísica, como una buena metáfora en la literatura, no se trata de lo que se muestra, sino de lo que estos elementos significan en el arco narrativo.

Por el cuarto de metraje, nos llega un tributo para con el final de Stalker (1979) del maestro Tarkovsky que se agradece mucho, no sólo por ser una referencia a uno de los más grandes directores de todos los tiempos, sino porque complementa la idea de una realidad aplastante y ruidosa como un tren de la que sólo se puede escapar, como lo dice Wan Qiwen: “Viviendo juntos en las estrellas”.

Largo viaje hacia la noche

Además, se siente una fuerte influencia en Largo Viaje Hacia La Noche de esas ganas de navegar lo onírico que tanto caracterizó a Tarkovsky, la película se siente y se desarrolla desde una perspectiva surreal, atadísima a la concepción de viajar en el tiempo y mostrar lo soñado sin explicarle los cambios de realidad y tiempo al espectador (Aunque pueden estar tranquilos, tampoco hablamos de Mullholand Drive de Lynch)

A veces parece que la película intenta engañarnos, confundirnos sobre la historia que nos cuenta y los relatos fantásticos que esta contiene, es decir, la realidad de la cinta se hace borrosa para el espectador, de una manera que se siente natural, sutilmente planeada para no caer en lo pretencioso e innecesario.

Largo Viaje Hacia La Noche a través del tiempo

El tiempo es un eje central de la historia que nos quiere contar la película, un tiempo volátil e inestable, el largo camino de nuestro protagonista es cruzado varias veces por relojes; unos rotos que resignifican la eternidad dentro de lo propuesto; otro como una pequeña caja de pandora o un cofre de tesoro, si se quiere. Sin duda alguna, una película que se esfuerza por darle matices al tiempo y llenarlo de elementos importantes en la narrativa, transformarlo y esculpirlo para convertirse en una experiencia inolvidable.

Largo viaje hacia la noche

La cinta por otra parte, también hablando de tiempo, se propone situar al ser humano dentro de este, un ser transitorio como una bala, sin esperanza de quedarse; una mirada realista (dentro de este onirismo) para reducir toda la existencia a un simple momento. Como ejemplo de lo anterior, vale la pena pensar que se nos sitúa en un presente que de un plano para otro ya es un pasado de hace 20 años.

Y siguiendo con el tema temporal, otro eje fundamental de esta gran cinta es la nostalgia, ese sentimiento de recordar cosas, de confundir lo que pasó con mentiras creadas por uno mismo, pero, sobre todo, ese deseo de regresar. Un presente donde todo luce destruido y sin brillo, domina la noche y se anhela el día (o por lo menos una luz) que alumbra constantemente nuestras memorias.

Conclusión

Largo Viaje Hacia la Noche es una obra absolutamente atrapante, realmente se consolida como un viaje a través de los sueños, el pasado y los recuerdos de un personaje que se empieza a revelar a sí mismo con nosotros desde la primera línea del guión. Lo metafórico y onírico está en su dosis justa para que la experiencia no se transforme en algo negativo, tomando prestado de grandes de estos tópicos como Tarkovsky. Por otra parte, lo técnico de la cinta es hermoso, desde los movimientos hasta los colores que vemos, todo conforma un lienzo de 2 horas y 11 minutos digno de admirar.

Si quieres conocer otra opinión de esta película dirígete AQUÍ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here