El Festival de Cine de Berlín del 2018 sorprendió a muchos cuando la cinta Touch Me Not (No me toques) fue anunciada como la ganadora del Oso de Oro, el premio más grande de esta cita. La película de Adina Pintilie, nos cuenta, a través de una narrativa que navega en la realidad y la ficción, como Laura, Tómas y Christian viven la cercanía con sus emociones y la intimidad sexualTouch Me Not se estrenará en las pantallas españolas el próximo 7 de junio



Touch Me Not

Crítica de Touch Me Not (No me toques)

Ficha técnica

Título: Touch Me Not (No Me Toques)
Título original: Touch Me Not

Reparto
Laura Benson (Laura)
Tómas Lemarquis (Tomas)
Christian Bayerlein (Christian)
Grit Uhlemann (Grit)
Adina Pintilie (Adina)
Hanna Hofmann (Hanna)
Seani Love (Seanie)
Irmena Chichikova (Mona)
Rainer Steffen (Stefan)
Dirk Lange (Radu)

Año: 2018
Duración: 123 min.
País: Rumanía
Director: Adina Pintilie
Guion: Adina Pintilie
Fotografía: George Chiper
Música: Ivo Paunov
Género: Drama
Distribuidora: Good Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de Touch Me Not

Sinopsis de Touch Me Not

Ganadora del Oso de Oro a la Mejor Película y Mejor Opera Prima en la Berlinale 2018, la joven directora rumana, Adina Pintilie, escribe, edita y dirige esta necesaria, original y polémica experiencia cinematográfica sobre la intimidad y la sexualidad inclusiva, con inteligencia, valentía y sensibilidad.

Juntos, una cineasta y sus personajes se aventuran en una investigación personal sobre la intimidad. En la frontera difusa entre realidad y ficción, Touch Me Not (No me toques) sigue los viajes emocionales de Laura, Tomas y Christian, ofreciendo un acercamiento profundo y comprensivo a sus vidas.

Ansiosos por intimar, pero también temerosos de hacerlo, trabajan para superar viejos patrones de conducta, mecanismos de defensa y tabúes, para cortar el cordón umbilical y finalmente ser libres.

Touch Me Not (No me toques) analiza cómo podemos encontrar la intimidad de las maneras más inesperadas, y cómo amar a los demás sin perdernos a nosotros mismos. (GOOD FILMS)

Premios

  • Festival de Berlín: Oso de Oro a la mejor película y mejor ópera prima (2018)
  • Premios del Cine Europeo: Nominada al Premio Discovery (2018)
  • Festival de Sevilla: Sección Oficial (2018)


La Naturaleza de Touch Me Not

Touch Me Not es un ejercicio metafílmico, ya que se configura como una dinámica que desconoce la barrera de la cuarta pared, la convierte más bien en una especie de cortina muy delgada, sin omitir la ficción, pero impartiendo una especie de discurso que se acerca más a lo “real”.

La cinta es una salvaje y sensible odisea corporal, un cuento sobre lo fantástico y lo menos encantador de la sexualidad. Propone además un reconocimiento a través del tacto de la figura humana en su ámbito emocional y espiritual, haciendo de lo corporal un asunto imperante en el crecimiento de los personajes a través de la historia.

Vale la pena aclarar (o no) que esta película se convertirá en una pesadilla para el público más conservador, ya que hace gala de una apertura de mente considerable, tratando temas sexuales de manera sumamente explícita (aunque no grotesca necesariamente).

Explora muchísimo el tema de la sexualidad sin máscaras, vuelca la cámara en varias ocasiones sobre lo más perverso de este ámbito, manteniendo la propuesta, pero cayendo un poco en cuánto a hacerse demasiado obvia en sus intenciones.

Touch Me Not

El cuerpo y el sentimiento

La conceptualización de lo emocional como una consecuencia del aparato físico del ser humano es una idea que nunca deja de desarrollarse durante toda la película; siempre complementándose a sí misma a partir de la inclusión en la narrativa de nuevos personajes con sus cualidades y particularidades.

A pesar de todo, Touch Me Not es también una película sobre el tacto y la intimidad,  pero no necesariamente en un aspecto sexual.  Ya que, he de decir, que invita a la reflexión tarde o temprano, y no una reflexión sobre sus imágenes más gráficas, sino sobre lo más íntimo emocionalmente de sus personajes; sus miedos, gustos, amores, desagrados, fortaleza emocional y todo la gama de emociones que esconde cada uno de ellos tras la superficie que Pintilie quiere que dejemos de observar fijamente.

Touch Me Not

La imposibilidad del tacto

Los límites del tacto en el personaje de Laura son el aspecto más interesante de toda la cinta, al ser unas fronteras trazadas por su propio cuerpo sin el consentimiento de ella, lo que posiciona al cuerpo humano como una entidad llena de valor y propiedad incluso sobre la persona que lo habita.

Otro punto a favor de esta línea de Touch Me Not, es que cabalga también sobre la idea de la relación entre pasado/trauma con lo físico. El cuerpo se plantea como una especie de “Caja negra” capaz de guardar esa historia que la misma Laura no sabe si tuvo lugar o desconoce.

No me toques

¿Oso de Oro?

Touch Me Not, como ya lo dijimos, se hizo con el máximo galardón del Festival de Cine de Berlín del 2018, siendo una sorpresa cuando menos. La pregunta es ¿Se merecía este reconocimiento?

El asunto es que Adina Pintilie se atrevió a hacer una cinta que transgrede sin caer en una imposición de sus estándares o creencias con respecto al tema de la cinta, esto es un hito y merece reconocimiento. Aunque diste de la perfección, se siente muy cercana a la honestidad más pura que se puede lograr en la ficción.

Un gran problema que tiene la cinta es que sacrifica mucho la narrativa para hacerse ensayo sobre la corporeidad, es decir, la historia corta su cohesión de maneras abruptas sacando al espectador de una experiencia que pudo ser mucho más inmersiva.

Por otra parte, algo que siempre debe hacer una película es saber concluirse y Touch Me Not tiene un último acto sublime; usa toda la información que se nos había presentado de forma tan caótica y la convierte en un éxtasis, en momentos cinematográficos de liberación y reflexión.

Con lo que la ganadora del Oso de Oro, quizá sea una más que digna vencedora, porque es una muestra esencial de lo que puede hacer el cine como arte y medio de liberación.

No me toques

Conclusión

Touch Me Not es una película que alejará tanto a puritanos y conservadores, como también a personas que no disfruten de narrativas poco convencionales con ritmo lento, aunque también puede ser repelente con amantes de este cine, ya que por momentos se siente una cinta inconexa y carente de argumento. Pero, Touch Me Not es un ensayo valiente sobre la sexualidad, una mirada que no juzga de ninguna forma; Una película que se fortalece en lo corporal, hasta el punto de convertirse en una declaración sobre este tema.

Reportaje de Touch Me Not en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí