La compañía “La promesa” presenta la obra de teatro Un animal en la almohada escrita y dirigida por Vanessa Espín y coproducida por la Fundación Juan Codina. Se presentará en el Teatro del Barrio del 12 de febrero al 4 de marzo todos los miércoles a las 20:00 horas. Contará en el reparto con Concha Delgado, Laura Galán, Rebeca Hernando, Paula Iwasaki y Carmen Viyuela.

De qué va ‘Un animal en la almohada’

Eva es una mujer víctima de violencia de género, casi recuperada y qué está a punto de empezar una nueva vida. Mientras, Gregorio acaba de salir de la cárcel por intentar asesinar a Eva. Según la jueza, ya está rehabilitado y ya puede quedarse con sus hijos. Esto provoca que lo planes de Eva se vean trucados, pues ella quería irse a una ciudad con mar para empezar una nueva vida. Ahora tiene que decidir si confía en el hombre que estuvo maltratándola durante 14 años y casi la mata, si vuelve con él para proteger a sus hijos o se escapa con ellos para huir de él y de la justicia, convirtiéndose así en una fugitiva.

En la cabeza de Eva hay muchas preguntas “¿Ahora qué? ¿Vuelvo con Gregorio para proteger a mis hijos o corro con ellos a la espalda a través de las montañas hasta llegar al mar? ¿Qué hago?…” Esta historia nos cuenta el viaje que Eva tiene que hacer para salvar su vida y la de sus hijos. El conflicto entre la ley de su aplicación y la ley humana.

Un animal en la almohada

 

¿De dónde nace esta historia?

La historia de Un animal en la almohada nace de una necesidad personal expresiva muy concreta, pero como todas las historias termina siendo ella la que se impone para ser contada. Podemos preguntarnos cada uno de nosotros en qué punto una historia de amor se tuerce y se convierte en una historia de odio y destrucción. ¿Por qué terminan así muchas promesas de amor? Matando al ser amado.

Esta pregunta se relaciona con la realidad, con las cifras de mujeres muertas por violencia de género (976 desde que hay registro oficial en 2004, hasta principios del 2019), con la indefensión que tenían las mujeres de cara al mundo. ¿Qué pasa con esas personas que deciden matar al ser amado? ¿Cuándo un animal pierde su alma? ¿Dónde está la justicia para poner orden en este desatino? ¿Cómo sobrevive el cuerpo de una mujer a esos golpes? ¿Puede una persona que ha maltratado ser un buen padre?

¿Un hombre que ama, lee, pinta, juega, ríe y llora también destruye hasta matar? Todas estas preguntas empezaron a coger importancia y crearon el argumento de esta historia.

Un animal en mi almohada empieza a gestarse en un proyecto de investigación dramatúrgica… Bajo la tutela de Itziar Pascual, hicimos un ejercicio breve para escribir el argumento de una tragedia. Todo nació en ese momento: la necesidad expresiva, el lenguaje, la historia… A partir de ese momento no ha parado de crecer en mi cabeza una realidad que cada día nos atraviesa. La realidad siempre nos supera, frente al axioma de estos últimos años de poner cuidados en él.

Un animal en mi almohada

¿Por qué contarlo?

La violencia machista mata más que el cáncer. La violencia machista mata más que el terrorismo de ETA. Dos afirmaciones que pueden parecer exageradas, pero que las cifras oficiales refrendan. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia de género es una de las principales causas de muerte entre las mujeres de entre 15 y 44 años en todo el mundo. Lo dice un informe de la OMS, que sitúa esta causa por delante de las muertes provocadas por el cáncer, los accidentes de tráfico o las guerras. Según la OMS el 35% de la población femenina ha sido alguna vez en la vida víctima de violencia de pareja o de violencia sexual fuera de la pareja. Por término medio, el 30% de las mujeres que han tenido una relación de pareja han experimentado algún tipo de violencia física o sexual por parte de su compañero.

Y nuestro país no es una excepción: la violencia machista ha asesinado a más mujeres en 15 años que ETA en toda su historia. Los datos son demoledores. Y son estos datos los que hacen necesario contar esta historia, porque los datos son sólo datos: son números sin un rostro, sin una historia personal y sin una tragedia familiar. Tan sólo con las cifras no somos capaces de entender la magnitud del problema. Solo el arte puede acercarnos a un conflicto social de este tamaño.

La historia de Un animal en la almohada nos suena, casi la conocemos: ya la hemos oído en los salones de nuestras casas. Pero parece que esas mujeres nunca atraviesan el cristal de la televisión. Solo son cifras de mujeres muertas. Nos hemos acostumbrado a vivir en el mundo de las cifras, de las víctimas, de los números sin emoción. Nos estamos anestesiando. Todo esto nos atraviesa como sociedad, lo vemos, lo oímos, lo olemos y no sabemos qué hacer con ese eco de dolor. La cruda realidad de mujeres asesinadas por sus maridos y las constantes huidas de muchas mujeres de sus exmaridos tomarán en este proyecto forma de tragedia contemporánea para poder asomamos al corazón de la víctima.

Por eso es la apuesta por esta historia, porque no podemos seguir mirando para otro lado, tenemos una responsabilidad como sociedad y como creadores hacia esta lacra. Por eso hay que contarlo, para poner encima del escenario todas las preguntas que nos hacemos como sociedad.

Un animal en la almohada no tiene la finalidad de dar respuestas. La única respuesta es la paradoja. No pretende dar solución ninguna, solo enseñar un fragmento importante de nuestra historia. Ponerle cara, nombre y deseos a eso que llamamos víctima. En el cuerpo de la mujer todavía estallan muchas de las frustraciones que el patriarcado no ha sabido dónde colocar. Este texto intentará darle forma a una historia que es vieja como el mundo. No viene de ahora el maltrato a la mujer, viene de muy lejos y trae muchas preguntas, muchos trasuntos que desde entonces vuelan en forma de mandatos.

Un animal en mi almohada

La promesa

La promesa es una compañía que nace de este proceso de trabajo, con las ganas y la necesidad urgente de contar esta historia. Las actrices son Camila Viyuela, Concha Delgado, Laura Galán, Elena González, Rebeca Hernando y Paula Iwasaki. La obra ha sido escrita para ellas y ha habido la suerte de que se sumen a este proyecto.

Sin duda el texto y los personajes han crecido con sus emociones, con su mirada y con la sensibilidad con la que han afrontado este difícil reto. Han llenado la historia de humanidad. No había previsión nada estable. Solo se quería contar esto de manera inminente, porque es aquí en el teatro y desde el teatro donde nos podemos parar a pensar. No se quería contar lo que ya vemos todos los días en la televisión desde nuestras casas. Por eso la elección de la tragedia. Tiene que ser una tragedia contemporánea y permitir que el escenario se convierta en una herida abierta. La tragedia nos ayuda a inventarnos un mundo, crear un lugar con un viento particular y extraño. Inventar un cuento que nos aleje de la realidad, pero que nos acerque a la pregunta.



Teatro del Barrio. Más información en https://teatrodelbarrio.com/

C/Zurita, 20. 28012 Madrid. Teléfono 910 843 692

Consultas: [email protected]
Prensa: [email protected]
Cursos y talleres: [email protected]
Contratación de producciones del Teatro del Barrio: [email protected]
Acción ciudadana (martes ciudadanos): [email protected]

Fechas y Horarios: 12 febrero – 4 marzo
Precios 15,00€ y 17,00€. Venta online y en taquilla anticipada

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí