Agua y jabón es el cuarto cortometraje de Francesco Cocco, conocido por otros proyectos como ‘Mariquita’ o ‘Llueve’. Esta obra audiovisual ha sido premiada en el Festival Internacional de Cine Almirante Brown, en Argentina, a la mejor actriz para Irene Arcos. Además, tuvo la Mención Especial del Público en Cortopilar, el Festival Internacional de Cortometrajes Pilar de la Horadada, en Alicante.

También ha estado presente en las selecciones de diversos certámenes como el Festival Internacional de Cortometrajes de Diversidad Social, Todos somos otros, en México o el Culver City Film Festival en Estados Unidos. Ha tenido un recorrido extenso en los diferentes festivales de cortometraje por España, entre los que destaca el prestigioso Festival Internacional de Cine de Málaga, afirmando los Derechos de la Mujer, fuera de concurso.



Agua y jabón

Crítica de Agua y jabón

Ficha Técnica

Título: Agua y jabón
Título original: Agua y jabón

Reparto:
Irene Arcos (Alicia)
Jorge Cabrera (Julio)
Rosa Álvarez (Ida)

Año: 2018
Duración: 15 min
País: España
Director: Francesco Cocco
Guion: Francesco Cocco
Fotografía: Ismael Issa
Música: Carlos Martín
Género: Drama
Productora: Eye Slice Pictures & Una décima de segundo Producciones
Distribuidora: YAQ

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Alicia se maquilla después de una noche especial como tantas otras. La intimidad de su mundo se quiebra cuando suena el timbre de su casa. Al otro lado de la puerta se encuentra a Ida, su madre, con un ramo de flores como regalo de cumpleaños y un gesto tenso por la gravedad de lo que está a punto de confesarle. (FRANCESCO COCCO)



Agua y jabón

A fuego lento

Ver Agua y jabón sin saber ningún detalle acerca de él es un placer. Por la sorpresa, por dejarte embaucar por el ambiente que se crea en la escena. El cortometraje de Francesco Cocco tiene un ritmo pausado, pero ligero. Lo que consigue la manera de desarrollar la historia de esta forma, aparentemente, más tranquila es permitir al espectador digerir lo que está viendo. Se crea una realidad narrativa profunda, en la que no se necesitan palabras para expresar el dolor y lo que se está viendo. Por suerte, cuenta con giros de guion que muestran la calidad del guion a nivel narrativo. Pequeños picos de tensión es lo que consigue no estacar el desarrollo del corto y termina dejando una sensación de desconcierto positivo, de reflexión. Un cortometraje valiente que habla de una manera sutil de la violencia de género.

La perspectiva desde que aborda un tema tan serio y escabroso como es la violencia machista es de aplaudir. El realizador ha sabido crear metáforas visuales que maneja el significado de la cárcel sentimental. La planificación del desarrollo del conflicto muestra cierta dificultad por la intención de asombrar y conseguir su cometido. Otra de las piezas que construye este puzzle audiovisual es transportar una realidad incómoda universal sin enmascararla dentro de un contexto concreto. Permite extrapolar esta situación ante cualquier mujer del mundo. Una interpretación del dolor y sufrimiento que es importante transmitir. Una víctima de violencia de género podría ser cualquiera y eso es algo que el cortometraje ha sabido transmitir. Un homenaje a aquellas mujeres que viven en el silencio extremo por las razones emocionales o psicológicos que les lleve a ello. Una manera diferente de hablar de un tema sensible, importante en la sociedad.

Agua y jabón

Cuidado del detalle

Una de las características que engrandece a Agua y jabón es el gran trabajo visual que hay en el cortometraje. Se puede palpar la gran planificación de Cocco en cada uno de sus planos. Una utilización de la cámara magistral y que deja un resultado sobresaliente. El juego de iluminación para mostrar esa realidad de luces y sombras es impresionante. La escena en la cocina es un ejemplo de la buena realización y posterior, montaje. Una coreografía cinematográfica que llega a buen puerto. Una calidad visual elevada. La ausencia de música y jugar con el propio silencio es una expresión artística que sabe vincular el significado de ese vacío musical. La banda sonora del propio hastío introspectivo. Al igual que la simbología de objetos cotidianos, como es la caja de maquillaje.

Las interpretaciones juegan a favor del proyecto. Irene Arcos, conocida por series como ‘Vis a vis’ o ‘El embarcadero’, realiza una metamórfosis. Consigue transmitir cierta animadversión al principio del cortometraje para ser finalmente una de las piezas con la que el espectador se rompe y empatiza. Es un trabajo complejo, pero que Arcos ha sabido resolver de una manera esplendorosa. Por otro lado, Rosa Álvarez tiene una naturalidad innata, un realismo a la hora de interpretar que otorga esa veracidad a su mensaje. Una química escénica entre ambas, que permite ser el relevo la una de la otra. Por último, comentar la presencia de Jorge Cabrera. El actor se come las escenas en las que aparece, dando esa fuerza en la escena necesaria para la importancia de su papel.

Agua y jabón

Conclusión

Agua y jabón es un cortometraje que trata la violencia de género desde una perspectiva alejada del drama desgarrador. Un homenaje al silencio de las víctimas. Una planificación narrativa que funciona con un giro final impresionante. Unas grandes actuaciones de sus tres actores. Un cuidado de la imagen, de la fotografía… Es técnicamente preciosa y brillante. Un proyecto cinematográfico con un gran calidad visual. Un cortometraje que se mete dentro de la esencia del dolor con una sutileza y elegancia que enamora al espectador.

Guerreros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí