Perros de Presa es la última película del director polaco Adrian Panek, quien en esta ocasión sorprende con un enfoque innovador al tema del holocausto judío. Su cinta nos cuenta la historia de un grupo de niños recién liberados de un campo de concentración nazi y posteriormente abandonados a su suerte, a merced de unos perros agresivos que merodean la zona. Esta obra verá la luz el próximo 29 de noviembre en las salas de España.



Crítica de ‘Perros de Presa’

Perros de presa

Ficha Técnica

Título: Perros de Presa
Título original: Wilkolak

Reparto:
Kamil Polinisiak (Wladek)
Nicolas Przygoda (Hanys)
Sonia Mietielica (Hanka)
Danuta Stenka (Jadwiga)

Año: 2018
Duración:
88 minutos
País: Polonia
Dirección: Adrian Panek
Guion: Adrian Panek
Fotografía: Dominik Danilczyk
Música: Antoni Komasa-Lazarkiewicz
Género: Drama. Terror
Distribuidora: Cinemaran España

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘Perros de Presa’

Sinopsis de ‘Perros de Presa

Verano de 1945. Ocho niños del campo de concentración Gross Rosen encuentran un escondite provisional en un orfanato abandonado cercano, perdido entre los bosques. Parece que después de los horrores de la guerra, los niños salvajes pueden volver a la vida normal. De repente, se interrumpe la idílica atmósfera de paz y tranquilidad. La pesadilla vuelve.

En los bosques circundantes, unos perros lobo acechan el lugar donde se encuentran. Estos perros fueron liberados por los oficiales de las SS antes de la liberación del campamento de Gross Rosen. Estos animales estaban amaestrados para matar prisioneros de los campos de concentración. Todos los intentos para escapar son fallidos. Los niños sin comida ni agua se vuelven locos y salvajes una vez más; pero el verdadero peligro acecha dentro del palacio. (Cinemaran España)



La búsqueda de la comunidad

Uno de los primeros aspectos argumentales que resalta al ver la cinta es la necesidad de unión por parte del grupo protagonista. Se empiezan a tejer complejos entramados sociales, con la inevitable aparición de la búsqueda de poder en estos, acercando más a los infantes a su condición más salvaje.

El concepto de civilización existe dentro de una dinámica donde predomina la supervivencia; El hambre y la sed son los principales vínculos en el presente que muestra Panek. Sin embargo, este aspecto se siente olvidado en algunos tramos y luego cuesta creer nuevamente que esos niños tengan un verdadero problema con ello.

La ausencia de adultos en casi la totalidad de la cinta no sustrae la influencia de estos en la situación que viven los niños. Perros de Presa convierte los ladridos y las paupérrimas condiciones en la herencia de una etapa de odio e irracionalidad.

Perros de Presa
Copyright Łukasz Bąk

 

Establecer el tiempo posterior a la Barbarie

De entrada, Panek nos sitúa en un rescate a medias de la crudeza de los campos de concentración nazis. Los infantes son enviados a una vieja mansión adecuada como orfanato, pero simplemente son tirados allí, sin ningún tipo de atención o seguimiento, una situación que se siente como extensión del miedo del tiempo inmediatamente pasado.

Visualmente hay algo interesante a la hora de reflejar este abandono, la estética es cruda, casi como si intentará atacar a los pequeños. Un complemento que funciona bien con lo que Perros de Presa cuenta en su historia.

Las intenciones que denotan el montaje son las de una película que pretende asustar. Durante muchos momentos la cinta parece querer establecerse temporalmente en el género cinematográfico del terror. Si se analiza este discurso desde una perspectiva metafórica es un gran acierto darle el tono de horror a una historia donde la peor amenaza es el resultado de la intervención y el entrenamiento humano. Pero dentro de la obra, se siente algo forzado este elemento, especialmente porque recurre constantemente a los sustos gratuitos desestabilizando el interés que lo dramático había despertado.

Perros de Presa
Copyright Łukasz Bąk

El tropiezo de los Perros de Presa

Perros de Presa tropieza muchísimo al introducir elementos narrativos que no aportan mucho a la historia, sino que ralentizan el desarrollo de la misma. Quizá en aras de alargar la duración o de contextualizar mejor, se pierde el hilo en varias ocasiones, incluso al termino de varias secuencias se puede sentir que eso recién visto podría ser omitido y no afectaría el curso de los hechos.

Es evidente que hubo una intención por ampliar el rango de los protagonistas, no de todos evidentemente, pero sí de algunos, resaltarlos a través de particularidades. A pesar de lo positivo que hubiese sido una mayor caracterización, lo cierto es que se aporta muy poco, quedándose en un tibio término medio entre el enigma detrás de los infantes y la narración completa de su historia.

Conclusión

Perros de Presa es una película con frenetismo, una obra sobre las consecuencias y vestigios de lo peor del ser humano narrada a través de pequeños interlocutores encargados de sobrevivir en el mundo que los adultos les han dejado. Un acercamiento a la bestia que queremos seguir alimentando los seres humanos desde una mirada al post-holocausto más que original.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí