El pasado 2 de marzo fue el estreno de Reiniciando en Teatros Luchana. Esta nueva producción de la compañía Qué Jarte!. Protagonizada y escrita por Bernardo Rivera, relata las vivencias de tres personajes y sus particulares reacciones ante la pandemia de la COVID-19. Además, está dirigida por Paco Rodríguez. Como un soplo de positividad, se representa los miércoles de marzo a las 20:30 horas en los Teatros Luchana. Además, también se verán el 1, 8, 22 y 29 de abril, viernes, a las 22:30 y el miércoles 12 de abril a las 20:30 horas.



Estreno de Reiniciando

Crítica de 'Reiniciando'

Ficha Técnica

Título: Reiniciando
Título original: Reiniciando

Reparto:
Bernardo Rivera

Duración: 70 min. apróx.
Dirección: Paco Rodríguez
Dramaturgia: Bernardo Rivera
Escenografía: Salvatore Zarbo
Iluminación:
María José Juaréz
Sonido:
María José Juaréz
Vestuario:
Qué ¡Arte!
Música original:
Marcos Larkin
Diseño gráfico:
Javier Morales
Fotografía:
Jesús Romero
Producción: Qué jArte

Tráiler de 'Reiniciando' 

Sinopsis de 'Reiniciando'

Reiniciando nos presenta a Lucas, Valeria y Santi, los protagonistas de esta singular historia quienes, viviendo en sus respectivos hogares, se tendrán que enfrentar a sus miedos y a su día a día tras la declaración del estado de alarma. Un periodista sevillano con ganas de dejar su trabajo, una actriz con deseos de escritora y un ingeniero afincado en Londres que quiere recuperar a su verdadero amor, sufrirán las situaciones más disparatadas y se encontrarán reiniciando sus vidas.

Viajaremos en el tiempo con ellos viviendo sus momentos mas determinantes hasta llegar a la actualidad, instante en el que se representa esta obra de teatro.

Una comedia sobre el amor, la amistad y la familia, que invita al espectador a la reflexión, a valorar lo que tenemos y a luchar por lo que realmente deseamos. Nunca es tarde para pulsar el botón de reiniciar, porque la decisión está en nuestras manos. (TEATROS LUCHANA). 



Reiniciando
Foto de Jesús Romero

Un momento clave

La pandemia mundial de la COVID-19 marca, indudablemente, uno de los hitos históricos más importantes de los últimos siglos. Aquel marzo de 2020 supuso un antes y un después a nivel mundial, con su consecuente confinamiento total en varias partes del mundo. Bernardo Rivera reflexiona sobre ese punto de inflexión, donde la vida se paró durante un momento para llevarla por otros lares. Sin embargo, se aleja de la tragedia que fue, para darle unas pinceladas más luminosas y tratarlo desde una comedia cotidiana. Así, refleja las vidas de tres personajes que comparten varios puntos en común con el gran público, convirtiéndose en una manera de acercar esta realidad al patio de butacas. Además, se producen situaciones hilarantes que recuerdan a aquellas situaciones tan disparatadas que fueron sucediéndose durante el Estado de alarma.

Tampoco falta el homenaje a la cruda realidad, equilibrando esa luminosidad sin perder realismo. La muerte azota también esta pieza teatral, donde la pérdida también se afronta. Uno de los aspectos más positivos de Reiniciando es otorgar de vitalidad a su mensaje, de transformación y paz con uno mismo. En las palabras de Rivera se extrae esas ganas de suflar un espíritu de lucha y vitalidad. No obstante, el problema se halla en otorgarlo desde una estructura de historias entrelazadas donde se repite en exceso la influencia de un relato en otro. Es decir, hay una sensación de estar constantemente en un punto y avanzar de una forma excesivamente paulatina en su ritmo. Por ello, tal vez, fuera más pertinente ir desarrollando cada historia añadiendo detalles que no se supieran de antemano.

Teatros Luchana
Foto de Jesús Romero

Tres por el precio de uno

Bernardo Rivera es el encargado de dar vida a los tres pintorescos personajes de Reiniciando. En primer lugar, ese escritor bohemio que vive en Londres. En esta ocasión, se aborda desde una constancia vital más atribuida a la rutina. Por ello, se aleja del histrionismo del personaje femenino y las particularidades del presentador de televisión. Aun así, Rivera impregna de verdad su interpretación, dándole una visión tierna y accesible, que hace que los espectadores puedan acogerle sin problemas. En algunas partes puede que se eche en falta un sello de identidad más propicio. Sin embargo, al ser un trabajo actoral en el que Rivera se encuentra solo, se entiende que también haya un respiro artístico por alguno de los personajes. A pesar de no ser el personaje más ambicioso, también muestra una faceta de Rivera interesante.

Interpretar a mujeres, siendo hombres, es una decisión arriesgada por lo que conlleva el resultado en escena. Por tanto, hay veces que es complicado saber si es una decisión acertada o no. En este caso, Rivera trata con absoluto respeto al único personaje femenino de la función, siendo su mejor papel sobre las tablas y dónde obtiene mayor juego dramático. Pese a las excentricidades que acompañan a la joven, el actor sabe controlarlas para darle cuerpo, para no caer en la parodia dura. Por este motivo, no es un simple escaparate de gracias, sino que incorpora alma a su personaje. Por último, el último personaje, un presentador de televisión, le permite explorar una faceta más afilada. Ese acento andaluz es el perfecto homenaje a sí mismo como actor, dando ese toque pícaro gracias a este papel.

Teatros Luchana
Foto de Jesús Romero

La vida entre recuerdos

Tres mundos rutinarios colisionan en Reiniciando, con sus principales particularidades. Para ello, se propone una puesta en escena que permite que sean totalmente reconocibles los aspectos de cada uno de los personajes. Por tanto, hay que aplaudir la decisión estética, que hace que sea más fácil para el espectador identificar cada una de las partes. Aun así, también se acompaña del audiovisual que va posicionando en el tiempo al espectador. El vestuario es todo un acierto, a pesar de no ser diseños más complejos, el resultado es efectivo. Por otro lado, el apoyo que se hace con algunos estímulos visuales o sonoros ayudan al actor a poder llegar a cada una de sus transformaciones, sin provocar una ruptura del ritmo total. Con lo cual, la dirección ha sabido solucionar algunos de los varios retos que propone este montaje.

El problema se halla en la multitud de cortes que hay entre las tres historias en paralelo. A pesar de no parar en su totalidad cada una de las partes, sí que se presenta un exceso de constantes parones. Además, al producirse desde el fundido a negro, no hay una mayor integración fluida entre las partes, lo que provoca que haya una sensación de reiteración constante. Asimismo, hay momentos donde se impregna de emoción la pieza teatral, como el final de Valeria, que pierde su efecto al pasar rápidamente a lo que sucede con Santi o Lucas. En consecuencia, la estructura sigue un esquema demasiado lineal formado por contar de forma sistemática cada visión de un mismo hecho. Aun así, el resultado global lleva en su ADN el buen rollo, sentimiento que se transmite al finalizar la pieza teatral.

Reiniciando
Foto de Jesús Romero

Conclusión

Reiniciando es una comedia que parte de cómo la vida se tornó en cambio a partir de la pandemia mundial. A partir de las vivencias de tres personajes, se recuerda con nostalgia, con positividad y humor esos meses complicados. Sin embargo, Rivera también ha sabido dotarles del suficiente dramatismo, para no perder la cotidianidad y verdad de su relato. Por otro lado, a nivel interpretativo realiza un trabajo estupendo, sobre todo dando vida a Valeria y a Lucas. El problema surge en una estructura, tanto narrativa como artística, demasiado cuadriculada, donde se da la versión de los hechos desde las tres perspectivas sin una consolidación más fluida y aportando acciones que no den la sensación de ser reiterativas. Su mayor fuerte es un mensaje esperanzador, más que necesario por los tiempos que corren, acompañado de una sensación feel-good generalizada.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7 / 10
70 %
Artículo anterior"El cuidador", clásico de Harold Pinter, llega al Teatro Bellas Artes el 16 de marzo con Joaquín Climent, Álex Barahona y Juan Díaz
Artículo siguienteJuan Echanove llega al Teatro La Latina con "Ser o no ser" desde el 17 de marzo
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
reiniciando-critica-teatroUna comedia que parte de cómo la vida se tornó en cambio a partir de la pandemia mundial. Se recuerda con nostalgia, con positividad y humor esos meses complicados. A nivel interpretativo realiza un trabajo estupendo, sobre todo dando vida a Valeria y a Lucas. El problema surge en una estructura, tanto narrativa como artística, demasiado cuadriculada, donde se da la versión de los hechos desde las tres perspectivas sin una consolidación más fluida. Su mayor fuerte es un mensaje esperanzador, más que necesario por los tiempos que corren, acompañado de una sensación feel-good generalizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí