Alone es una modesta película de terror, del subgénero slasher, que mezcla elementos de terror juvenil con otros más adultos. Tiene lugar en una cabaña en plena naturaleza. El director es el debutante en el largometraje Vladislav Khesin. En el reparto figuran Elizabeth Arends (Inquebrantable, Sherlock Holmes), Sara Anne (Chamber, Toad road) y Bailey Coppola. Estrenada el año pasado en EE.UU, todavía sin estrenar en España.



Alone

Crítica de ‘Alone’

Título: Alone
Título original: Alone

Reparto:
Elizabeth Arends (Emma)
Sara Anne (Hailey)
Albina Katsman (Nicole)
Bailey Coppola (Jesse)
Dane Majors (Luke)
Kyle Dondlinger (Daniel)
Graham Jenkins (Nate)
Caesar James (Robert)
Christa Atkins (Jill)
Circus-Szalewski (Dr. Petersen)

Año: 2020
Duración: 81 min.
País: Estados Unidos
Director: Vladislav Khesin
Guion: Samuel Bandeira, Olabode Olakanmi (Obra: Gabriel Legua)
Fotografía: Denis Zemtsov
Música: Roman Vishnevsky
Género: Terror
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Alone’

Sinopsis

Sigue a una escritora que busca la paz y la soledad en el campo en un intento por recuperarse de la tragedia y terminar su libro. Sin embargo, cuando la acogedora casa de campo se convierte en un infierno viviente, pronto se da cuenta de que sus demonios internos no son el peor de sus problemas.



La escritora y los adolescentes

Alone en un principio parece un slasher de manual, con todos los requisitos mínimos para hacerse acreedora  a ese nombre. Emma, una escritora que trata de recuperarse de una tragedia personal (ha perdido a su bebé), se instala en una casa en medio de un bosque para poder escribir tranquilamente un libro que le ayude a cerrar heridas. Todo bajo la prescripción de su psiquiatra. La mujer padece ceguera y permanecerá en una cabaña lejos del mundanal ruido, completamente sola. Es decir, el peligro se masca desde el propio inicio.

A la mente se nos vienen películas como Hush (2016), Los ojos de Julia (2010) o, yéndonos más atrás en el tiempo, Sola en la oscuridad (1967). Es decir, una mujer con un sentido afectado, que con su astucia y determinación hace frente a malvados personajes que amenazan su vida. En este momento parece que vamos a ver una película de acoso y derribo normalita. Una situación de supervivencia como en tantas otras películas.

Sin embargo, el guion de Alone pronto comienza a desconcertar, y no precisamente para bien. Tras unos minutos de suspense aseadito con el previsible acoso y ataque sobre Emma, de forma inopinada pasamos a una historia de adolescentes que llegan a la misma casa, salvo que no parece haber rastro de nadie. Ellos son Hailey (Sara Anne), Nicole (Albina Katsman), Jesse (Bailey Coppola) y Luke (Dane Majors).

Alone
Foto de IMDB

No pasa nada

Alone, por lo tanto, juega con dos líneas de guion. Así que la gracia es ver cuál es la conexión entre las dos, y en qué momento estallará el clímax  de tensión que confirme el peligro inminente que se supone que ha de aparecer. La historia adolescente cada vez se alarga más y más y más… Sin que pase gran cosa. A veces las tramas de terror adolescente adolecen de ser superficiales o poco consistentes. En Alone, todo es divagación. Hay conversaciones sobre rupturas emocionales, afán de borrachera, y lo que en resumen podría definirse como cuatro jóvenes deambulando por la cabaña sin objetivo aparente.

Por si fuera poco, llegan dos adolescentes más que no estaban previstos: Daniel (Kyle Dondlinger) y Nate (Graham Jenkins). Siendo éste último particularmente idiota. Por lo tanto, el problema de Alone, banalidad a parte, es que la historia es completamente inane, insulsa, divagante. Uno mira el reloj esperando que pase algo ya, pero ve con frustración que el guion se queda en una nadería.

Finalmente llega el momento en que hay un nexo entre ambas líneas argumentales, y parece que Alone va a dar un saltado hacia adelante, pero la recompensa a la espera no merece la pena. El esquema lo hemos visto mil y una veces, solo que el guion es una jugada extrañísima e innecesaria que vuelve continuamente sobre sí. Imaginen que los personajes, como si fuera fútbol, piden el VAR para ver cómo se ha desarrollado una muerte. A veces, en función del tipo de película, merece la pena ser indulgente con la tendencia a la sobreexplicación, pero Alone lleva este recurso al paroxismo. El guion de Alone juega todas sus bazas a un par de trucos, de pases de ilusionismo, que son absolutamente insuficientes.

Gabriel Legua
Foto de IMDB

Algunos aspectos de Alone

Alone desde el punto de vista técnico no tiene nada destacable, el 80% de la película transcurre en la misma localización. Vladislav Khesin, en el tramo inicial, se maneja con cierto conocimiento de causa en los trucos propios de una presencia acechante en una película de terror. Incluso tiene alguna idea interesante (ese molde de yeso), pero cualquier potencial va cayendo en picado. A ratos quiere aprovecharse de la sensación de oscuridad, pero lo hace de un modo confuso, que entorpece la propia visualización de la acción. Finalmente la factura es plana y tópica.

Dentro de las actuaciones, nada por aquí y nada por allá. Emma tiene cierta coherencia en su papel de víctima, pero nada más. Del resto del reparto no se puede decir nada bueno, aunque bien es cierto que tienen que bregar con un guion basado en la absurdez. Si acaso, como curiosidad, podemos mencionar la presencia de Bailey Coppola, sobrino de Nicholas Cage (al que se parece un poco, por cierto) que casualmente es el actor más sobreactuado del elenco.

Se intuye cierta propensión a tratar de buscar un camino distinto para el slasher, pero el intento no fructifica. No ofrece nada a cambio, salvo alguna muerte particularmente absurda. Sin embargo, la prueba del nueve para una película de terror es sencilla. Debe dar miedo. Algo de Perogrullo, pero no por ello deja de ser una condición necesaria para cualquier película del género. Pues bien, Alone no da miedo en absoluto. A nuestro favor juega el hecho de que la película es breve y apenas alcanza los ochenta minutos. Aun así, cuando llega la hora del giro final, ya nos da un poco igual lo que haya pasado. Y es que, por si fuera poco, la historia es desarticulada y confusa.

Alone

Conclusiones de ‘Alone’

Alone es un slasher barato, cuyos dignos primeros minutos van degenerando en una absurdez que cuando sigue los tópicos es aburrida, y cuando quiere evitarlos es ridícula. Fía todo el potencial innovador a un par de giros de guion, que probablemente no son tan inteligentes como el guionista piensa. Además gran parte de la historia se dispersa en nimiedades adolescentes, desaprovechando gran parte del metraje de una película ya de por sí breve. Alone se comienza viéndola con moderado interés y se acaba viendo con estupor.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí