Star Trek es una serie importante en el paradigma político moderno. Es una llamada a la tranquilidad, pero no a la inacción. Una llamada desesperada por llegar a conseguir un futuro mejor.

Star Trek es una serie para frikis espaciales, gente que se viste con orejas de gomaespuma y va a convenciones con gente igualmente rara. Ese es el estigma que atañe a esta serie y por desgracia, es una piedra que pesa sobre su cuello y parece abocada al desastre futuro. Un futuro en el que solo sobrevivirán grandes franquicias como Star Wars o Marvel no hay espacio para una pequeña Star Trek.

Star Trek y Star Wars solo comparten el primer nombre 

Nunca he sido un trekkie (o fan de Star Trek) y aun no lo soy, sin embargo siempre he tenido cierto cariño por Star Wars. Viví aquellos debates pasados entre cual es “mejor” y ahora, tras mucho tiempo, tras haber visto Star Trek por primera vez en mi vida… no entiendo el debate.

Star Trek (en particular Star Trek The Next Generation) es una serie que muestra un futuro pseudo-realista donde las guerras no son con espadas láser sino con táctica militar. Un mundo donde el espacio lo gobierna la política y la especie humana ha evolucionado más allá de lo que parece posible en este siglo.

Star Wars es una serie de aventuras espaciales centradas en grandes guerreros y claros villanos. Sus consecuencias parecen afectar a toda la galaxia. Todo ello lo acerca mucho más a una ópera espacial sobre cowboys o caballeros espaciales que sobre verdaderas guerras.

Cuando antes pensaba en Star Trek, solía ver imágenes en mi mente de las series o películas donde ridiculizan a los seguidores más acérrimos de la misma. Pero es al madurar es cuando te das cuenta de que, esa distinción nunca existió. Descubres que te cerraste la puerta a un contenido interesante que podría hacerte cuestionar ciertos principios.

Star Trek es una de las series más innovadoras y rompedoras que he visto en mi vida. Esa es mi verdad. Una serie del año 1966, que se sigue produciendo en la actualidad (vía Star Trek Discovery) es responsable sobre una parte importante de mi madurez más reciente y se lo agradezco a Star Wars por abrirme al mundo de la «ciencia ficción».

Star Trek Discovery - Temporada 2 (BD) [Blu-ray]
  • Sonequa Martin-Green, Doug Jones, Maulik Pancholy (Actors)
  • Sonequa Martin-Green (Director)

Star Trek, la serie esperanzadora de un futuro idílico 

Para el humano medio del mundo moderno, en el clima en el que se encuentra todo, parece casi imposible pensar en un futuro que no sea oscuro. La amenaza nuclear, el racismo, la segregación, las epidemias y las catástrofes naturales… sin embargo y en palabras de Patrick Stewart (capitán Picard) en su regreso como J.L. PIcard: «Star Trek es la visión de un futuro mejor»

Star Trek una serie importante, es la esperanza de un pueblo por mejorar y encaminarse a un futuro, que sin quitar complicaciones, resuelve sus problemas de la manera más civilizada posible. Todo se hace en busca del entendimiento entre especies, entre pueblos y culturas.

En Star Wars hablan de esperanza, sin embargo es más una muletilla agregada a la saga más que un verdadero sentimiento. No esperan que el imperio y ellos finalmente se entiendan, los enemigos son irreconciliables y solo acabará con la destrucción de uno u otro bando.

La esperanza en Star Trek es que los pueblos se unan, que los antiguos enemigos se conviertan en aliados y que las viejas rencillas y heridas sanen sin dejar cicatriz alguna.

No es tan emocionante (en términos clásicos) como pueda serlo en un futuro el Mandaloriano, Clone Wars o cualquier otra serie de la franquicia Star Wars. Esa guerra está perdida, por mucho que J.J.Abrams intentase convertir Star Trek en una obra bombástica.

Star Wars es emoción en estado puro, peleas increíbles entre seres sobrehumanos. A lo cual Star Trek puede contestar con un hombre en mallas peleando contra otro vestido de reptil. Star Trek nunca llamará la atención que hace Star Wars.

Sin embargo, cuando se ha tratado de política y estrategia, en la guerra de las galaxias queda en evidencia ante los trekkies.

Querer a Star Trek sabiendo de sus problemas

Si te gusta alguna serie, película, libro, etc., sea el que sea, se le está dispuesto a “perdonar” ciertos problemas o al menos a ser consciente de sus fallos y que te guste de todas maneras. No hay que pensar mucho para encontrar en cualquier contenido que disfrutemos fallos minúsculos incluso a la más perfecta de las creaciones.

Por desgracia para Star Trek sus fallos no tienden a ser tan minúsculos y es que, desde su (casi) obsesiva base de seguidores acérrimos, la baja producción de algunos de sus episodios y pasando por una cámara que cuando mejor esta es quieta sin zooms, no son pocos fallos los que esta obra tiene.

El aspecto “cutre” de la misma que puede nacer de esos vestidos o maquillajes, de vez en cuando deficientes, se pasa por alto cuando no sirve para ofrecer caricaturas sino personajes completamente formados con aspiraciones y esperanzas.

Por supuesto no es justificable ciertas cosas y no voy a definir a todos los personajes como brillantes o especialmente interesantes.

Por cada uno de ellos también hay serios fallos que pueden entrar en tropos altamente molestos. “Tal personaje solo hace equis”, “este personaje es molesto”, “eso no pasaría así”, en la mayoría de shows podría tratarse de críticas infantiles, pero es verdad que por muchos buenos episodios que hay, existen otros tantos que no lo son tanto.

Star Trek 

El seno teatral de Star Trek 

Pese que no todos sus errores son solucionables o justificables , si que puedo hacer un pequeño inciso para hablar de ejemplos en el que intentan hacer lo mejor posible de las peores situaciones.

En el seno de la serie se encuentra una representación teatral. Es teatral desde su puesta en escena, sus trajes, sus actuaciones e incluso sus escenarios. Son todos planos, que  buscan unos espacios reconocibles para el espectador, con códigos de colores que representan rangos… Todo en pos de que el espectador identifique la situación y los actores claramente.

Los planos de reacción de los personajes sustituyen al soliloquio clásico del teatro para darle un tono más orgánico sin necesitar de monólogos internos.

Para esos momentos en los que las miradas no bastan las bitácoras de los personajes suplen esas necesidades, centrando la trama y las motivaciones de los personajes principales.

Star Trek hizo de su carencia de dinero, de su excesivo costo de crear nuevos mundos cada semana, una de sus fortalezas. Sinceramente, no puedo parar de encontrar esto encomiable.

Espacio…

La serie Star Trek es sin duda larga, son muchos, muchos episodios. No es fácil tampoco saber que películas hay que ver ni el orden en el que ver las series. Por lo general, estas aventuras son contenidas; y las repercusiones y personajes de las mismas, pese que puedan aparecer en otras ocasiones, es raro que así sea.

En este espacio de aventuras delimitadas al propio episodio implica que, por lo general, uno puede ver un episodio u otro sin importar mucho el orden.

Por otro lado, existen los episodios que, por una falta de presupuesto, recurrieron a “encerrar” a personajes varios en un espacio cerrado. Aquello que era una limitación lo transforman en una de las fortalezas de la serie, en estos desarrollan dinámicas, definen a sus personajes y poco a poco se les ve crecer.

Pese que estos episodios se encuentran entre mis favoritos en muchas de las temporadas no es un inicio oportuno para cualquiera que desee iniciarse.

Estos son espacios para que los personajes y los actores den rienda suelta a sus capacidades demostrando sus limitaciones y fortalezas. Los pone en un espacio “controlado” para brillar, donde pueden mostrar factores que puedan acabar siendo de relevancia en episodios futuros.

Puede que reutilicen sets, pero al final del día la experiencia por la que has pagado se centra en los personajes y el guion, el resto tiende a tomar un segundo plano.

Por todo esto, incluso en esto que es de las peores situaciones posibles, recomiendo perseverar. Lo bueno puede llegar a ser tan bueno que, todo lo malo, queda muy atrás como un mal sueño.

Star Trek

En sagas anteriores…

Ahora, justo cuando aprendí a abrirme a la nueva experiencia de Star Trek me encuentro ante las versiones creadas por JJ Abrams, Discovery y la futura Picard. Algunas de ellas parecen no poder capturar la esencia de las anteriores series, abogadas a lo que parece una necesidad continua por superar a su “competidor” Star Wars, revivirse en las plataformas de streaming…

Son muchas cosas y la esencia de lo que yo quise parece diluirse más y más… Sin embargo a diferencia de la mayoría de las franquicias que disfruto, no tengo “miedo” porque estas no capturen la esencia de la original. Yo, muchos años después de su estreno, le di una oportunidad a una serie como Star Trek y estoy seguro de que muchos otros lo harán.

Esta serie tiene algo que las hace anticuadas, pero al mismo tiempo relevante en todo momento.

Siempre será la primera vez que muestra una relación internacional, una de las primeras en mostrar abiertamente la homosexualidad, un frente importante en el movimiento feminista, un comentario atemporal sobre la humanidad misma y una visión tranquilizadora de un futuro mejor en el que todos vivamos en paz y la máxima sea la expansión y el descubrimiento.

Puede no ser mucho, pero me llena de tranquilidad y se que no seré al único que lo hará y eso… bueno, eso me da paz. Me da paz porque Star Trek será una serie importante hoy, mañana y siempre.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí