Solo ante el peligro figura tanto en el imaginario popular, como en los rankings cinéfilos, entre los westerns más destacados de la historia del cine. Dirigida por Fred Zinnemann, y protagonizada por un icónico Gary Cooper, la película fue premiada con 4 Óscar en 1952 (Actor, montaje, bso drama y canción). En el reparto también figura una casi debutante Grace Kelly.  El productor fue el prestigioso Stanley Kramer, que posteriormente tendría una interesante carrera como director. Como veremos, Solo ante el peligro tuvo ciertas controversias aparejadas.



Solo ante el peligro

Crítica de ‘Solo ante el peligro’

Ficha Técnica

Título: Solo ante el peligro
Título original: High Noon

Reparto:
Gary Cooper (Marshal Will Kane)
Grace Kelly (Amy Fowler Kane)
Thomas Mitchell (Mayor Jonas Henderson)
Lloyd Bridges (Mariscal adjunto Harvey Pell)
Katy Jurado (Helen Ramírez)
Lee Van Cleef (Jack Colby)
Otto Kruger (Juez Percy Mettrick)
Lon Chaney Jr. (Martin Howe)
Harry Morgan (Sam Fuller)
Ian MacDonald (Frank Miller)

Año: 1952
Duración: 80 min.
País: Estados Unidos
Director: Fred Zinnemann
Guion: Carl Foreman
Fotografía: Floyd Crosby (B&W)
Música: Dimitri Tiomkin
Género: Western
Distribuidor: ALENDA S.A.

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Solo ante el peligro

Donde se puede comprar la película

Solo Ante El Peligro [Blu-ray]
  • Gary Cooper, Thomas Mitchell, Lloyd Bridges (Actors)
  • Fred Zinnermann (Director) - Stanley Kramer (Producer)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Sinopsis

Will Kane (Gary Cooper), el sheriff del pequeño pueblo de Hadleyville, acaba de contraer matrimonio con Amy (Grace Kelly). Los recién casados proyectan trasladarse a la ciudad y abrir un pequeño negocio; pero, de repente, empieza a correr por el pueblo la noticia de que Frank Miller (Ian MacDonald), un criminal que Kane había atrapado y llevado ante la justicia, ha salido de la cárcel y llegará al pueblo en el tren del mediodía para vengarse. El tiempo va pasando lentamente, pero nadie en el pueblo está dispuesto a ayudar al sheriff. (Filmin)

Premios

  • 4 Óscars: Actor (Cooper), montaje, bso drama, canción. 7 nominaciones. 1952
  • 4 Globos de Oro: Incluyendo Actor (Cooper) y actriz de rep. (Jurado). 7 nom. 1952
  • Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película y director. 1952
  • Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director. 1952
  • Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guión drama. 1952
  • National Board of Review: Top Mejores películas del año. 1952

Donde se puede ver la película



Todo comenzó el día de una boda

Tenemos entre manos una película legendaria. Baste con observar, centrándonos en España, cómo la expresión «estar solo ante el peligro» ha pasado al habla corriente (tengamos en cuenta que el título original es High noon). Se basa en la figura heroica del hombre que no rehuye ni su deber ni su destino, haciendo frente a la muerte si hace falta. Will Kane (Gary Cooper) es el sheriff de un pequeño pueblo del oeste llamado Hadleyville.

Justo el día en que contrae matrimonio con Amy (Grace Kelly) y tiene planeado marcharse con ella a otro pueblo, dejando la labor de sheriff, recibe la noticia de que Frank Miller, un forajido al que Kane envió a la cárcel, ha salido de presidio. Se espera que llegue a Hadleyville en el tren del mediodía. Kane podría irse tranquilamente, al oficiarse el matrimonio renunció a ser sheriff. No obstante, cuando está pensando en batirse en retirada vuelve al pueblo, llevado por su profundo sentido del deber.

Tiene, digamos, motivos morales. El sheriff sustituto no llega hasta el día siguiente, y Kane piensa que Frank Miller y sus tres hermanos, que ya están apostados en la estación de tren, pueden arrasar con Hadleyville. No puede dejar al pueblo sin un representante de la ley, aunque legítimamente podría poner pies en polvorosa. La lucha de los hermanos Miller contra Kane será desigual, así que el sheriff pedirá ayuda a los conciudadanos de Hadleyville. Tiene hasta las doce del mediodía.

High Noon
© 1952 – Universal Pictures

El toque psicológico

Esta premisa hace posible que Solo ante el peligro no sea un western usual. Mientras Kane recorre el pueblo en busca de aliados para enfrentarse a los Miller, Zinnemann aprovecha para diseccionar la psique de sus habitantes. Los hay decididamente cobardes, hay quien sostiene que el sheriff es un funcionario de la justicia remunerado para situaciones de peligro y por lo tanto pedir a la gente de a pie que colabore es un abuso. En realidad, hay dos tipos de personajes en Solo ante el peligro: un personaje grupal, que se refiere a la gran masa popular, y otros concretos en los que la película se  detiene particularmente.

Estos personajes concretos son los que mantienen una relación más directa con Kane. Tenemos al juez Mettrick (Otto Kruger), quien dictó la sentencia contra Frank Miller en su momento. Es una persona mayor cuya destreza con las armas es escasa. No es de gran ayuda. Harvey Pell (Lloyd Bridges), ayudante de Kane, representa la arrogancia en su grado máximo. Reprocha al sheriff que no lo nombrara su sustituto y ahora cree que se queda en Hadleyville para seguir oscureciéndolo. Quiere ser un héroe solitario. Él no es  un cobarde, pero se mueve más por orgullo que por propósitos altruistas.

Otros personajes relevantes son el alcalde Jonas Henderson (Thomas Mitchell) y Sam Fuller (Harry Morgan), un buen amigo de Kane. Mención aparte merecen los papeles femeninos. De un lado, Amy (Grace Kelly) permanece en Hadleyville junto con Kane, dilucidando si quedarse hasta el final con su marido o marcharse antes del duelo. Muy interesante es el personaje de Helen Ramírez (Katy Jurado), dueña del saloon y la posada del pueblo. En su momento fue amante tanto de Kane como de Frank Miller. Es un personaje corajudo y determinado, de gran carácter.

Solo ante el peligro
© 1952 – Universal Pictures

Un tensión mantenida

Solo ante el peligro podría verse como un thriller tallado en forma de western. La intriga es un factor esencial. Narrativamente se sostiene mediante la acción en tiempo real, que a su vez se identifica con el tiempo que falta para que llegue Frank Miller en el tren del mediodía. Hay constantes referencias al tiempo en la película, materializadas en ciertos aspectos visuales. Así, por ejemplo, a cortos intervalos Zinnemann se esmera en mostrar relojes en casi todas las estancias que va visitando Kane y, por supuesto, enseñándolos mediante primeros planos. La sensación es de una intrigante cuenta atrás en la que Kane debe encontrar aliados a toda costa.

Por otra parte Zinnemann intercala eventualmente planos generales de la vía del ferrocarril, como queriendo advertirnos de que en cualquier momento puede aparecer el fatídico tren. No es, como decimos, un western al uso. Se basa principalmente en intriga, la tensa calma, y al introspección psicológica. Hay tiroteos y alguna pelea, pero en su justa dosis.

En cualquier caso, y aunque no opte por la vía más épica del western, se sigue con una tremenda atención e intensidad. Como corresponde a una película genuinamente apasionante. Solo ante el peligro consigue que nos identifiquemos con el personajes de Kane y su dilema. Admiramos el valor de no rehuir una situación adversa y peligrosa, y vemos con temor que se acerque la hora del duelo. No obstante tanto película, como su héroes se han visto a partir de diversos puntos de vista.

High Noon
© 1952 – Universal Pictures

Diferentes visiones sobre Solo ante el peligro

Tradicionalmente Solo ante el peligro se ha visto, con fundamento, como una alegoría del Macarthismo. Su guionista Carl Foreman fue llamado a testificar en el Comité de Actividades Antiamericanas y poco tiempo después fue incluido en la lista negra de la Caza de Brujas. Ante tal panorama, Foreman decidió mudarse a Reino Unido en vista de que en Estados Unidos no podría conseguir trabajo.

En cualquier caso, la película ha sido admirada, por ejemplo, por políticos de todo cuño, desde Ronald Reagan hasta Bill Clinton. Sin embargo, Howard Hawks fue un gran detractor de Solo ante el peligro. No le era concebible que un sheriff, por muy desesperado que estuviera, se pasase la película pidiendo ayuda a sus conciudadanos. El sheriff es un profesional pagado y debe cumplir él su cometido.

Hawks decidió contestar a Solo ante el peligro haciendo otra película con el mensaje opuesto. La película en cuestión es otra obra maestra absoluta del western: Río Bravo (1959). Contó con el apoyo de John Wayne (el protagonista, claro), que filosóficamente estaba en sintonía con Howard Hawks. Al respecto habría cosas que matizar. Ni John Wayne está tan solo en Río Bravo, ni se puede negar el valor de Gary Cooper en Solo ante el peligro. En cualquier caso, aunque haya visiones diferentes, ambas películas comparten la categoría de obra maestra.

Solo ante el peligro
© 1952 – Universal Pictures

Las actuaciones de Solo ante el peligro

 Las actuaciones de Solo ante el peligro son particularmente relevantes al tratarse de una película donde el análisis de personajes es fundamental. La piedra angular, qué duda cabe, es Gary Cooper. Construye un personaje, Harry Kane, que concentra dentro de sí muchas emociones, todas ellas mostradas con un clasicismo brillante. Notamos su angustia, su zozobra interna, pero sin histerismos, sin claudicar, de una manera tan transparente que casi no parece una actuación. Es algo así como una encarnación de la justicia y la honestidad, pero sin olvidar su lado sufridor.

La presencia de Lloyd Bridges en el papel de egocéntrico ayudante de sheriff puede resultar curiosa, sobre todo porque si les suena la cara de este actor es porque interpreta al jefe del aeropuerto en Aterriza como puedas («elegí un mal día para dejar de esnifar pegamento»… etc). En Solo ante el peligro utiliza un rictus y una gestualidad muy marcada, algo lineal pero furiosa y apropiada.

Grace Kelly está correcta, y, de hecho, su papel va creciendo en importancia según avanza la película. No obstante no llega al nivel refulgente de papeles posteriores. Muy interesante es la actuación de Katy Jurado, en un papel aguerrido, de gran carácter. En un mundo marcadamente masculino como el de los avatares del salvaje oeste, contesta, mira y actúa de forma decidida, sin miedo. A algún personaje lo deja tiritando después de alguna reflexión suya. También es de justicia mencionar a uno de los mejores secundarios de la historia, Thomas Mitchell, que ennoblece cualquier película en la que participa.

Solo ante el peligro
© 1952 – Universal Pictures

Conclusiones 

Solo ante el peligro es un clásico que está a la altura de su leyenda. Como western resulta original su específico énfasis en la introspección moral y en la psicología de los personajes. Todo está dirigido por la sabia batuta de Fred Zinnemann (De aquí a la eternidad, Chacal), pero es la serenidad heroica de Gary Cooper la máxima enseña de esta apasionante historia del lejano oeste.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí