En 2009 se estrenó (500) días juntos, una comedia indie donde se intenta reinventar el género y criticar los clichés de la comedia romántica americana. Marc Webb (The Amazing Spiderman o Canción de Nueva York) ha sabido salirse de lo clásico con una “millennial” historia de amor a través de una creativa estructura narrativa con un buen juego de expectativa y realidad, acompañado de una voz en off que nos guía a lo largo de toda la obra.

Una película independiente que se estrenó en el Festival de Cine de Sundance, recaudando
más de sesenta millones de euros, comparándola incluso con películas como “Annie Hall o
Amélie, llevándose el premio Satélite al mejor guion original. Una obra que juega con inteligentes productos para crear una historia crítica de los amores tóxicos e idealizados, y como hemos visto tantas veces, desarrollando el llamado concepto de “ Manic pixie dream Girl”.



(500) días juntos

Crítica de ‘(500) días juntos’

Ficha Técnica

Título: (500) días juntos
Título original: (500) Days of Summer

Reparto:
Joseph Gordon-Levitt (Tom)
Zooey Deschanel (Summer)
Geoffrey Arend (McKenzie)
Chloë Grace Moretz (Rachel)
Matthew Gray Gubler (Paul)
Clark Gregg (Vance)

Año: 2009
Duración: 96 min.
País: Estados Unidos
Director: Marc Webb
Guion: Scott Neustadter, Michael H. Weber
Fotografía: Eric Steelberg
Música: Mychael Danna, Rob Simonsen
Género: Comedia romántica
Distribuidor: Twentieth Century Studios España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘(500) días juntos’

Sinopsis

Tom aún sigue creyendo, incluso en este cínico mundo moderno, en la noción de un amor transformador, predestinado por el cosmos y que golpea como un rayo sólo una vez. Summer no cree lo mismo, para nada. La mecha se enciende desde el primer día, cuando Tom, un arquitecto en ciernes convertido en un sensiblero escritor de tarjetas de felicitación, se encuentra con Summer, la bella y nueva secretaria de su jefe. Aunque aparentemente está fuera de su alcance, Tom pronto descubre que tienen un montón de cosas en común. La historia de Tom y Summer cubre desde el enamoramiento, las citas y el sexo hasta la separación, las recriminaciones y la redención, todo lo cual se suma al caleidoscópico retrato del por qué y el cómo seguimos esforzándonos de modo tan risible y rastrero para encontrar sentido al amor… y esperar convertirlo en realidad.

Donde se puede ver la película



La no historia de amor

(500) días juntos comienza con un Joseph Gordon-Levitt apagado y fuera de sí después de que la “mujer de sus sueños” decida que es mejor dejar de verse. Desde ahí, comienza la “ no” historia de amor entre el enamoradizo y entregado Tom con la libre y atípica Summer. Una relación que ha posicionado al público moralmente en el debate de cuál de los dos llevaba razón en su visión del amor.

Considerada como un sleeper, la obra cuenta con una estructura episódica bastante atrevida y fresca, así como con un original guion. Comienzan con el día 488 y se va narrando aleatoriamente, dándonos dosis simultáneas de momentos felices y románticos con problemas y situaciones incómodas en la relación. El orden no cronológico de las escenas hace que nos identifiquemos con nuestra propia experiencia en las distintas etapas de una relación. Esta estructura prueba con éxito el juego de causa-efecto, y ofreciéndonos únicamente pequeños fragmentos de situaciones desagradables sin saber el que la ha causado.

Un aspecto destacable de (500) días juntos es la figura del narrador omnisciente que es el que se involucra en la historia rompiendo la linealidad clásica y dirigiendo el curso de las escenas, acentuando el contraste de expectativa y realidad. Una voz en off que se convierte en un personaje más, provocando comentarios sugerentes y reflexivos sobre la realidad de Tom, quizás como simulando a la conciencia objetiva que el protagonista realmente necesita ( también presente en el personaje de Chloë Grace Moretz). La banda sonora cobra importancia desde el primer momento en el que ambos se conocen, una canción de The Smiths, y de ahí traza un camino guiado por canciones bien elegidas que se adapta al estado emocional de los protagonistas en cada momento de la historia.

(500) días juntos
Copyright Fox Searchlight Pictures

Summer, la nueva Manic Pixie Dream Girl

(500) días juntos nos pretende criticar la perfecta típica historia de amor que tanto nos gusta ver en pantallas pero que nada tiene que ver con la realidad. Tom encarna todos los estereotipos del protagonista de la clásica comedia romántica americana: su vida carece de sentido hasta que llega la chica ideal que rompe todos sus esquemas, romántico y deseoso de llenar su día a día con gestos empalagosos… ¿ No es Tom la representación del amor romántico y tóxico que la cultura pop nos vende?

Zooey Deschannel representa a la perfección el concepto de manic pixie dream girl, aunque es cierto que Webb le da cierta justicia y empatía en una de las últimas escenas. Summer entraría, sin mucho esfuerzo, en ese grupo de personajes femeninos como Marilyn Monroe en Con faldas y a lo loco, Kristen Dunst en Elizabethtown o Natalie Portman en Garden State que encajan en el ideal de “ la chica de ensueño”… ¿ Pero qué es lo que tienen este tipo de prototipo que gustan tanto al público y en gran parte al femenino?

Quizás de ahí se entienda el amor-odio a esta comedia romántica. Summer encarna al machismo cinematográfico: un poco aniñada, alocada, algo excéntrica y por supuesto, totalmente diferente a las demás mujeres y donde el protagonista masculino (generalmente solitario y depresivo) desea conquistarla y poder sentir placer con el crecimiento personal de ella.

(500) días juntos
Copyright Fox Searchlight Pictures

La villana de la historia

Quizás el director nos muestra a Summer como una oportunidad para la felicidad para Tom: él no se enamora de ella, sino del “ nosotros” como pareja. Quizás el fallo de Webb para contar esta historia para desmitificar el amor idealizado es la visión que nos ofrece de ella. Durante toda la película esperamos el momento en que Summer cumpla los deseos de Tom, pero no nos llegamos a poner en la situación de ella, sus emociones están  invisibilizadas.

Tom nos cuenta su realidad y se nos abre en canal, empatizando con él desde la primera escena en el que lo vemos totalmente abatido. Summer solamente es la chica que encaja totalmente con él pero que le hace sufrir. Sin embargo, ¿Es Summer la verdadera villana de esta historia de amor?

quinientos Days of Summer
Copyright Fox Searchlight Pictures

Conclusión de ‘(500) días juntos’

(500) días juntos consigue desmarcarse de las típicas comedias románticas y apuesta por algo más. El hecho de que la banda sonora complementen a los sentimientos de los personajes ya la hacen digna de ver, junto a su cantidad de detalles y forma de contar la
historia.

La actuación de ambos personajes es un papel clave, la química entre ellos es más que visible. La sensación emocional por parte de él congenia a la perfección con la alegría y libertad de ella.

Esta obra nos hace reflexionar sobre el tratamiento del amor industrial, el que consumimos
a todas horas. Se agradece una película donde se nos acerque más a la verdadera realidad y que nos deje reflexionar con frases como la magnífica que Chloë Grace Moretz le dedica al protagonista: “Que a una chica le gusten las mismas porquerías raras que a ti, no significa que sea tu alma gemela”

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí